Conflicto mapuche, Kemkemxew (Quemquemtreu)

Comunicado del P.O.R.

Se ha desatado una campaña a nivel nacional contra el pueblo mapuche. El viernes 24 de septiembre se produjo una violenta represión en el Bolsón, con detenidos y la toma de una escuela durante semanas por  parte de  las  fuerzas policiales. El conflicto es por la recuperación de un territorio ancestral que ocupa Rocco, un comerciante que se viene apropiando de distintos sectores y plantando pinos. En este momento la zona está militarizada, mientras que se han sumado apoyos de diferentes organizaciones de DDHH y un acampe en solidaridad.

Este hecho trae a la memoria la situación de Mascardl donde fuera asesinado  Rafael Nahuel y  la recuperación de Pu lof Cushamen donde desaparecieron y asesinaron a Santiago Maldonado. En diferentes lugares pero con un mismo patrón se replican los conflictos por la tierra.

Repudiamos la campaña de los medios de comunicación y de las autoridades de Rio Negro, la gobernadora Arabela Carreras y todos los candidatos que quieren generar un enemigo interno para justificar la represión. La cordillera de los Andes, además de haber sido invadida por lo que se conoce como Campaña del Desierto hace 130 años y por la llamada Pacificación de la Araucanía, fue apropiada por grandes terratenientes extranjeros y militares que redujeron al pueblo mapuche a lo que hoy se conoce como «comunidades reconocidas“. En el medio, muchos amigos del poder han hecho negocios apropiándose de diferentes lugares, incluso han alambrado ríos y lagos para sus emprendimientos turísticos. A esto se suma la presión por la implementación de la minería a cielo abierto sobre toda la cordillera y la meseta de Somuncurá .

Muchos jóvenes mapuches, cuyas familias fueron expulsadas a los barrios pobres de la ciudad, han comenzado a organizarse. SI bien son grupos pequeños, el impacto que tiene hace que el conflicto esté en la escena política nacional. En este contexto, se impulsa la Ley de relevamiento, que trae soluciones limitadas y parciales a algunas comunidades, pero de ninguna manera es una solución de fondo. Por más que puedan cercar y militarizar la zona, las recuperaciones no van a parar. Por ello, es fundamental la organización del conjunto de los mapuches para que se expropie a todos los terratenientes y se les otorguen tierras a todos aquellos que quieran volver a vivir en el campo. Este reclamo choca abiertamente con la propiedad privada y con el avance de las multinacionales. Es fundamental la organización y el debate del conjunto delos oprimidos sobre el reconocimiento delos derechos políticos de pueblo mapuche.

 

Referentes mapuches, investigadores y su repudio a la violencia

En el marco de la campaña contra el pueblo mapuche, hay entrevistas y pronunciamientos en los medios nacionales. Por un lado, en una entrevista en «Radio con Vos” uno de sus referentes de Neuquén «repudió todo tipo de violencia» diciendo que “no son los métodos de pueblo mapuche». Aunque sea tedioso, y parezca innecesario, en primer lugar vale la pena recordar   que no existe un solo representante del pueblo mapuche, ni tampoco un solo movimiento que pueda arrogarse la representación del conjunto. Dentro del pueblo mapuche, diverso como todo pueblo, coexisten diferentes posiciones políticas, una muestra de ello es el debate en torno a la Constituyente en la parte oeste del territorio (Chile). En segundo lugar, es indignante que se repudie todo tipo de violencia sin en primer lugar repudiar la violencia del estado, y sus fuerzas que han militarizado toda una zona, más aún luego de una represión hacia mujeres y niños, y con posibilidades ciertas que intervenga la gendarmería.

Por otro lado, está circulando un petitorio de investigadores del CONICET y de intelectuales, reconocidos y que hace años militan y aportan desde su lugar a la causa mapuche, sin embargo, terminan su comunicado con un repudio «a cualquier forma de violencia». No se puede comparar la violencia ejercida por las fuerzas armadas con la violencia de un grupo que recupera tierras. Nunca se puede igualar la violencia del opresor que siempre debe ser repudiada, con las acciones de los oprimidos, aunque no acordemos con ellas. Podríamos tomar algunos ejemplos históricos como el de Lautaro, Caupolcán, Calfucura o Pincen, entre otros, todos hicieron uso de la violencia para defender su nación. De hecho, hace sólo unas semanas, se cortó rutas para reclamar tierras (donde hay explotaciones petroleras). O acaso se ha olvidado que en la recuperación de Pulmari nadie pidió permiso para recuperar tierras que estaban en manos del ejército. Por nuestra parte repudiamos  la violencia del estado, y  re vindicamos toda la lucha del pueblo mapuche  por los derechos  territoriales y políticos, ¡viva la lucha de los oprimidos! 26 octubre 2021

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *