Brasil: Puntos del balance sobre el acto del 2 de octubre

1. La esencia del balance se encuentra en la capitulación de las izquierdas, que reivindican el marxismo, frente a la estrategia burguesa de Fora Bolsonaro y el Impeachment, de la táctica del frente amplio;

2. Esta capitulación ha provocado una confusión política en sus bases. En su 7º Congreso, el PSOL decidió ampliar el frente originado en la Campaña Nacional para deshacerse de Bolsonaro, a todos los partidos que se declararon de oposición al gobierno; al mismo tiempo, decidió no definir su propia candidatura, para negociar con el PT el apoyo a Lula. El PSTU está a favor del frente amplio, pero en contra de la definición de apoyo a Lula. Así, plantea dos tipos de frente: a) el frente amplio para el impeachment de Bolsonaro; b) el frente de izquierda para una candidatura de izquierda. El PCO está en contra del frente amplio y defiende un frente de apoyo a la candidatura de Lula. Esta confusión táctica se da bajo la misma estrategia de Fora Bolsonaro y el impeachment, que, como hemos caracterizado, pretende cambiar un gobierno burgués por otro. La experiencia durante este período de la pandemia, en el que la política burguesa de aislamiento social predominó la mayor parte del tiempo, y luego con la reanudación del movimiento en las calles en mayo, ha demostrado que las corrientes de la izquierda, que reivindican el marxismo, el socialismo y el comunismo, no tienen programa. En resumen, no se organizan bajo la estrategia de la revolución y la dictadura proletaria. Así, se comportan como aparatos centristas, sin política propia, y hacen seguidismo del reformismo;

3. Los actos de este 2 de octubre difieren de los actos del 3 de julio, no en esencia, sino en grado. Con la presentación de la petición de impeachment el 30 de junio, se establecieron las condiciones para la constitución del frente amplio. Ahora, los actos se realizaron bajo la bandera del amplio frente anti-Bolsonaro. Veinte partidos se posicionaron a su favor, entre ellos el PSDB, el MDB y el DEM. Sólo que no tuvo la fisonomía completa del llamado frente suprapartidario -del tipo de la campaña de Diretas Já- porque los invitados de centro-derecha siguen siendo cautos. Se les han abierto las puertas, pero para entrar quieren compartir el mando. Esto podría ocurrir en las manifestaciones del 15 de noviembre. Aun así, a los actos asistieron representantes de la política burguesa, como Ciro Gomes, etc;

4. El PT, el PCdoB, el PDT, el PSB y Solidaridad están comprometidos con el frente amplio. El PT no quiere ser identificado como una fuerza que monopoliza la campaña de Fora Bolsonaro y el Impeachment. Los demás aliados quieren ampliar el frente, para no estar bajo el monopolio del PT, que tiene la candidatura de Lula como la más viable. Y el PT sabe que necesita tener a estos partidos de su lado, e incluso atraer a otros partidos de centro derecha, porque la candidatura de Lula debe expresar un frente amplio;

5. La manifestación más importante es la de São Paulo. Por eso destaca ante el movimiento general de oposición. Ha sido en estas manifestaciones, que todos los problemas políticos salen a la luz. Incluso su formato en la Avenida Paulista ha sido negociado con la Policía Militar. Es bueno recordar la escandalosa participación del PCO en el acto del 24 de julio, precedido de un acuerdo entre los partidos y la Policía Militar. Esta vez no fue diferente, aunque no se reveló qué partidos y direcciones sindicales participaron en la reunión. El encuadramiento de los vehículos de sonido y los bloques oficialmente reconocidos de los respectivos partidos se convirtieron en la norma después del evento del 3 de julio. La forma de los aparatos y bloques es propia de un movimiento institucional y de clase media. La decisión de no realizar la marcha desde la Avenida Paulista hasta la Plaza Roosevelt fue una concesión a la policía, y cumplió con los objetivos del frente amplio. Para colmo, las corrientes de la izquierda colaboraron, en buena medida, con los festejos. No se trataba de un movimiento de masas contra el gobierno, sino de mítines propios de las elecciones. Es evidente que se ha producido una deformación creciente del acto que dio origen al movimiento, que fue el 29 de mayo;

6. Esta vez, en las manifestaciones en general, y en particular en la de São Paulo, desde el PT hasta las corrientes de izquierda, hubo una mayor propaganda de las reivindicaciones de los explotados, como el empleo, los salarios y los derechos. Se incorporó el impacto del aumento del coste de la vida. También se intentó dirigir los discursos contra la reforma administrativa y la privatización. En general, se habló mucho del avance del hambre. Está claro que la verborrea, dirigida a la clase obrera y a la mayoría oprimida, continuó subordinada a la estrategia burguesa del impeachment. Echarle la culpa a Bolsonaro no es difícil, sobre todo en un marco de oposición electoral, en el que predomina la crisis social. Lo que es difícil es culpar a la burguesía y al imperialismo de la catástrofe por la que atraviesa la economía y las condiciones de existencia de los explotados. Las corrientes de izquierda han tratado de ocultar la incompatibilidad entre la defensa en los hechos del propio programa de reivindicaciones de las masas con la estrategia burguesa de Fora Bolsonaro y la táctica del frente amplio. La propaganda de la huelga general muere en el marco del movimiento pequeñoburgués institucional. No habrá huelga general, germinada en el movimiento Fora Bolsonaro e Impeachment. No por casualidad, los que ahora pretenden incorporar las reivindicaciones a sus discursos, y hablan de huelga general, se niegan a defender el único camino posible, que es convocar un Día Nacional de Lucha, con el objetivo expreso de luchar por una Carta de Reivindicaciones, que una a la clase obrera y a la mayoría oprimida contra el gobierno y los capitalistas. Todos los que se niegan a tomar este camino quedan adaptados a la Campaña Nacional de Fora Bolsonaro, cuyo resultado final más probable será la disputa electoral;
7. Las dificultades del POR para materializar su línea se deben, no sólo a su carácter embrionario de construcción en el seno de la clase obrera, sino también a los obstáculos planteados por la izquierda centrista en el camino de la lucha por la independencia de clase de los explotados. La confusión política procedente del campo centrista se debe a la política de seguidismo del reformismo y de las variantes de la burocracia sindical, que controlan el movimiento. La defensa de un programa y una estrategia propios de la clase obrera, dentro del movimiento pequeñoburgués de Fora Bolsonaro, se distingue cada vez más de la verborrea izquierdista y de los objetivos estratégicos del reformismo. Es necesario que la vanguardia con conciencia de clase -especialmente la parte que todavía sirve de base al centrismo de izquierda y al reformismo- analice profundamente el significado del frente amplio, y establezca una línea divisoria de la política proletaria con todas las variantes de la política burguesa. Las experiencias de las distintas manifestaciones que se han producido desde finales de mayo son concluyentes. Ya no hay forma de ocultar que la dirección sindical y política de la campaña nacional Fora Bolsonaro viene canalizando el odio de las masas hacia el gobierno ultraderechista por un gobierno de conciliación de clases. El POR llama a la vanguardia con conciencia de clase, que sigue engañada por las más diversas tendencias centristas, por lo tanto, antimarxistas de hecho, a romper con la estrategia burguesa de Fora Bolsonaro, y a defender la estrategia del proletariado, que apunta a la constitución de un gobierno obrero y campesino, que se levantará con la revolución proletaria, tarde o temprano. Los marxistas saben perfectamente que estamos sumidos en una profunda crisis de dirección, cuyo peso es decisivo para mantener al proletariado en el atraso, y para dificultar la creación de las condiciones subjetivas de la revolución social. El POR no sólo se ha dedicado a organizar las manifestaciones, sino también a la labor de orientar a la vanguardia revolucionaria en la lucha por la independencia de clase de los explotados, que está siendo claramente vulnerada por la política reformista y centrista.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *