A 17 años de la Masacre del Puente Pueyrredón ¡MAXIMILIANO KOSTEKI Y DARIO SANTILLAN PRESENTES!

A 17 años de la Masacre del Puente Pueyrredón

¡MAXIMILIANO KOSTEKI Y DARIO SANTILLAN PRESENTES!

 

El 26 de junio de 2002 todo el aparato represivo estuvo a disposición de quebrar la movilización de trabajadores, la policía se preparó para tirar a matar a los manifestantes. Más de veintiséis personas terminaron con heridas de balas de plomo ese día. A los compañeros Maxi y Dario los persiguieron hasta la estación de tren para fusilarlos. Paralelamente a esta represión los medios de comunicación montaban un operativo de ocultamiento donde intentaban instalar la versión de que había un supuesto enfrentamiento “interno”. Pero la movilización popular pudo desmontar las mentiras oficiales que bajaban desde el gobierno y logró poner a la luz del día que los compañeros habían sido asesinados por la policía bonaerense.

En cada aniversario es necesario recordar que en aquel año se venía fortaleciéndose la coordinación entre trabajadores desocupados y ocupados a lo largo y ancho del país. Se proponían planes de lucha que iban teniendo una perspectiva nacional. Se ponían en pie espacios que servían de canal para unir los reclamos, como lo fue la Asamblea Nacional de Trabajadores – ANT. El día de la masacre las distintas organizaciones habían confluido en un mismo pliego de reivindicaciones que incluía: trabajo genuino, aumento de salarios, mejoras en educación y salud, así como también en defensa de las fábricas ocupadas como Zanon. La burguesía y su Estado iban viendo con preocupación este proceso de unificación y se proponían desarticularlo como sea.

Ya pasaron 17 años de la masacre y al día de hoy los responsables políticos fueron protegidos por la justicia burguesa. Ni Duhalde, ni Anibal Fernandez, ni Juan Jose Lopéz, ni Carlos Soria ni ninguno de los que dieron la orden de reprimir fueron condenados. Ni siquiera los investigaron. La impunidad los protegió y estos nefastos personajes fueron reciclándose con el tiempo. Felipe Solá, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires en ese momento, había brindado horas después del operativo una conferencia de prensa junto al comisario Fanchiotti el fusilador de los compañeros. Debemos señalar que la condena a cárcel de los policías bonaerense que dispararon fue producto de la incansable lucha de las organizaciones de trabajadores, de organismos de DDHH, de familiares, amigos y compañeros de Maxi y Dario.

Los gobiernos que siguieron a la masacre trabajaron para “apagar el incendio”, para reconstruir el Estado burgués, la gobernabilidad, los partidos políticos patronales, las instituciones, para desviar y desmovilizar el levantamiento popular del 2001/2.  Sin embargo para los trabajadores siguen estando presentes esas experiencias de organización y lucha, el “que se vayan todos”, las asambleas y los piquetes. Así lo demuestran las recientes movilizaciones de los trabajadores de Mina El Aguilar, del labroratio Craveri, de pinturas Alba, entre tantos otros.

Hoy en día como en el 2002 la crisis económica deja a miles de trabajadores en la calle y mes a mes crecen las filas de los movimientos de trabajadores desocupados que reclaman una solución a su situación. Las estadísticas oficiales ya anuncian que la desocupación afecta a más del 10% de los trabajadores del país, demostrando que el capitalismo en descomposición es incapaz de garantizar incluso hasta el derecho al empleo en este sistema de explotación. Las balas que asesinaron a los compañeros son las mismas que hoy se cobran las vidas de nuestros jóvenes en los barrios. Es muy importante que debatamos cuáles son las medidas, cuál es el programa, para salir de la crisis, para desnudar la cobardía e impotencia de la burguesía.

A 17 años reivindicamos la lucha de Maximiliano Kosteki y de Dario Santillan y la de los trabajadores ocupados y desocupados en aquellas jornadas. ¡Basta de impunidad con los responsables políticos!. ¡Maxi y Dario Presentes!

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *