Brasil: quieren engañar a los explotados con la bandera burguesa de la defensa de la democracia

Carta a la clase obrera, a los demás trabajadores y a la juventud oprimida:

¡Luchemos contra el gobierno golpista de Bolsonaro con la política y el programa propio de la clase obrera y de los demás trabajadores!

POR Brasil – 4 de agosto de 2022

Está claro que la clase obrera y los demás trabajadores deben condenar y luchar contra las amenazas de Bolsonaro de no reconocer su derrota electoral en octubre y tratar de impedir que Lula asuma la presidencia. Si la mayoría de la población decidió no dar a Bolsonaro un segundo mandato, la decisión de no entregar la presidencia de la República a su oponente constituye un golpe de Estado.

La población, de hecho, no tiene forma de controlar la inviolabilidad de las urnas electrónicas. Se trata de un problema que sólo afecta a las fuerzas políticas en disputa y a las instituciones del Estado. Las masas no son más que una fuerza social pasiva que es arrastrada por los aparatos electorales. Es decir, se expresan en la individualidad de cada voto y en la formalidad electoral propia de la democracia burguesa.

La corrupción y el fraude comienzan mucho antes del momento en que la mayoría oprimida es empujada a votar. ¿En qué sentido? En el sentido de que se gastan ríos de dinero procedentes de las arcas públicas y de la financiación privada, principalmente de grupos económicos poderosos. En el sentido de que los partidos hacen un arreglo en torno a las candidaturas, sirviéndose de verdaderos negociados para reunir una fuerza electoral capaz de arrastrar a las masas inconscientes, despolitizadas, engañadas por falsas promesas e influenciadas por los poderosos aparatos de propaganda electoral. Las diferencias políticas entre los candidatos -clasificados como de ultraderecha, derecha, centro-derecha, centro-izquierda e izquierda- esconden el contenido de clase que indiferencia y une a los partidos del orden capitalista.

Los explotados, que son la mayoría de la población, eligieron en 2018, por mayoría, a Bolsonaro del PSL, dejando de lado a Haddad del PT, y despreciando a los otros candidatos. Tuvieron que soportar la brutal contrarreforma de las pensiones, que siguió a la reforma laboral de Temer. Tuvieron que soportar todo tipo de ataques de los capitalistas a sus condiciones de vida, como el cierre de fábricas, los despidos masivos, la precariedad de las condiciones de trabajo, un salario mínimo miserable, una bajada general del valor de la fuerza de trabajo, las privatizaciones y el avance del hambre.

Este gobierno está siendo rechazado electoralmente por la población, sin saber que es un gobierno burgués más que los oprimidos han cargado sobre sus espaldas. Pero, por otro lado, la mayoría se ha volcado en la candidatura de Lula, sin entender que el líder petista también ha desempeñado el papel de gobierno burgués durante dos mandatos. Lula fue capaz de gastar migajas de recursos del Estado, que para los que sufren hambre parecen mucho, como si fuera la salvación. Pero la pobreza, la miseria y el hambre estructural continúan indefinidamente en la base del capitalismo decadente y putrefacto. Ningún gobierno burgués, por muy de izquierda reformista que sea, puede practicar una política económica destinada a erradicar la miseria y el hambre.

La ventaja de Lula -reconocida por una parte de la burguesía- fue que sacó a Brasil del «Mapa del Hambre», criterio elaborado por la ONU, que es un organismo manejado por el imperialismo, bajo la hegemonía de Estados Unidos. Si la economía crece, se abren nuevos puestos de trabajo, se aumenta un poco el salario mínimo, se incrementan las ayudas sociales como Bolsa Família y se adoptan programas sociales como Minha Casa, Minha Vida, REUNI y ProUni, con lo que la pobreza y el hambre se alivian temporalmente. Entonces, la ONU aplaudió y retiró a Brasil del «Mapa del Hambre». Pero la miseria y el hambre siguen consumiendo la vida de millones de personas. No salieron del «Mapa del hambre».

La verdad de los hechos sociales no se queda ahí. Basta con que se deje atrás el raro momento de crecimiento económico cíclico para que la miseria y el hambre vuelvan a subir a los niveles anteriores o incluso más, como vemos ahora. Hasta hace poco, alrededor de 14 millones de brasileños estaban desempleados. Esa cifra se ha reducido a 10,1 millones. Entre los jóvenes, el 22,8% se encontraba desocupado en el primer trimestre de 2022. Aun así, Bolsonaro está utilizando la estadística de la disminución del desempleo con fines electorales.

Lo cierto es que estas cifras no alteran sensiblemente la situación general de pobreza, miseria y hambre. Más de 39 millones de trabajadores subsisten en la informalidad. El número de puestos de trabajo informales ha dado un salto adelante, alcanzando los 13 millones. El promedio de los asalariados es de 2.652 reales, lo que indica una caída significativa del 5,1%. Hay que tener en cuenta que el 30% de los asalariados reciben el salario mínimo de 1.212 reales. Estos datos del IBGE no dejan lugar a dudas de que retratan el capitalismo en descomposición, que se descarga sobre las masas en forma de desempleo, subempleo, devaluación de la fuerza de trabajo y precarización general de las condiciones de existencia de la mayoría oprimida.

Ya sea bajo la continuidad de Bolsonaro o un nuevo gobierno del ex presidente Lula, la marcha de la putrefacción de la sociedad burguesa seguirá reproduciendo la barbarie social en escala ascendente.

¿Será diferente el gobierno de Lula al del oscurantista Bolsonaro? Todo hace pensar que no podrá hacer lo mismo o peor. Aun así, es necesario considerar que se trata de una comparación relativa, que debe ser considerada en las condiciones objetivas de la crisis general del capitalismo y, en particular, cómo se reflejará en los próximos años en Brasil. La certeza absoluta es que la miseria estructural y el hambre no serán desterrados. Del mismo modo, no cambiará la tendencia a que el capital siga concentrándose en manos de unos pocos y a que la pobreza y la miseria se expandan en el seno de la mayoría oprimida.

Como puede ver, el verdadero problema de las masas no es si las urnas electrónicas son seguras o no. En este terreno, sólo las fuerzas burguesas deciden. La clase obrera no debe dejarse arrastrar a esta disputa. Si las urnas son seguras o inseguras, darán lugar a un nuevo gobierno burgués; de continuidad o discontinuidad en cuanto a la gobernabilidad, pero es seguro que será indistintamente una continuación de la dominación de la burguesía sobre la clase obrera y la mayoría oprimida, así como la sumisión a los intereses del capital monopolista-imperialista.

¿Es necesario reaccionar ante la amenaza golpista de Bolsonaro? Sí, sin duda. Pero no con la política y las armas de la burguesía. Bastó que Estados Unidos diera su aval al rechazo de la reunión de Bolsonaro con los embajadores, para que la Fiesp y Febraban bancaran un movimiento de «defensa de la democracia». Importantes sectores del gran capital han llegado a la conclusión de que Bolsonaro ya no sirve, y al mismo tiempo no han conseguido levantar una candidatura de «tercera vía» capaz de arrastrar a las masas, que en su mayoría se han definido por Lula.

Las experiencias con el PT -incluyendo su conducta pasiva ante el golpe que derrocó a Dilma Rousseff- indican que es un partido plenamente integrado al Estado y a los intereses generales de la clase capitalista. Aun así, teniendo en cuenta el sentido estratégico, sectores de la burguesía deberían sentirse aprensivos, pero no hasta el punto de admitir un golpe aventurero de Bolsonaro y sus generales.

La clase obrera, a través de su política revolucionaria, no defiende la democracia en general, ya que no es más que una forma de régimen político, que es el mejor instrumento para el ejercicio de la dictadura de clase de la minoría explotadora sobre la mayoría explotada. Frente al Estado opresor, se trata de luchar por los derechos democráticos y la libertad, precisamente para contrarrestar la dictadura de clase de la burguesía. Ante la amenaza de Bolsonaro y los bolsonaristas de no atender el resultado de las elecciones, la respuesta es salir a la calle para respetar la decisión de la mayoría de la población. Pero lo más importante es tener clara la necesidad de luchar por nuestro propio programa de reivindicaciones de los explotados, los pobres y los hambrientos para defenderlo mediante la organización independiente y la acción directa colectiva en todo el país.

Por ello, el Partido Obrero Revolucionario ha hecho campaña por las reivindicaciones contra la pobreza, la miseria y el hambre, y contra la explotación capitalista del trabajo, en oposición a la política de conciliación de clases y al electoralismo. El PT, aliados partidarios, los sindicatos y movimientos han creado comités electorales. Esto después de negarse a formar comités de ocupados y desocupados, contra los cierres de fábricas, los despidos y la aplicación de contrarreformas laborales y de seguridad social. Los comités electorales disfrazados de lucha contra el hambre y por la democracia son instrumentos de engaño a los explotados.

El POR lucha para que las organizaciones obreras resistan las maniobras electorales y defiendan un programa propio de la clase obrera y la estrategia de un gobierno obrero y campesino, que surja de la revolución proletaria y que enfrente la pobreza, la miseria y el hambre sobre la base de la transformación de la propiedad privada de los medios de producción en propiedad social.

En las condiciones de putrefacción del capitalismo y de surgimiento de tendencias fascistizantes en sectores de la burguesía y de la clase media rica, es deber de la vanguardia con conciencia de clase preparar las condiciones para la revolución proletaria. Este objetivo no puede ser ignorado o pospuesto, por difícil que sea, dado que los explotados están sometidos a la política burguesa, que sus sindicatos están controlados por direcciones traidoras y que la crisis de dirección pesa a favor del mantenimiento del capitalismo pútrido y bárbaro.

Bolsonaro ha prometido movilizar sus fuerzas para el 7 de septiembre. Las organizaciones de «defensa de la democracia» se preparan para el 11 de agosto. El POR defiende que las centrales, sindicatos y movimientos convoquen un Día Nacional de Lucha, con paros y bloqueos en defensa de los puestos de trabajo y los salarios, por la revocación de las reformas laboral y de pensiones, por las libertades democráticas y contra el golpe de Bolsonaro. Que el Día Nacional de Lucha sea basado en la realización de asambleas sindicales y populares, y en la formación de comités de ocupados y desocupados; que sea un paso en la preparación de la huelga general.

¡ABAJO BOLSONARO Y LAS FUERZAS GOLPISTAS!

¡LUCHA CONTRA EL GOBIERNO GOLPISTA BAJO UNA POLÍTICA, ORGANIZACIÓN Y ESTRATEGIA REVOLUCIONARIA DE LA CLASE OBRERA!

¡NO APOYAR LA POLÍTICA DE DEFENSA DE LA DEMOCRACIA BURGUESA!

QUE LAS CENTRALES SINDICALES, LOS SINDICATOS Y LOS MOVIMIENTOS ROMPAN CON EL ELECTORALISMO Y DEJEN DE SERVIR A LOS OBJETIVOS BURGUESES DE LA «DEFENSA DE LA DEMOCRACIA». ¡CONVOCAR UN DIA NACIONAL DE LUCHA POR EL EMPLEO, LOS SALARIOS Y LOS DERECHOS LABORALES, EN PREPARACIÓN DE LA HUELGA GENERAL!

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *