La violencia no es de las escuelas, es de la miseria, la desocupación y el hambre

En los últimos días, los medios de comunicación han desarrollado una campaña donde se destacan distintos hechos de violencia en las escuelas, ponen el eje en el accionar de los equipos directivos, docentes y actores de la Institución ofreciendo capacitación y policía. La violencia y la crisis no están en las escuelas, están en la sociedad. Si seis de cada diez niños no están bien alimentados, si la inflación devora los salarios, si las familias tienen que dejar sus alquileres, e ir a vivir hacinados y muchos terminan siendo carne de cañón de la delincuencia y de la misma policía: ¿cómo pretenden que no haya violencia?

Lo que ocurre en la escuela es simplemente el reflejo de la descomposición social. La escuela es uno de los pocos lugares de socialización públicos donde confluyen las familias de los barrios. Por ello, es fundamental que las maestras asimilemos que la escuela no puede resolver los problemas de la sociedad. Si bien es correcto capacitarse, no hay forma de contener la magnitud de la crisis, menos aún con escuelas sin recursos. En este sentido, desde la Púrpura venimos hace años planteando que existe una naturalización de la precarización del Nivel primario e Inicial donde las compañeras trabajan en soledad, sin preceptorías, sin asesores pedagógicos, con pocos cargos de secretaría y con una gran sobrecarga en la tarea de los equipos directivos.

El nombramiento de más cargos ayudará sin duda a poder abordar de mejor manera las diferentes problemáticas que se suscitan. Se debe construir un programa de lucha que contemple además de consignas salariales condiciones laborales, mejores condiciones para enseñar y aprender. Las escuelas deben ser el núcleo organizativo para las demandas. Un dato contundente es que la plata que destina el gobierno no alcanza ni para un alfajor por día por estudiante, pues bien, se deben reclamar comedores, viandas para el estudiantado, con hambre no se puede estudiar.

Analizar las causas de la violencia nos ayudará a salir de la frustración y a no buscar salidas individuales. El que genera la violencia es el Estado burgués, las patronales y sus gobiernos que han decidido ajustar a los trabajadores para cumplir con las metas del FMI. Por todas estas razones rechazamos desde un primer momento el sumario colectivo al jardín 31, y advertimos que existe una clara acción punitiva y persecutoria por parte del CPE, ser acusado de cualquier hecho no es igual a culpable, tampoco ser investigado. Luchamos por justicia en el sentido más amplio de la palabra que incluye el derecho a defensa.

Frente a toda esta debacle y violencia que se expresa en las escuelas, debemos oponer reuniones con las familias y entre los trabajadores para discutir cómo imponer todos nuestros reclamos.

ABAJO EL SUMARIO COLECTIVO A LAS COMPAÑERAS DEL JARDÍN 31 y el sumario a las compañeras del Colectivo de las 10 de la Especial 1

Rechazamos la figura de dispensa

Por un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar, IPC mensual

Equipos interdisciplinarios para Nivel primario e Inicial

Preceptora exclusiva para Inicial

MAP por ciclo

Duplas pedagógicas

Comedores y viandas para estudiantes de Nivel Medio

¡ASAMBLEAS YA EN TODA LA PROVINCIA!

 

(Del boletín de Septiembre de la Agrupación Púrpura)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *