Se realizó el IV Congreso del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la 4ta Internacional

Descargar Boletín CERCI Nº 24 – Sep-Oct de 2018

PRESENTACIÓN

Este boletín está dedicado a la publicación de las resoluciones aprobadas en el IV Congreso del CERCI, que se realizó los días 8 y 9 de septiembre, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Los informes políticos de las secciones fueron condensados sintéticamente, para así poder expresar la esencia de la línea política.
No son publicados los informes de actividades de las secciones, que sirven más para la orientación interna. El informe de actividades del CERCI y las Tareas, que constan de dos documentos aquí publicados, tienen especial importancia para las secciones.
Hacen referencia al desarrollo del trabajo internacional y la imperiosa necesidad del funcionamiento de su dirección.
En ese punto, los delegados del Congreso desarrollaron una discusión alrededor de la crisis de dirección revolucionaria –en los términos expresados por Trotsky en el Programa de Transición de la IV Internacional -. Evaluaron los avances y las debilidades de las secciones, la nueva situación de descomposición del capitalismo, el estadio de la restauración capitalista en la ex-Unión Soviética, China, etc., el brutal retroceso organizativo
del proletariado con la liquidación de la III Internacional por Stalin, el particular cuadro de la lucha de clases en América Latina, el lugar del POR Boliviano en la lucha por el internacionalismo, la etapa de construcción del POR en Brasil, Argentina y Chile, el alejamiento cada vez mayor del centrismo revisionista de los fundamentos de la IV Internacional y la necesidad de constituir una dirección del CERCI, aun siendo embrionaria.
Un aspecto para el cual la discusión crítica convergió fue el de la necesidad de combatir el internacionalismo de carácter formal. En circunstancias difíciles, es preciso impulsar el funcionamiento orgánico del CERCI. La dirección elegida debe responder a sus Congresos y sus Conferencias, ser evaluada, confirmada o modificada si fuese necesario. Las reuniones periódicas, las resoluciones y la publicación regular del Boletín del CERCI servirán de base material para que las secciones reconozcan el trabajo internacional y en él intervenir. Nos guiamos por el reconocimiento de que formamos un solo partido, en la forma de secciones, regido por el centralismo democrático.
Su carácter embrionario también exigirá esfuerzos conjuntos y perseverantes para resolver las debilidades, fortaleciendo la línea internacionalista y el trabajo de ampliación de sus cuadros.
No dudamos que estamos pagando caro por la crisis de dirección mundial del proletariado y por el profundo retroceso provocado por la restauración capitalista y, consecuentemente, por la interrupción momentánea de la transición del capitalismo para el socialismo, que se abrió con la revolución proletaria de Octubre de 1917, en Rusia. La conciencia de que tenemos que avanzar en la construcción de una dirección orgánica del CERCI da una importancia particular al IV Congreso. Ya recorrimos un camino de elaboración de tesis programáticas, desde la formación del CERCI, para ahora tener un trabajo internacional más sistemático y disciplinado.
No es por casualidad que las resoluciones sobre la situación mundial y sobre América Latina expusieron una avanzada comprensión común. Las discusiones y la votación sobre la caracterización de los gobiernos de América Latina hicieron evidente la necesidad de realizar un estudio más acabado. Lo fundamental está en que incentivó a comprender su importancia para la táctica a ser aplicada en la situación concreta. La caracterización que hizo la sección brasilera sobre el golpe de Estado y la dictadura civil que fue instalada sirvió para alertar sobre la
importancia de la caracterización de los gobiernos. La noción histórica de bonapartismo y su aplicación se destacaron como un aspecto relevante de la resolución sobre América Latina. Y en ese sentido, mereció una especial análisis la caracterización del gobierno de Evo en Bolivia, si sería o no una especie de dictadura bonapartista. La caracterización de dictadura civil en Brasil no tuvo consideraciones divergentes. En Argentina, la sección está frente a la tarea de precisar la caracterización del gobierno Macri.
Se nota una clara relación entre la resolución sobre América Latina y el informe político de las secciones. Precisamente esa es la función del Congreso –establecer la línea general por medio de las resoluciones (guías para la acción)-. Es por ese camino que, paso por paso, superaremos el formalismo y tornaremos el CERCI en un activo instrumento para la lucha internacionalista.
Nos separamos del formalismo de las corrientes centristas que se reivindican de la IV Internacional y del divisionismo derivado del revisionismo. El internacionalismo es un fundamento histórico y un principio intrínseco a la política revolucionaria del proletariado. Es en la práctica que los partidos que se reivindican del marxismo-leninismo-trotskismo lo afirman o lo niegan.
La lucha por reconstruir el Partido Mundial de la Revolución Socialista, la IV Internacional, no es para un futuro indefinido. Está planteada ahora, en las condiciones que heredamos del brutal retroceso organizativo impuesto por los diversos revisionismos.
La comprensión de que la recuperación del terreno perdido implica la formación de los partidos-programas en el seno del proletariado y las nuevas revoluciones proletarias permite evitar la idealización. Esa consciencia estuvo presente en las discusiones sobre los próximos pasos del trabajo internacional del CERCI.
La resolución internacional sostiene que la crisis mundial, que se abrió en 2008, no fue resuelta, lo que significaría una recuperación general del crecimiento económico. La reanimación verificada en el último periodo, especialmente en los Estados Unidos, fue apenas un respiro después de una gran recesión.
Y se abrió paso la guerra comercial más abierta, que amenaza transformarse en conflictos bélicos. El IV Congreso orienta sus secciones a prepararse para nuevos y grandes choques internacionales, fortaleciendo su trabajo en el seno de las masas con la estrategia de la revolución proletaria e impulsando el internacionalismo.
El Manifiesto dedicado a los 80 años de la IV Internacional, que publicamos aquí también, refleja esa orientación. Esperamos que la fracción de la vanguardia que todavía se reivindica del marxismo-leninismo-trotskismo discuta las posiciones del IV Congreso del CERCI y se ubique bajo la bandera de Poner en pié el Partido Mundial de la Revolución Socialista.
Por la dirección electa, Atilio de Castro

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *