Bolivia: Cumbres para la reconstrucción económica y financiera

MANIOBRA OFICIALISTA PARA EMBRIDAR, CON LA COMPLICIDAD DE LA BUROCRACIA SINDICAL, A LOS EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS

El discurso de la “reactivación económica” está enmarcado en beneficiar a empresarios y transnacionales descargando el precio de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y las grandes mayorías empobrecidas que serán las que tengan que sacrificarse.

El Comité Ejecutivo de la COB ha lanzado la convocatoria a las centrales obreras departamentales para organizar cumbres para la “reconstrucción económica y financiera” en todo el país. La convocatoria va acompañada de un cronograma señalando fechas en las que deben realizarse las cumbres departamentales. En los antecedentes de dicha convocatoria se lee “…el Viceministerio de Coordinación con Movimientos Sociales y Sociedad Civil, ha organizado la primera reunión interministerial con las organizaciones sociales del Pacto de Unidad y la Central Obrera Boliviana…En esta oportunidad se han fijado lineamientos generales para la realización de los eventos en los departamentos”.
Lo que se cita entre comillas más arriba muestra claramente el papel que cumplen los dirigentes de la COB, de proxenetas al servicio del oficialismo. Su trabajo será tenderle la alfombra al gobierno para que los que concurran a esos eventos se encuentren con una muchedumbre de elementos controlados políticamente, gente que actúe bajo consigna cumpliendo disciplinadamente las órdenes del gobierno. En ese escenario los trabajadores y sectores sociales independientes serán una insignificante minoría aplastada por la masa oficialista.
Se trata de otro circo más para dar la impresión de que “el hermano Arce Catacora” tiene controlado al país con mano de hierro para realizar las maniobras más cínicas usando el cuento de la “reconstrucción económica” y tratar de mantener a los bolivianos crédulos que la genialidad del gobernante les salvará pronto del tormento del hambre que han ocasionado la crisis económica y la pandemia.
Los trotskistas ya hemos señalado que ese milagro no llegará; aunque las metrópolis ya están viviendo los signos de una recuperación, los países pobres y de economía combinada como Bolivia tardarán mucho más en salir de la presente crisis. Mucho más cuando sus gobernantes se frotan las manos para entregar nuestros recursos naturales a las transnacionales imperialistas esperando mitigar el hambre de sus pueblos con las migajas que éstas les arrojen.
En este contexto, ¿qué harán las cumbres? Se limitarán a ensayar algunos programas orientados a desarrollar actividades económicas según las “especialidades productivas de cada región”; muchos de esos programas quedarán como simples enunciados por falta de financiamiento y otros, si llegan a ejecutarse y debido a su pequeñez, no tendrán ninguna repercusión sobre la economía nacional.
Los trabajadores y las organizaciones sociales independientes no pueden ni deben avalar este circo con su presencia. Hay que desenmascarar la impostura señalando las medidas urgentes que necesita una real reactivación económica y que este gobierno no es capaz de cumplir debido a sus limitaciones políticas. Exigir:
1.- Inmediata reincorporación de todos los trabajadores despedidos.
2.- La nacionalización y estatización de todas las empresas mineras en manos de las transnacionales y de la empresa privada nacional para que, en esta etapa de buenos precios de los minerales, sea el Estado quién se beneficie posibilitando el desarrollo de otros sectores importantes de la economía.
3.- Estatización de toda la banca privada para desarrollar amplios programas de créditos blandos para las empresas estatales, privadas y pequeños productores cuentapropistas.
4.- Control del comercio exterior y desarrollar una política proteccionista a la producción nacional, gravando aranceles de importación altos a los productos extranjeros.
5.- Estatización y financiamiento estatal para todas las empresas que, por motivos de quiebra, han quedado en manos de los trabajadores.
6.- Control obrero colectivo en todas las industrias.
7.- Explotación e industrialización del litio con plena soberanía.
8.- Inversión estatal para la exploración de nuevos yacimientos mineros y petrolíferos en el país.
9.- Reversión de las tierras de los grandes latifundistas del Oriente.
10.- Expulsión de todas las transnacionales que, hasta ahora han estado succionando a vil precio los recursos naturales del país.
(POR Bolivia – MASAS nº 2664)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *