Brasil: Balance parcial de las elecciones

Segunda vuelta dificulta la victoria de Lula

POR Brasil -3 de octubre de 2022

La clara ventaja de Lula sobre Bolsonaro en la primera vuelta, como preveían los principales institutos de investigación, no se confirmó. La diferencia, entre el 48,41% y el 43,21%, mostró la fuerza electoral de Bolsonaro muy por encima de las expectativas, calculadas por el «Agregador de Investigación», que indicaba un 51% de intenciones de voto para Lula y un 36% para su oponente. El error fue enorme.

La diferencia de seis millones de votos entre Lula y Bolsonaro en la segunda vuelta opacó la esperada victoria holgada del candidato del PT. Ya no hay claridad sobre la capacidad de las cartas de Bolsonaro para ganar y superar la brecha, que daría la victoria a Lula.

En el Nordeste y el Norte, todo indica que los votos a favor de Lula se mantendrán firmes. Las ventajas para Bolsonaro se encuentran en el sureste y el sur. La victoria en la primera vuelta de los gobernadores de Minas Gerais y Río de Janeiro, dos partidarios de Bolsonaro, por un amplio margen, pesará en sentido contrario a Lula. Es posible que la llegada del candidato de Bolsonaro al gobierno de São Paulo por delante del candidato del PT, que disputará la segunda vuelta, sirva de contrapeso a los esfuerzos de Lula por impedir el crecimiento de Bolsonaro. El Sur ha mostrado la profunda penetración de la ultraderecha bolsonarista. Nada indica que el candidato del PT pueda ganar terreno. No hace falta detallar el caso del Centro-Oeste, cuya fuerza del bolsonarismo fue tan evidente como en el Sur.

La polarización que marcó la primera ronda desde su inicio será aún más feroz. Ciertamente, la diferencia de seis millones de votos no es insignificante. Y Lula, en compensación por las ventajas de Bolsonaro, señaladas anteriormente, tendrá el apoyo del MDB, PSDB, PDT y Ciudadanía. Juntas, las candidaturas de la coalición del MDB, PSDB y Ciudadanía y PDT suman unos ocho millones de votos que, por supuesto, se disputarán palmo a palmo. La declaración de apoyo de Simone Tebet a Lula será de gran importancia. Ciro Gomes es reacio, pero el PDT está obligado a apoyar la ampliación de la coalición del PT, PSB, PSOL y PCdoB en la segunda vuelta.

En caso de que Lula consiga unir a los opositores de la «tercera vía», la ofensiva de los bolsonaristas se enfrentará a una barrera electoral más consistente. Es una posibilidad viable, ya que hay un sector de la burguesía que, en la actual situación de crisis, prefiere a Lula antes que a Bolsonaro. La facción burguesa y pequeñoburguesa que apoya la candidatura de Bolsonaro es más decidida y ofensiva en sus esfuerzos por impedir el regreso de Lula y el PT al poder del Estado. Esta determinación fue muy clara en la primera ronda. Pero Lula consiguió un importante apoyo entre bastidores de grupos económicos influyentes, como demuestra el acercamiento del ex ministro Meirelles. En la polarización entre la ultraderecha y la centro-izquierda, hay divisiones interburguesas que, en la segunda vuelta, tendrán que jugar las últimas cartas de la baraja.

Estos aspectos del balance parcial, que pueden ser ampliados, modificados y mejor comprendidos con el resultado de la segunda vuelta, son expresiones de la política burguesa, condicionada por el momento electoral, que casi siempre expone la fractura dentro de la burguesía y el estado de ánimo social de la pequeña burguesía (clase media). Los cambios de las fuerzas políticas dentro de la maquinaria estatal implican enormes intereses económico-financieros. Por eso se reflejan en las elecciones como disputa por la conquista de guerra de posiciones de mando del país.

La democracia burguesa y las respectivas elecciones son medios y cajas de resonancia de intereses ajenos a las necesidades de la clase obrera, los campesinos y las capas más oprimidas de la clase media urbana. Uno de sus «secretos» mejor protegidos se encuentra en la ocultación del carácter burgués de la democracia, de las elecciones, de las relaciones partidistas, de las alianzas políticas y del propio gobierno que sucederá al anterior, en caso de ser derrotado electoralmente.

No es por otra razón que los relatos periodísticos de la disputa electoral se limitan a descripciones numéricas y aspectos «críticos» de las actitudes, posiciones y omisiones de los candidatos, descartando cualquier posibilidad de identificación de clase. Se empeñan en explicar que, a pesar de todo lo que se dice y se hace como males -basta ver las acusaciones mutuas de corrupción-, prevaleció la «soberanía del pueblo», es decir, del electorado, como si, de hecho, en su conjunto, fuera una fuerza social consciente destinada a resolver los grandes problemas del país, eligiendo a los gobernantes. Una fuerza «popular» que tendría la función de dirimir las diferencias entre los partidos y los gobernantes, eligiendo uno de los caminos presentados en las elecciones.

La población, en realidad, está dividida en clases. Y precisamente su inmensa mayoría está formada por los explotados y oprimidos, que a su vez se distinguen en clases, como la proletaria, la campesina y la pequeñoburguesa. Quienes deciden el resultado de las elecciones no son las masas, sino la minoría burguesa, que ejerce el poder económico y político. Basta ver cuánto el Fondo Electoral y el Fondo del Partido, que juntos suman más de R$ 5 mil millones, saqueados de las arcas públicas, condicionan la capacidad de propaganda y regimentación de los explotados para elegir a los representantes directos e indirectos de los explotadores. Bolsonaro actuó en contra de las necesidades de la mayoría oprimida, durante la Pandemia. Concedió, sin embargo, una «Ayuda Brasil» de R$ 600,00, que, en las condiciones de contención momentánea del alza de los precios de los combustibles, reducción de los aumentos inflacionarios y reactivación económica, sirvió para contrarrestar, apoyándose en porciones de la población miserable, el recuerdo del asistencialismo de Lula, con su Bolsa-Familia. Las iglesias, más abiertamente las evangélicas, asumieron la campaña de Bolsonaro, como si el regreso de Lula significara la subversión comunista, la ruptura de los «valores» cristianos, de la familia y la patria. Tantas mentiras y tanta impostura se descargaron sobre los barrios pobres y miserables para impulsar la campaña de Bolsonaro.

En el lado del PT, tampoco faltaban aparatos para regimentar a los explotados. Por primera vez, se logró casi la unanimidad entre las centrales sindicales en torno a la candidatura de Lula, presentada como la solución al desempleo, al subempleo, a los bajos salarios, a la destrucción de derechos, a la pobreza, a la miseria y al hambre. Las centrales sindicales se unieron a un movimiento por la «democracia», impulsado por las organizaciones empresariales y los aparatos burocráticos. ¡Cuánto dinero se gastó en la campaña de regimentación electoral, en nombre de la democracia y de las soluciones mágicas a todo lo que causa agonía entre los desempleados, subempleados, trabajadores informales, desnutridos y hambrientos!

La polarización electoral ha provocado una enorme división entre los explotados, cuando deberían estar unidos, en torno a sus sindicatos y movimientos, en defensa de su propio programa de reivindicaciones y estrategia de poder, orientado a la lucha por el fin del capitalismo y la construcción de una sociedad socialista. La polarización entre Lula y Bolsonaro no nació dentro de las masas. Se generó dentro del poder del Estado y de la clase capitalista, en las condiciones de avance de la crisis económica y la escalada de la miseria y el hambre. Cabe recordar que la polarización política se fue gestando y ganando proporción en los dos años de la pandemia. En el centro de los conflictos partidistas y gubernamentales estaba la política burguesa de aislamiento social y la guerra comercial contra las vacunas, impulsada desde el exterior por el imperialismo, con Estados Unidos a la cabeza. Incluso se creó una CPI de la Covid, con el objetivo de hacer posible el impeachment de Bolsonaro. Los conflictos federales se han agravado. Los choques institucionales llegaron al punto de discutir las amenazas de un golpe de Estado, apoyado por los generales de Bolsonaro.

En medio de la crisis política, marcada por profundas disputas interburguesas, se desencadenó el proceso de cierre de fábricas, se produjeron despidos masivos, se impusieron acuerdos de reducción salarial y aumentó el número de miserables. La ruptura de la política burguesa de aislamiento social y el retorno de las manifestaciones colectivas se produjo bajo la consigna «Fuera Bolsonaro e Impeachment». Bolsonaro y sus aliados armaron la contraofensiva con la amenaza de un golpe de Estado. Las fuerzas burguesas apaciguaron los ánimos. Las manifestaciones fueron desactivadas. Los sindicatos y las centrales sindicales colaboraron descaradamente con el cierre de las fábricas. No se tomó ninguna medida en defensa de los puestos de trabajo. El descontento de los explotados se canalizó en las elecciones. Este proceso de colaboración de clases garantizó la continuidad del gobierno de Bolsonaro, por un lado, y sirvió al PT y a la burocracia sindical, por otro, para armar el campo de la polarización electoral, a través del cual se canalizaron y dividieron las masas.

El Partido Obrero Revolucionario (POR) trabajó día a día durante la Pandemia para que los sindicatos organizaran la resistencia de las masas frente al gobierno oscurantista de Bolsonaro y los ataques de los empresarios a las condiciones de trabajo. De cara a las elecciones, desarrolló la línea anterior a la polarización electoral entre Lula y Bolsonaro. Concentró la propaganda y la agitación en torno a un programa propio de la clase obrera, la independencia política de los sindicatos, la convocatoria de asambleas, la formación de comités de ocupados y desocupads, la respuesta a los despidos y la defensa de la convocatoria de un Día Nacional de Lucha, con paros y bloqueos, como punto de partida para la realización de una huelga general. En esta línea, llamó a la juventud explotada y oprimida a no confiar en las elecciones burguesas, a no dejarse arrastrar por la polarización electoral y a confiar en sus propias fuerzas colectivas. De cara a la segunda vuelta, el POR mantiene la defensa del voto nulo, como expresión de la independencia de clase y la defensa del programa de reivindicaciones, que se mantendrá bajo el gobierno de Lula o Bolsonaro. Evidentemente, el hecho de que el número de votos nulos y blancos haya descendido demuestra que la polarización ha ganado tal proporción, que ha potenciado las ilusiones democráticas entre los explotados, hasta el punto de arrastrar a las capas más asqueadas con los gobernantes burgueses a no anular su voto.

La tarea de construir un partido marxista-leninista-trotskista se destaca en las condiciones en que la clase obrera y los demás explotados están divididos y arrastrados por la disputa interburguesa. Precisamente por la ausencia de un poderoso partido del proletariado, no ha sido posible para el POR participar en las elecciones con sus propias candidaturas, y utilizar las elecciones como medio auxiliar del método de la acción directa y la lucha de clases.

Como hemos dicho, esta balance es parcial. Despuésde la segunda vuelta, el conjunto de las relaciones de fuerzas, que se establece en estas elecciones polarizadas, estará más disponible y clara.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *