Para los sojeros y los monopolios exportadores todos los beneficios

Los sojeros triunfaron con su chantaje al Gobierno. Lo obligaron a pagar una cotización del dólar de $200 en septiembre para que liquiden una parte de la soja que tenían acumulada en los silobolsas. Necesitaban con urgencia los dólares y los exportadores retenían la cosecha.

Eso representó el ingreso de unos 5.000 millones de dólares que el Estado compró a $200 y luego vendió a $155 a los importadores. Ese es el precio promedio a que vendió 1.464 millones de dólares en las semanas siguientes. ¿Qué clase de negocio es este?

Ahora el gobierno ofrece pagar $230 el dólar a los que exporten en diciembre, mientras los importadores seguirán pagando el dólar oficial. ¿A quién se está subsidiando? ¿Por esta vía creen que se pueden contener los precios? Es una falacia conocida, porque los precios de los productos alimenticios se guían por el precio internacional y lo multiplican por la cotización del dólar que reciben los exportadores.

Mientras el gobierno se muestra generoso con los sojeros, se niega a elevar el salario mínimo vital incorporando cifras fijas que eleven el piso. Una de las excusas es que los gobiernos provinciales y municipales no pueden absorber el ajuste. ¡Miserables! No pueden ajustar los salarios porque el presupuesto está congelado para que cierren los números de gasto y déficit que exige el FMI. Es el capital financiero quien manda. Todas las medidas, desde los dólares diferenciales para los sojeros, hasta el congelamiento salarial, forman parte del mismo plan.

(nota de MASAS nº426)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *