Viva los 87 años de la fundación del Partido Obrero Revolucionario de Bolivia (1935 -2022)

A continuación publicamos un sintético documento que expone el origen y desarrollo del POR-Bolivia. En su obra de 1978 «Contribución a la historia política de Bolivia», Guillermo Lora, en dos gruesos volúmenes, hace un estudio completo y detallado del lugar del POR en la lucha revolucionaria del proletariado boliviano por su emancipación, y de las posiciones tomadas en la tarea de construir la IV Internacional. Este estudio también aparece en las Obras Completas.

En estos 87 años, el POR-Brasil reconoce la importancia decisiva de las contribuciones de Guillermo Lora para su constitución y participación en la formación del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CERCI).


SOBRE LAS RAICES TROTSKISTAS DEL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO

(Síntesis de su evolución ideológica)

Guillermo Lora – Junio de 1996.

¿Cómo NACIO EL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO?

El Partido Obrero Revolucionario boliviano (POR/Bolivia) fue organizado en junio de 1935 en Córdoba (Argentina). Se ha dicho varias veces que nació en el exilio y que tuvo que vencer muchas dificultades para poder aclimatarse en las particularidades económico-sociales del país.

En el primer momento pareció suficiente la anterior apreciación, pero no lo es si buscamos explicar por qué es trotskysta y cómo ha evolucionado esta línea política. En la actualidad el POR está emplazado a elevar su ideología, de manera que sea la respuesta que plantean las masas radicalizadas y que instintivamente se proyectan hacia la conquista del poder.

La existencia del POR –se puede decir una larga existencia-su conocimiento de la realidad económico-social del país o el empeño por revelar las leyes de la historia, demuestran que es la respuesta a la urgencia de arrancar al país de su situación de atraso y de miseria. La nación oprimida por el imperialismo tiene que liberarse del capitalismo putrefacto, tiene que sustituir la gran propiedad privada de los medios de producción por la propiedad social, única manera de poder impulsar el desarrollo de las fuerzas productivas, gran motor desarrollo lo de la sociedad.

* * *

Se ha dicho con anterioridad que, a través de los protagonistas de su fundación, el Partido Obrero Revolucionario/Bolivia fue el producto de las fuerzas políticas extrañas al país, la verdad es que aparece como una de las expresiones del movimiento político-social de la pre-guerra chaqueña. No debe olvidarse que elementos radicales- no pocos se reclamaban del marxismo, de la Internacional Comunista y del anarquismo – se levantaron contra la guerra del Chaco, considerada por ellos como producto de los intereses de empresas petroleras imperialistas. La ola chovinista los aisló y el gobierno los apresó y los envió al destierro fuera del país.

Hasta aquí todo esto es casi un relato anecdótico, lo que ha sustituido a la investigación indispensable acerca de los hilos que conducen a las fuentes ideológicas en las que se ha nutrido el POR de la primera época. Es por eso que ha quedado en las sombras las explicaciones acerca de las influencias en el POR de la primer época.

 

¿CUAL LAS VINCULACIONES DEL POR CON EL PARTIDO COMUNISTA CLANDESTINO?

Si en los primeros lustros del presente siglo era indiscutible la influencia de la socialdemocracia internacional sobre los movimientos sindical y socialista, particularmente a través Partido Socialista Argentino, pero esto en momento alguno llegó a generalizarse.

Durante la pre-guerra chaqueña el movimiento anarquista conoció su mayor esplendor, aunque es cierto que nunca alcanzó un alto nivel ideológico. En los primeros momentos de la posguerra fue virtualmente absorbido por los marxistas. Pese a todo su radicalismo tuvo influencia en los medios izquierdistas e inclusive intelectuales. En otro lugar hemos señalado que el joven José Aguirre Gainsborg en cierta oportunidad utilizó el conocido slogan anarquista ¡Sin dioses ene el cielo ni amos en la tierra!»

Tampoco es un misterio que José Aguirre cuando fue desterrado a Chile por sus actividades de repudio a la guerra con el Paraguay, no tardó a con a ingresar en el Partido Comunista de ese país y convertirse en miembro de su Comité Central, del que fue expulsado por trotskista.

Hasta ahora no se ha investigado cómo pudo suceder esto.  El Partido Comunista chileno, uno de los más importantes del continente contaba con una plana mayor reconocida por todos y tenía una larga tradición organizativa. En ese momento dedicaba mucha atención en purgar a todo elemento sospechoso de apartarse de la línea política ya tradicional del stalinismo.

La plana mayor mayor de los universitarios, entre ellos José Aguirre estaba vinculada al movimiento obrero y era virtualmente el canal de difusión de las ideas socialistas. Se conoce que el Secretariado Sudamericano de la Internacional comunista, con sede en Buenos Aires, y también la confederación Sindical Latino Americana, rama de la internacional Sindical Roja, realizaban una amplia campaña en Bolivia, distribuyendo con generosidad sus revistas, folletos, manifiestos, etc. El inquietísimo e inteligente José Aguirre ha tenido que conocer todo esto.

Bajo la directa presión e influencia de las organizaciones internacionalistas señaladas, los marxistas que se movían alrededor de ellas se vieron obligados a poner en pie a un Partido Comunista –poco antes sus componentes se habían refugiado en el llamado Partido Laborista–, al que hemos llamado «Clandestino» porque no llegó a ser conocido por el país todo.

Lo sucedido en Chile y cuyas líneas generales hemos señalado más arriba, nos empuja a sospechar que el que será uno de los fundadores del Partido Obrero Revolucionario estaba vinculado y que incluso militó en el Partido Comunista Clandestino boliviano, lo que habría determinado que cuando llegó al país de su destierro ya tenía su lugar en el Partido Comunista chileno.

Ya sabemos que Aguirre – Fernandez — fue ganado por la Oposición de Izquierda que actuaba en Chile. Maduró políticamente como un crítico acerbo del stalinismo contrarrevolucionario. Conocemos sus numerosos escritos publicados en «Izquierda» de Santiago, de encendido tono polémico e inconfundiblemente críticos del stalinismo.

El joven militante que llegó a fundar el POR en ningún momento mostró resabios del stalinismo o desviaciones de su pensamiento en esa dirección. Se puede decir que fue formado reciamente en la escuela de la Oposición de Izquierda. Los trotskystas chilenos que lo conocieron jamás se refirieron a que Aguirre hubiese mostrado en momento alguno rasgos de pensamiento stalinista.

 

¿POR QUE EL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO ES TROTSKYSTA?  

Hay que rechazar con energía la especie de que el POR, como partido que proclama ser trotskista, sea la consecuencia inevitable de ese “marxismo”, de ese «leninismo», condenados a acabar en todas partes como dictatoriales, burocráticos, asesinos y destinados a batallar porque se prolongue indefinidamente el orden social capitalista, a través de restauraciones del mismo tipo que la perestroika, por ejemplo.

Nadie Ignora que se ha dicho que el leninismo, la teoría y el partido revolucionario que, en Octubre de 1917, condujeron a las masas rusas hacia la victoria, hacia la conquista del poder, no era más que el marxismo de nuestra época imperialista, es decir de la decandencia del capitalismo mundial. Esto no tiene que entenderse como la propuesta de que en acto único se dé la revolución mundial y su victoria, sino que esa revolución que necesariamente comienza en país, en cierto momento y para proyectarse hacia la sociedad sin clases, debe soldarse con la revolución internacional. Para mejor comprensión es preferible llamar al bolchevismo el marxi-leninismo de nuestra época.

De la misma manera, el trotskysmo es el marxleninismo de nuestra época, dominada por las convulsiones de los países atrasados, sometidos a la opresión imperialista, en fin semicoloniales. No tiene que ser presentada como teoría extraña al marxismo o al leninismo, como una ocurrencia de Trotsky,

El marxleninismo-trotskysta no es un catálogo de consignas, de respuestas, que deben aplicarse mecánica y obligadamente a todas las latitudes del mundo y en todas las circunstancias,  durante el ascenso y la decadencia del capitalismo, por ejemplo. En verdad, se trata de un método que ayuda a los revolucionarios a conocer la realidad objetiva – las leyes del desarrollo y transformación de la sociedad sobre la que se actúa – y trocar a la clase obrera de instintiva en consciente, pues es esta fuerza motriz de la revolución la que tiene que llegar a ser el instrumento consciente de las leyes de la historia.

Dicho de otra manera, el marxleninista-trotskysta, el militante del POR, tiene que llegar a expresar política, teórica y conscientemente, lo que es impulso instintivo y experiencia en las masas. No va a imponer desde arriba a los oprimidos y explotados la finalidad estratégica, la táctica y los métodos de lucha, sino que al convertir en consciente al proletariado lo prepara para que, conforme a la evolución de su conciencia de clase, lleve a la práctica determinada finalidad estratégica, táctica y métodos de lucha.

El trotskysmo, el marxleninismo de nuestra época, partiendo de la herencia ideológica del marxleninismo, ha permitido revelar las leyes de la revolución de nuestra época, dominada por la rebelión de las naciones oprimidas (países atrasados, semicolonias y colonias) contra las naciones opresoras (metrópolis imperialistas). El trotskysmo es la concretización a la realidad económico-social que vivimos de las leyes generales expresadas por el marxleninismo para la época del capitalismo monopolista decadente (imperialismo).

Transformar la realidad objetiva es revelar las leyes que rigen su desarrollo y cambio cualitativo violento, es crear teoría.

Trotsky –partiendo de la urgencia de comprender el proceso revolucionario en la Rusia atrasada de los zares y aplicando sus conclusiones a la rebelión de los países atrasados contra la opresión imperialista– ha hecho contribuciones fundamentales al marxismo de nuestra época, siendo la fundamental la teoría de la revolución permanente, partiendo de la economía combinada, en el marco de la capitalista mundial.

No se trata de encerrarse en una biblioteca para estudiar y memorizar el marxleninismo-trotskysta, sino de comprender leyes a la transformación y conocimiento de la sociedad. Esta tarea se hará con provecho en el seno de las masas, vivindo su existencia y sus luchas cotidianas, lo que importa politizarlas, organizarlas y movilizarlas contra el capitalismo opresos y explotador.

La lucha de clases entre el proletariado y burguesía conduce a la revolución social y a la dictadura del proletariado (en la atrasada Bolivia un verdadero gobierno obrero-campesino), lo que importa que la masa obrera se convierta en clase, en consciente, en política.

El partido revolucionario –armado del método del materialismo histórico, de su programa– penetra en las masas, buscando transformar su instinto y su experiencia en conciencia de clase, actividad en la que se transforma a sí mismo. El Partido Obrero Revolucionario encarna la conciencia ciase del proletariado, pero está obligado a actuar constantemente como la palanca que impulsa la evolución política de los explotados.

 

LOS OL PROBLEMAS ROBLEMAS QUE SE LE PLANTEARON AL OBRERO REVUCIONARIO

No bien se organizaron los primeros núcleos poristas se enfrentaron con la necesidad de dar respuesta a problemas descomunales que flotaban en el ambiente político-social. El arsenal teórico-político del Partido Obrero Revolucionario/boliviano –impresionante por su volumen y calidad– se fue elaborando en el seno de las masas y de la realidad del país, con la ayuda de la teoría de la revolución permanente, que parte de la economía combinada. El partido marxleninista-trotskysta se fue forjando a través de la aplicación –supone la transformación radical de la clase para revolucionar la sociedad– del método del materialismo histórico a la transformación-conocimiento de la realidad social objetiva.

Lo que hemos logrado avanzar en este plano nos permitirá responder a la pregunta ¿qué entendemos por revolución permanente y economía combinada? Hay que recalcar que el POR los usa diariamente como método en su propósito incansable de revelar las leyes que rigen la vida y transformación de la sociedad en cuyo seno nos movemos. Nuestro objetivo es la revolución social y todo lo que hacemos busca aproximar a las masas oprimidas y explotadas hacia esa finalidad y no apartarlas de ella.

 

¿QUE ENTENDEMOS POR REVOLUCION PERMANENTE?

Nos movemos en el marco económico-social dominado por fuerzas el fenómeno objetivo que consiste en el proceso en el cual las fuerzas productivas, en su terco afán de seguir creciendo, se destrozan  al chocar con las agotadas relaciones de producción o gran propiedad privada burguesa de los medios de producción (lo que se expresa a travñes de la crisis económica estructural y las guerras internacionales por el reparto del mercado mundial).

Esa unid superior que es la economía mundial impone sus leyes generales a todas las economías nacionales y las transforma, proceso que contribuye a la determinación de las particularidades nacionales (la mayor de las cuales en Bolivia es su atraso precapitalista). El capitalismo monopolista ha dividido al mundo en un puñado de metrópolis imperialistas (opresoras) y una mayoría de naciones oprimidas, semicoloniales.

Es la realidad del proceso histórico la que plantea la necesidad de que las naciones oprimidas se rebelen contra la opresión y explotación imperialista, como el camino para superar su atraso. Por vivir en una sociedad capitalista, solamente el proletariado minoritario de los países atrasados puede materializar la tarea nacional gigantesca de cumplir las tareas de superar el precapitalismo y efectivizar las democráticas pendientes para transformarlas en socialistas. Este proceso exige que la revolución, que indefectiblemente comenzará como nacional, deba entroncar en la lucha revolucionaria internacional, apoyarse en el internacionalismo proletario y en la propia economía mundial. Tal es la apretada síntesis de la revolución permanente.

 

SOBRE LA ECONOMIA COMBINADA

La economía combinada es la concretización en los países atrasados de la generalizada ley del desarrollo desigual entre países y continentes. Quiere decir coexistencia de diversos modos de producción, del capitalista –que cobra primacía por obra de la economía mundial– y de los precapitalistas, así se tipifica el atraso del país.

Se trata de la consecuencia de la tardía y peculiar asimilación del país a la economía mundial, que no ha permitido su desarrollo capitalista pleno y menos la aparición de una burguesía nacional, cuya consecuencia ha sido el incumplimiento de las tareas democráticas.

 

GRANDES PROBLEMAS QUE TUVO QUE RESOLVER EL POR

1) Posición frente al stalinismo

El POR nace cuando el mundo vivía sacudido por lucha en el campo de la izquierda entre stalinismo y trotskysmo: diferencia del PSOB y otros grupos que se reclamaban del anti-stalinismo (hay también un anti-stalinismo burgués), adopta una posición marxista de oposición a la burocracia termidoriana del Kremlin, a la que califica de antimarxista, de ser canal de difusión de la política burguesa, de revisar los fundamentos de la doctrina marxleninista (socialismo en un solo país; revolución por etapas, para poder cooperar con la llamada «burguesía progresista»; coexistencia con el imperialismo, etc.). La finalidad estratégica de la revolución social y de la dictadura del proletariado, le obligó a luchar de manera permanente por la construcción y el fortalecimiento del Partido Mundial de la Revolución Socialista o Cuarta Internacional cimentados en el Programa de Transición redactado por Trotsky.

2) Discusión sobre las características nacionales

En el plano continental dominaba la discusión acerca de la naturaleza de los países latinoamericanos y algunos de ellos eran presentados como puramente capitalistas, sin tareas democráticas incumplidas ni el problema nacional pendiente de solución.

Uno de los aportes del POR ha consistido atrasado, caracterización de Bolivia como país capitalista atrasado, es decir que ya no puede darse el desarrollo pleno y libre del orden social burgués.

Lo anterior supone la preeminencia del modo de producción capitalista y del proletariado, en un país en el que la mayoría de la población está inmersa en modos de producción precapitalistas, como expresiones de su atraso.

3) La estrategia revolucionaria

La revolución (antiimperialista y agraria) será cumplida por la nación oprimida por el imperialismo, políticamente dirigida por el proletariado. La tarea es sepultar al capitalismo y poner en pie la dictadura del proletariado, un verdadero gobierno campesino, porque tiene que ser expresión de la alianza obrero-campesina.

Bajo el gobierno obrero se cumplirán las tareas democráticas para ser transformadas en socialistas. El Estado obrero está llamado a desaparecer para dar paso a la sociedad comunista. La táctica a emplearse es el frente único antiimperialista, que llevará a las masas a la insurrección, momento de la toma física del poder político.

4) Obra realizada:

El POR ha contribuido a transformar a la clase obrera en consciente («Tesis de Pulacayo»); ha señalado el camino que lleva al Poder (Asamblea Popular) y se ha convertido para las masas en la única referencia revolucionaria.

Junio de 1996.

 

(Extraído de las Obras Completas, Guillermo Lora, LXIII, 1995-1996, Ediciones Masas)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *