Bolivia: El supuesto “gobierno del pueblo” pretende imponer un régimen laboral esclavista al mejor estilo burgués

Lo habíamos advertido; la marcha y posterior concentración masista, montada desde el Poder con recursos del Estado para demostrar fuerza, estaba dirigida antes que contra la vieja derecha, contra los explotados que habían infringido sucesivas derrotas al gobierno, recurriendo a la acción directa en las calles.

La intromisión oportunista en esos conflictos sociales por parte de la vieja derecha opositora, aglutinada alrededor del ultrareaccionario Comité Cívico cruceño, le viene como anillo al dedo al gobierno para disfrazar su arremetida reaccionaria contra las masas oprimidas y explotadas que comienzan a ganar las calles enfrentando las medidas o acciones gubernamentales que las afectan, como dirigida contra la conspiración “desestabilizadora” de la oposición derechista.

La liquidación de AASANA, echando a la calle a casi mil trabajadores por el delito de exigir que se les paguen sus horas extras, bonos, refrigerios, etc., devengados por meses, que por derecho les corresponden como conquistas logradas por los trabajadores, contempladas en la Ley General del Trabajo, muestra de cuerpo entero al gobierno del MAS: como lo que es: un gobierno profundamente antiobrero, antipopular, que actúa con mentalidad patronal.

Con qué cinismo el Ministro Edgar Montaño les dice a sus “hermanos” trabajadores de AASANA: los echamos a la calle de la amargura, pero como revolucionarios que somos, les reconocemos sus derechos, les vamos a pagar todo lo que les debemos más sus liquidaciones como dicta la Ley General del Trabajo. A partir de ahora, una parte de ustedes, “hermanos”, puede incorporarse a la nueva empresa NAABOL en calidad de esclavos bajo el Régimen del Funcionario Público, fuera de la Ley General del Trabajo.

Se trata a todas luces de dar un escarmiento a los sindicatos, que como el caso de AASANA, recurran a medidas de presión como la huelga en reclamo de sus legítimos derechos.

El cínico e imbécil Ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, ha hecho especial hincapié en este aspecto, condenando la “intransigencia” sindical en reclamar que se les paguen la parte de sus salarios devengados recurriendo en cuatro oportunidades a amenazas de paro, además de señalar a sus “hermanos” despedidos que (no podía faltar), “no se dejen llevar” por los afanes golpistas de los “pititas”; acepten revolucionariamente su nueva condición de desocupados o ocupados en estado de esclavitud.

¡Muera el gobierno reaccionario del MAS! ¡Los trabajadores urgentemente debemos ajustar cuentas con la dirigencia sindical cobista cómplice del gobierno antiobrero y antipopular! ¡Viva la independencia política y sindical frente y la burguesía hambreadora y sus gobiernos! ¡Por el gobierno obrero-campesino y de todos los oprimidos!

(POR Bolivia – MASAS nº2680)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *