Pre-acuerdo entre los obreros de Cerámica Neuquén y la ex-patronal

 

El 18 de noviembre, los obreros de Cerámica Neuquén convocaron a una reunión multisectorial para informar sobre la decisión tomada por la asamblea de la fábrica. Recordemos que luego de frenarse el último intento de remate, con despliegue policial y tasador en la fábrica, se abrió una instancia de negociación en el ámbito de la justicia, en el cual los obreros de la cooperativa, ex- patronal, ex trabajadores que demandan sus indemnizaciones debían proponer una salida al conflicto.

La propuesta de los obreros consiste en quedarse con la propiedad de la fábrica y otorgar a la patronal los terrenos adyacentes, con el propósito de que la venta de una parte de los mismos permita pagar las indemnizaciones al sector de trabajadores que lleva adelante la demanda, este grupo está representado por Brillo (MPN). A esto se suma, que la cooperativa se haría cargo de deudas de AFIP, IADEP (tienen prendadas las máquinas) y Banco Nación, en la perspectiva de que el Estado condone esas deudas. Dentro del informe se planteó que “los compañeros de mayor antigüedad ponen sus indemnizaciones a cambio de quedarse con la propiedad de la fábrica y que ésta siga produciendo”. Los compañeros caracterizaron que esta propuesta es un avance frente a la amenaza constante del remate e integral, ya que contempla todas las necesidades.

En principio, saludamos el método de los obreros, de convocar a la multisectorial para informar la decisión y propuesta que discutió la asamblea. Es una expresión de la comprensión de que el problema de las cerámicas es del conjunto de la clase obrera. A diferencia de la experiencia de Zanón, el gobierno no interviene con la expropiación de la fábrica, sino que fuerza a que los trabajadores tengan que negociar en condiciones adversas. Sin embargo si hay algo que nos mostró la experiencia de Zanón es cuáles son las limitaciones de la cooperativa, las dificultades de su sobrevivencia en el marco del sistema capitalista. La coyuntura de la pandemia ha profundizado la crisis de la cerámica, como de toda la industria.

Entendemos que la decisión de los obreros está sujeta a la amenaza permanente de desalojo y remate, pero llamamos a no perder de vista que la salida para los obreros de Cerámica Neuquén y del conjunto de la industria ceramista es la lucha por su estatización bajo control obrero colectivo, ligada a la obra pública.

(nota de MASAS nº 383)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *