Brasil: Época imperialista de las contrarreformas

DESMONTAR LA PALABRERIA DE LOS PARTIDOS DE LA BURGUESÍA SOBRE LA MISERIA Y EL HAMBRE

LUCHAR POR UN PROGRAMA Y UNA ESTRATEGIA PARA LOS EXPLOTADOS

El mismo día en que el ex juez Sergio Moro daba un discurso hipócrita sobre la lucha contra la pobreza uniéndose a Podemos y lanzando su precandidatura presidencial, el alcalde de São Paulo (MDB), Ricardo Nunes, lanzaba a la policía contra la manifestación de los empleados municipales. Nubes de gas lacrimógeno y lluvia de balas de goma disolvieron la masiva protesta, e impidieron que los manifestantes ocuparan la municipalidad, para impedir la votación, en segunda vuelta, de la reforma de las jubilaciones municipales.

La coincidencia corresponde al momento político del país. Por un lado, los partidos y los autocandidatos impulsan la carrera electoral. Por otro lado, los gobernantes siguen adelante con las contrarreformas. Por un lado, hablan de la necesidad de reanudar el crecimiento económico y el empleo, y así aumentar los ingresos. Por otro lado, siguen destruyendo los antiguos derechos laborales y de seguridad social. Por un lado, el Congreso Nacional decide la sustitución del programa «Bolsa Família» de Lula por el «Auxílio Brasil» de Bolsonaro. Por otro lado, el recreado Ministerio de Trabajo emitió una ordenanza que regulaba la contrarreforma laboral. Por un lado, sectores de la burguesía y parlamentarios discuten el «desequilibrio fiscal». Por otro, crece el parasitismo de la deuda pública y Bolsonaro amplía la exención del impuesto sobre la nómina, subvencionando a los empresarios con miles de millones de reales. Por un lado, se habla mucho del cambio climático y de los compromisos de Brasil en la COP-26, que se celebra en Glasgow. Por otro lado, terratenientes, madereros, mineros y acaparadores de tierras siguen asesinando a indígenas y campesinos. Por un lado, las multinacionales apuestan por la transición de la matriz energética contaminante a una matriz menos ofensiva para la naturaleza. Por otro, están preparando despidos y devaluación del valor de la mano de obra. Todas las medidas adoptadas por los capitalistas y el gobierno, sin excepción, retroceden en las viejas conquistas del movimiento obrero y campesino.

Es sobre esta base que Bolsonaro emitió un decreto que revisa los criterios de la «línea de pobreza extrema». En lugar de R$ 89 de renta por persona en la familia para ser clasificada como extremadamente pobre, será de R$ 100; los considerados pobres pasarán de R$ 178 a R$ 200. Alrededor del «Auxilio a Brasil», se montó un gran espectáculo que involucró a los “precatórios” y al techo de gastos; el PEC de los “precatórios”, finalmente, fue aprobado en la Cámara de Diputados. Este juego político sirve para engañar a los pobres, miserables y hambrientos, que dependen de las migajas esparcidas por la burguesía y sus gobernantes. Fue, en el pasado, un medio de control electoral, y ahora está siendo utilizado por Bolsonaro, como un salvavidas para su gobierno. Y la oposición reformista está obligada a participar en la misma plataforma, ya que ayudó a crearla y nunca se ha bajado de ella. Desde arriba, los partidos de la burguesía y los partidos de la izquierda reformista adaptados al capitalismo “sarapateiam” a más de 25,4 millones de trabajadores, que sobreviven en la informalidad, sin contrato laboral y sin ningún derecho. Son aquellos que entran en la clasificación de muy pobres o extremadamente pobres.

Bolsonaro y sus militares han llegado a la conclusión de que es mejor seguir la línea del reformismo hipócrita del programa «Bolsa Família», que seguir enfrentándose al Poder Judicial e insistir en la línea del golpe de Estado. Compró al «Centrão», y tiene la Cámara de Diputados en sus manos. El peligro de impeachment ha sido eliminado. La «Campaña Nacional Fora Bolsonaro e Impeachment» perdió fuerza. El tan buscado «frente amplio», defendido por la mayoría de la dirigencia del PT y la «Campaña Fuera Bolsonaro», no tuvo éxito. La manifestación del 15 de noviembre fue cancelada. Y, si no ocurre ningún accidente, a partir de ahora, las fuerzas políticas del orden capitalista se alinearán en torno a las elecciones de 2022.

Es sintomático que Bolsonaro y Moro se hayan definido partidariamente. El PSDB está avanzando hacia una definición. Se informa que Alckmin está en proceso de dejar el partido, y que Lula ha mostrado interés en una composición con el ex gobernador de São Paulo. El alcalde Ricardo Nunes se ha distanciado del gobernador João Doria, con el objetivo de ser una valiosa moneda de cambio en las elecciones estatales. Este es un motivo de peso, que llevó al alcalde a apurar la imposición de otra etapa de la reforma de la Seguridad Social.

Es necesario mostrar a los explotados, a través de sus reivindicaciones y movilizaciones, que hay un abismo entre la palabreria de los partidos burgueses y la realidad económica y social. La pandemia ha empeorado el panorama de la miseria, pero no ha creado la tendencia a aumentar el número de pobres y miserables. Todo indica que con las contrarreformas se sacrificará aún más la mano de obra, lo que aumenta la informalidad y el empobrecimiento general de la familia trabajadora.

Hay que resistir con firmeza toda promesa de reforma del capitalismo. No hay posibilidad de que un gobierno burgués, por más que se disfrace de progresista y de izquierda, sea capaz de realizar las tareas democráticas, que estimulen el desarrollo de las fuerzas productivas, rompan la inercia e incorporen a la producción a millones de trabajadores que dependen de la informalidad para sobrevivir. La pobreza, la miseria y el hambre son estructurales. Y lo seguirán siendo mientras la clase obrera no derroque a la burguesía, transforme la propiedad privada de los medios de producción en propiedad social y avance en la transición del capitalismo al socialismo.

En el próximo período, la vanguardia con conciencia de clase luchará en el seno de los explotados contra las desviaciones electorales, y a favor de los métodos de acción directa, la organización independiente, del programa propio de reivindicaciones de la mayoría oprimida y la estrategia revolucionaria.

Massas 651 – editorial, 14 de noviembre de 2021

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *