Nueve meses de guerra en Ucrania

Nuevas señales de agravamiento de la crisis mundial

POR Brasil – Massas 678, Editorial, 27 de noviembre de 2022

El prolongamiento de la guerra ha sido una decisión de Estados Unidos, que sigue su alianza imperialista europea. El amplio apoyo financiero, militar y político al gobierno de Zelenski ha garantizado una resistencia que Putin probablemente no esperaba.

La retirada inicial de la ofensiva rusa sobre Kiev se interpretó como una maniobra táctica. El hecho de que las fuerzas rusas pasar a controlar las zonas del este y del sur de Ucrania parecía establecer una posición estratégica consistente. Esto permitió a Rusia declarar la anexión de Donbass. Para Putin, esto podría ser una carta de triunfo en caso de que se abran las negociaciones de paz. Pero para Zelenski, que sigue las órdenes de Biden, sería exactamente lo contrario.

Las condiciones favorables a Rusia, con el control de Donbass y el decreto de anexión, pasaron a depender del fracaso de la contraofensiva de las Fuerzas Armadas de Kiev. La recuperación de Kherson, por tanto, estableció un nuevo desequilibrio desfavorable para Rusia. La reconquista de parte del Este por parte de las tropas ucranianas pone de manifiesto la importancia que han tenido el envío de armas avanzadas y el abundante financiamiento del imperialismo al gobierno de Zelenski.

Rusia tiene capacidad militar para interceptar el envío de armas, que se realiza principalmente a través de la frontera polaco-ucraniana, pero no lo hace para evitar que la OTAN pase de la intervención indirecta a la directa. Así, la retoma de Kherson ha animado al imperialismo a insistir en la prolongación de la guerra, que comenzó el 24 de febrero y que ya está en su noveno mes.

Voces procedentes de las propias potencias han llegado a decir que es necesario empezar a pensar en una solución a la guerra. La visita del canciller alemán, Olaf Sholz, a China, poco después de que Xi Jinping se mantuviera en el poder por el XX Congreso del Partido Comunista, se interpretó en este sentido. Acompañada de un séquito formado por las multinacionales más poderosas, el mensaje de la canciller fue que Alemania estaba dispuesta a mantener relaciones económicas con China, pero que el gobierno chino debía ayudarle a mantener aislada a Rusia. La cuestión ucraniana, por tanto, podría resolverse con la mediación de las autoridades chinas.

La reunión de Biden con Xi Jinping, por su parte, sirvió para presionar a China para que condenara el posible uso de armas nucleares por parte de Rusia. El jefe del imperialismo aprovechó la reunión para difundir propaganda a favor de su política que ha empujado a Ucrania y Rusia a la guerra. Y para advertir al gobierno chino de su papel para frenar el avance de los experimentos nucleares de Corea del Norte. No hay duda de que la guerra comercial del imperialismo estadounidense se ampliará y aumentará la escalada militar.

Con su discurso de competencia pacífica y cooperativa, Sholz y Biden mostraron que China debe mantenerse al margen de la guerra en Ucrania. Su prolongación juega en contra de Rusia, aunque el pueblo ucraniano esté sufriendo los horrores del enfrentamiento. Cuanto mayor sea el aislamiento de Putin, más probable será que se someta a una finalización de la guerra sin obtener su objetivo principal, que es detener el cerco imperialista sobre Rusia.

Estas presiones se produjeron precisamente cuando la retomada de Kherson impulsó a los estrategas rusos a intensificar su bombardeo de la infraestructura energética ucraniana. Se espera que con la llegada del duro invierno, la contraofensiva de Kiev se debilite. Son movimientos tácticos de guerra que se llevan a cabo sin que la clase obrera y los demás explotados puedan responder con su programa y métodos revolucionarios, considerando que se trata de una guerra de dominación. Esto se debe a la profunda crisis de dirección del proletariado.

En este marco, el imperialismo refuerza el aparato de la OTAN, aunque hasta ahora ha evitado intervenir directamente en la guerra y generalizarla en Europa. El episodio del impacto de un misil perdido en Polonia, que causó víctimas mortales, se sorteó cuando se demostró que había sido disparado por las propias fuerzas armadas ucranianas. Zelenski trató de aprovechar el hecho pidiendo una mayor participación de la OTAN en la guerra. El lacayo del imperialismo sabe que Ucrania sirve de carne de cañón para los objetivos económicos, militares y políticos de Estados Unidos. Mientras consiga armas más sofisticadas y convenza al pueblo ucraniano de que puede ganar la guerra, no tiene interés en buscar una salida al enfrentamiento bélico. Es por eso que mantiene la prolongación de la guerra a cualquier precio.

El gobierno de Zelenski y la oligarquía ucraniana, que se benefició de la liquidación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y de la restauración capitalista, están avanzando en la dirección de someter a Ucrania a los dictados de Estados Unidos y de la Unión Europea. Y si no, Ucrania puede ser desmembrada. La posibilidad de someterse totalmente a Rusia, que tendría que ganar la guerra, es la menos probable.

Gran Bretaña acaba de anunciar el envío de helicópteros Sea King y piezas de artillería. Después de Estados Unidos, es el mayor financiador de Zelenski. Polonia ha confirmado que instalará el sistema antimisiles Patriot, el más avanzado del mundo. Eslovaquia ya presta este servicio al imperialismo. Precisamente Sholz, que se reunió con Jinping y se refirió a la paz, es el responsable del suministro del modelo alemán PAC-3 Patriot. Aunque los portavoces de la OTAN dicen que se trata de una medida preventiva, en realidad, el imperialismo está siguiendo el cálculo de que la guerra podría ir más allá del terreno de Ucrania y acabar planteando un enfrentamiento directo de la alianza imperialista con Rusia.

La crisis ha adquirido tales proporciones mundiales que Estados Unidos amenaza con intervenir en Irán si sigue ayudando a Rusia y avanzando en su proyecto de armamento nuclear. Lo mismo ocurre con Corea del Norte. La presión sobre China, evidenciada por la reunión de Sholz y Biden con Jinping, expone las nuevas señales de agravamiento de la guerra en Ucrania y sus consecuencias globales.

Hay que romper la camisa de fuerza que impide a la clase obrera pronunciarse y presentar un rumbo revolucionario y progresivo a la guerra, de lo contrario seguirá prevaleciendo el rumbo de la barbarie. Una buena señal en este sentido han sido las huelgas y manifestaciones en varios países de Europa, que deben superar los límites de las reivindicaciones económicas. La crisis de dirección explica que aún no se haya producido un salto de calidad en el movimiento de los explotados, que tiene ante sí la tarea de luchar por el fin de la guerra. En el momento en que la lucha de clases tome este camino, las banderas del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la IV Internacional pasarán a primer plano. Estas son: el fin de la guerra, el desmantelamiento de la OTAN y de las bases estadounidenses en Europa, la derogación de las sanciones económicas y financieras a Rusia, la autodeterminación, la integridad territorial y la retirada de las tropas rusas de Ucrania. Por el fin de la guerra sin los imperativos de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN, por la paz sin anexiones.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *