LA RESPUESTA DE LA CLASE OBRERA ANTE LA CRISIS

LA RESPUESTA DE LA CLASE OBRERA ANTE LA CRISIS

El desastre económico que originaron, el agravamiento de las condiciones de vida y de trabajo, la intervención directa de EEUU y el FMI en el Gobierno y la respuesta de los oprimidos han dado lugar a una gran crisis política. Que se potencia por la prepotencia de un Gobierno que quiere seguir adelante con sus políticas y profundizarlas.

¿CÓMO TERMINAMOS CON ESTA SITUACIÓN?

Macri no está solo. Detrás de su gobierno está Trump y los EE.UU., las multinacionales, los bancos más grandes y los fondos de inversión, los terratenientes y los grupos exportadores, las empresas de servicios, los grandes medios de comunicación y las grandes fábricas.

Pese a la recesión y el achicamiento del mercado interno, todos ellos prefieren al Macri que les asegura que habrá reforma laboral, que terminará con los juicios y reclamos de los trabajadores, que podrán seguir fugando divisas al exterior y que les bajará los impuestos.

Para que no queden dudas, Trump ordenó al FMI que siga entregando miles de millones de dólares para apuntalarlo. Los grandes empresarios ponen millones para sostener su campaña, utilizan la Justicia y los servicios de inteligencia, para retener el gobierno y garantizarse impunidad. Macri, su gobierno y el régimen político atraviesan una profunda crisis, pero solo podremos terminar con ellos con una lucha generalizada de las masas.

Para terminar con Macri y sus políticas debemos derrotar al gran capital nacional e internacional, liberar a la Nación y liberarnos nosotros mismos como trabajadores de todas las cadenas que nos atan.

Quieren arrastrarnos al circo electoral. Donde los que hasta ayer parecían enemigos irreconciliables hoy aparecen juntos y sonrientes intercalados en las candidaturas. Millones de dólares y todo tipo de recursos se vuelcan para definir esta elección, que luego recuperarán con el que sea gobierno.

Bancos, empresarios, terratenientes, EE. UU., el FMI prefieren a Macri, pero también se reúnen con Fernández y Lavagna, que les han prometido que respetaran deudas y contratos, de forma que haya una continuidad de sus intereses en lo esencial. Han garantizado al FMI que no habrá ruptura y se cuidan muy bien de no decir qué medidas van a tomar.

La mayoría de los trabajadores votará con muchas ilusiones la fórmula Fernández-Fernández, pero anticipamos que ellos no están dispuestos a tomar las medidas que la situación requiere, lo dicen con claridad.

Es imprescindible no abandonar las calles, ni los paros, no ceder ni un centímetro. Campaña por el paro activo de 36 horas que levante todos nuestros reclamos inmediatos y las medidas urgentes e imprescindibles:

1) Ajuste inmediato de salarios y jubilaciones, que alcancen como mínimo al costo de la canasta familiar (más de $45.000) y ajustado de acuerdo a la inflación.

2) Terminar con la desocupación repartiendo todo el trabajo entre todos los trabajadores sin afectar el salario, incorporando a la producción social a todas las mujeres y todos los sectores discriminados, terminar con toda forma de precarización. Estatización de toda fábrica que cierre o despida.

3) No a las reformas previsionales, laborales e impositivas contra los trabajadores. Derogación de la reforma aprobada en 2017.

4) Desconocer toda la deuda del Estado, en pesos o dólares, el acuerdo con el FMI. Los capitales fugados del país deben ser expropiados y repatriados, junto a los bienes que blanquearon los empresarios y funcionarios.

5) Estatizar toda la banca y el comercio exterior. Para que no se fugue un solo dólar, impedir la importación de mercancías que se producen en el país e importar los insumos imprescindibles para la producción industrial y la salud pública.

6) Expropiar sin pago a la oligarquía terrateniente, estatizando toda la tierra.

7) Expropiar sin pago y estatizar los sectores vitales de la economía, en gran medida en manos de las multinacionales, recuperando todos Los recursos y todas las privatizadas, fundamentalmente el gas y el petróleo. Anular los tarifazos.

8) Por un sistema único, nacional y gratuito de salud y educación. Poner fin a toda forma privada.

9) Por un plan de obras públicas para resolver las necesidades urgentes de la población.

10) Confiscación de las cadenas de supermercados para garantizar una red de abastecimiento.

Estas medidas sólo serán impuestas con la lucha. Bajo el capitalismo no hay salida para los trabajadores, la clase obrera tiene que tomar las riendas de la sociedad para terminar con el camino a la barbarie. Para esto necesitamos construir y fortalecer el POR, como la dirección política que expresa los intereses históricos de la clase obrera.

Intervenimos en las elecciones con estas ideas, hacemos campaña con estos planteos. En estas elecciones no hay candidatos que expresen la política de la clase obrera. Por eso, en las próximas elecciones LLAMAMOS A ANULAR EL VOTO con estas ideas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *