¡Anulá tu voto con el programa de la clase obrera!

Estas elecciones se realizan en medio de una crisis económica y humanitaria que empeoró con la pandemia.

Los trabajadores sufrimos: desocupación, precarización laboral y la devaluación de nuestro salario que ni siquiera alcanza para cubrir las necesidades más básicas (vivienda, alimentación, salud). En muchos casos nos vemos obligados a tener dos trabajos o más, desgastando nuestra salud física y mental.

Cada dos años nos llenan de listas con candidatos, pero ninguno tiene propuestas que resuelvan los principales problemas del país. Nos bombardean por los medios de comunicación intentando hacernos creer que por medio de las elecciones vamos a resolver nuestros problemas.

En las campañas electorales se gastan millones de pesos para que escuchemos cómo se pelean entre oficialistas y oposición, slogans e imágenes para vendernos candidatos como si fueran cualquier producto comercial. En su gran mayoría los candidatos han sido parte de todos los gobiernos anteriores, ellos manejan el Congreso. Han sido los responsables de que lleguemos a esta situación desastrosa. Son todos diferentes expresiones de la política patronal.

Ni gobierno ni la oposición ofrecen una solución real a nuestros problemas. Mientras la oposición burguesa busca profundizar el sometimiento al imperialismo, el gobierno actual ha mostrado toda su cobardía e impotencia en estos dos años, siendo incapaz de tomar las medidas de soberanía y terminando de rodillas ante el imperialismo, aunque diga lo contrario en el discurso.

Gane quien gane el poder sigue en las mismas manos que bajo la dictadura militar. Los que mandan, los que deciden, son los mismos. Ellos tienen el poder real, son los dueños de los bancos, de las tierras, de las grandes fábricas, de los yacimientos, de los medios de comunicación, las empresas de servicios, etc.

¿Por qué no llamamos a votar a la autoproclamada izquierda? Si bien muchas de las consignas que estos partidos difunden son correctas, y muchos de sus candidatos son reconocidos luchadores, siembran la ilusión de que votándolos o presentando proyectos en el Congreso, nuestras condiciones de vida podrán modificarse.

¿Qué proponemos los revolucionarios? Desde el POR proponemos intervenir en estas elecciones anulando el voto con el programa de la clase obrera:

Para terminar con el hambre, la desocupación, la miseria, tenemos que hacer una revolución social, esto quiere decir: terminar con la propiedad privada, expulsar las empresas multinacionales y estatizar sin pago, bajo control obrero, todas las ramas de la industria, la educación, la salud, el transporte, la tierra, la energía, el petróleo, la minería, el comercio exterior, los bancos, etc. Todos los recursos de la nación al servicio de la gran mayoría.

Para poder transformar esta realidad es necesario que pongamos en pie una dirección revolucionaria. Debemos construir nuestro propio partido, independizándonos políticamente de los patrones, formular nuestro programa.

No es con votos o leyes que impondremos todos nuestros reclamos. Es necesario organizarnos en los lugares de trabajo, expulsar a todos los burócratas y punteros. Recuperar las calles con la movilización y la acción directa. A la democracia burguesa la enfrentamos con nuestra propia organización y nuestros propios métodos de lucha.

Nos cabe a nosotros, los oprimidos con la clase obrera a la cabeza, tomar las riendas de la sociedad, planificando la economía para satisfacer todas nuestras necesidades, terminando con todo tipo de opresión y explotación.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *