Boletín del CERCI nº36: Presentación

Este número está dedicado a publicar las Resoluciones, el Balance de Actividad de la dirección y Manifiestos aprobados en el V Congreso del CERCI, que tuvo lugar los días 10 y 11 de septiembre, en Bolivia. Durante tres meses, las secciones se prepararon para decidir sobre el punto al que llegó la restauración capitalista en Rusia. Se publicaron internamente 49 boletines internos. Esto demostró la complejidad e importancia de la cuestión histórica del largo proceso contrarrevolucionario que concluyó con el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en diciembre de 1991. Como no podía ser de otra manera, la discusión fue dura y acalorada, tanto en la fase de preparación como en el momento de la definición del Congreso.

En situaciones extremas, como la del CERCI en torno a la necesidad objetiva de definir si la restauración había alcanzado los fundamentos de las conquistas de la Revolución de Octubre de 1917, hasta el punto de confirmar la predicción de Trotsky de que el estalinismo y la casta burocrática acabarían interrumpiendo la transición del capitalismo al socialismo -iniciada por la expropiación revolucionaria y la constitución del Estado obrero, regido por la dictadura del proletariado- en caso de la revolución política no expulsara a la burocracia del poder, se pudo comprobar la fuerza del método de análisis marxista y del régimen de partido determinado por el centralismo democrático.

Las secciones se vieron obligadas a estudiar las condiciones concretas de las relaciones de producción y distribución, así como la cambiante naturaleza de clase del Estado, para poder entender las posiciones, basadas en los fundamentos programáticos elaborados por Trotsky, la Oposición de Izquierda y la Cuarta Internacional, en su lucha contra la estalinización del PCUS y el establecimiento de una burocracia termidoriana. En la misma línea, la posición del POR en Bolivia y el CERCI, bajo la dirección de Guillermo Lora, en el momento en que Mijaíl Gorbachov sentaba las bases de la glasnost-perestroika, y estallaban las revueltas en Europa del Este, demostró ser una guía segura en la lucha del marxismo-leninismo-trotskismo contra las fuerzas restauracionistas, que ganaban fuerza en los años 80 y que llevarían a la liquidación de la URSS y al triunfo de las fuerzas pro-capitalistas en la Federación Rusa, basadas e impulsadas por Estados Unidos y sus aliados imperialistas.

Se nota que, a través de los numerosos boletines internos, las secciones del CERCI estudiaron, discutieron y se posicionaron tratando el proceso de restauración capitalista en Rusia bajo todos los aspectos de la lucha de clases -históricos, programáticos, principistas y conceptuales- a la luz de los cambios concretos, principalmente a partir de las orientaciones pro-capitalistas establecidas en el gobierno de Gorbachov, que terminaron conduciendo, posteriormente, a amplias medidas de privatización y restablecimiento de las relaciones de producción, encarnadas por la nueva clase de propietarios.

En ningún momento de la existencia del CERCI se ha producido una discusión tan amplia y profunda, con la participación colectiva de las secciones, de las caracterizaciones de Trotsky sobre la naturaleza del Estado soviético, el entrelazamiento entre las nuevas relaciones de propiedad originadas en la Revolución de Octubre, la estructura de la economía nacionalizada, la planificación y el monopolio del comercio exterior; las explicaciones sobre el revisionismo estalinista del programa de la revolución mundial, el contenido antimarxista del “socialismo en un solo país”; los fundamentos históricos sobre la expropiación política del proletariado por la burocracia restauracionista, la degeneración del Estado obrero y la dictadura del proletariado, así como sobre la eliminación de la democracia soviética.

Las secciones pudieron así generalizar los conocimientos sobre el programa de la revolución política, aplicados en las condiciones en que el proceso molecular de restauración no había comprometido aún los pilares de sustentación del régimen soviético, y verificar en qué condiciones históricas, económicas y sociales daría paso a la lucha proletaria por una nueva Revolución de Octubre, es decir, a la revolución social. Se argumentó que no existe una diferencia estratégica entre la revolución política y la revolución social, es decir, no hay una frontera infranqueable entre una y otra. Esto es lo que Trotsky demostró claramente en su lucha por hacer comprender a la vanguardia, que luchaba contra la degeneración estalinista del Estado obrero, la naturaleza particular de la revolución política, frente a un nuevo fenómeno que era la burocratización y la constitución de tendencias revisionistas en el seno del propio partido bolchevique (el PCUS) y de fuerzas burocrático-dictatoriales opuestas a la democracia soviética, que es inseparable de la política ejercida por la dictadura del proletariado.

Las resoluciones aprobadas por inmensa mayoría reflejan el esfuerzo por comprender los cambios que condujeron a la fractura y extinción del PCUS, al colapso de la URSS, a las guerras civiles entre las antiguas repúblicas soviéticas, a los golpes de Estado, a la sumisión a las influencias del imperialismo y al derrumbe de la economía nacionalizada, la planificación y el monopolio del comercio exterior.

La actual guerra en Ucrania no puede caracterizarse correctamente desde un punto de vista marxista-leninista sin ir a las raíces de la desintegración de la URSS. Esto exigió que el CERCI se encargara de estudiar hasta dónde había llegado el proceso de restauración capitalista y de liquidación del sistema estatal soviético.  Las resoluciones aprobadas respondían a esta exigencia, por lo que nacieron de una imposición histórica impostergable, definida en el marco de la crisis mundial del capitalismo en descomposición, que llevó a Estados Unidos y a su brazo armado en Europa, la OTAN, a utilizar a Ucrania como carne de cañón.

El V Congreso del CERCI y sus decisiones tuvieron lugar en medio de una campaña sistemática por el fin de la guerra en Ucrania. El informe sobre las actividades de la dirección resumió la corrección de la línea trazada desde antes del 24 de febrero de 2022, cuando Putin decidió la intervención militar en la ex república soviética. El Congreso aprobó el conjunto de formulaciones sobre la guerra, que exponen las raíces de la restauración capitalista en Rusia, la gravedad de la reanudación de la opresión nacional en alto grado y las guerras entre las antiguas repúblicas soviéticas, que facilitan la penetración de las fuerzas del imperialismo en la región. La estrategia y la táctica desarrolladas en la secuencia de Declaraciones, así como las banderas enarboladas, corresponden a la necesidad objetiva de unir a la clase obrera europea y mundial, para derrotar la ofensiva del imperialismo, combatir toda forma de opresión nacional y recuperar el terreno de la independencia de clase de los oprimidos.

La “Resolución sobre la situación internacional” expresa las características de la “Resolución sobre el proceso de restauración capitalista, el estado obrero degenerado y la revolución política en Rusia”. El lugar de la restauración capitalista en la crisis mundial, marcada por la guerra en Ucrania y la ofensiva imperialista contra China, se reconoce como fundamental para la lucha por el programa de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

Las decisiones del V Congreso del CERCI marcan el camino por el que la vanguardia marxista-leninista-trotskista avanzará en el objetivo de superar la crisis de dirección reconstruyendo el Partido Mundial de la Revolución Socialista, la IV Internacional. En este sentido, los delegados aprobaron el Manifiesto dedicado a Trotsky, asesinado el 20 de agosto de 1940, y a la fundación de la IV Internacional el 3 de septiembre de 1938.

Entregamos a los explotados, a la juventud oprimida y a la vanguardia con conciencia de clase los documentos del V Congreso del CERCI, como parte de la lucha por la superación de la crisis de dirección y la lucha por la estrategia histórica de la revolución y dictadura proletaria, por el fin del capitalismo y la construcción del socialismo.

(CLIK AQUI PARA DESCARGAR EL BOLETIN Nº36)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *