Brasil: Manifestaciones a favor y en contra del gobierno de Bolsonaro

Solamente la clase obrera puede encarnar una salida revolucionaria a la profunda crisis política

Decimosexta carta del Partido Obrero Revolucionario: A los trabajadores y a la juventud oprimida

9 de septiembre de 2021 

Bolsonaro y los bolsonaristas realizaron manifestaciones masivas, como habían prometido. No se trata de minimizar su importancia, sino de comprender su verdadera dimensión social y política. El resultado demostró que el presidente de la República y su camarilla militar están a la defensiva. En esta evaluación está lo fundamental de los acontecimientos del 7 de septiembre y de la articulación precedente de los bolsonaristas.

En cambio, las manifestaciones de la campaña nacional “Fuera Bolsonaro” se quedaron cortas en su capacidad de movilización. Por eso no estuvieron a la altura de las gigantescas manifestaciones de la ultraderecha en São Paulo, Brasilia y Río de Janeiro. Para agravar la escasa participación de los explotados y de la juventud, los actos se limitaron a discursos demagógicos y electoralistas, así como a los festejos con batucadas. Inevitablemente, esta comparación estaba ante los ojos de la población, en particular de la clase obrera.

La debilidad numérica de la manifestación de Anhangabaú supuso un retroceso en comparación con cualquiera de los cuatro actos anteriores. Y la debilidad política se reflejó en la ausencia de una movilización, que había caracterizado al movimiento desde la ruptura de la pasividad el 29 de mayo. Aunque se observan diferencias entre los actos en los estados, lo ocurrido en São Paulo fue el epicentro de los enfrentamientos políticos tanto para el gobierno como para la oposición. La decisión de no realizar la marcha en São Paulo se produjo por la presión del gobernador Doria, y de la Policía Militar.

Las direcciones sindicales y políticas de la Campaña Nacional “Fuera Bolsonaro” demostraron hasta qué punto mantienen bloqueados y en pasividad a los sindicatos obreros. No quisieron responder a los preparativos de Bolsonaro y los bolsonaristas, que con mucha antelación estructuraron las manifestaciones a nivel nacional, y colocaron como bandera los estados del sur, el sureste y el medio oeste. Estas direcciones vieron con asombro cómo los grupos empresariales, la policía, las iglesias evangélicas y la alta burguesía establecieron una gran regimentación de la pequeña burguesía, e incluso de las capas populares.  No reaccionaron ante la acción de la ultraderecha, que jugaba la carta del golpe de Estado, aunque sin posibilidad de lograr el objetivo dictatorial. En São Paulo, donde la carta bolsonarista haría más ruido, las direcciones sindicales y políticas se achicaron de tal manera que limitaron la manifestación de Anhangabaú a la militancia de base reformista, centrista y burocrática-sindicalista. Esta conducta frívola e irresponsable coincide con la estrategia burguesa de la bandera «Fuera Bolsonaro», cuyo contenido real corresponde a la división interburguesa y a la disputa electoral.

Las necesidades vitales de los explotados, golpeados por la pandemia, los despidos, los recortes salariales y el aumento de la miseria y el hambre, nunca han estado en la base de la lucha contra los gobernantes, los capitalistas y el Congreso Nacional, que aprobó el programa de emergencia de Bolsonaro. Las crisis sanitaria y económica vienen siendo utilizadas únicamente para los discursos electorales. Las direcciones burocráticas, no sólo cerraron las puertas de los sindicatos durante más de un año, sino que aislaron y rompieron huelgas, como las de Renault, Ford, LG y Correos. Fueron responsables de cientos de acuerdos para reducir los salarios y suspender los contratos de trabajo, con el argumento de que la MP 936 permitiría el mantenimiento de los puestos de trabajo. En este momento, las direcciones sindicales de los metalúrgicos hundieron las campañas salariales. No convocaron asambleas generales presenciales y no estuvieron dispuestos a unificar las campañas.

Esta política de colaboración de clases lleva mucho tiempo paralizando a la clase obrera, que desconfía cada vez más de las direcciones burocráticas y se aleja de los sindicatos. Las numerosas centrales han provocado una gran división, cuyo objetivo era y es apoyar a los partidos adaptados al Congreso Nacional, a las disputas electorales y a las divisiones oligárquicas. Se han unido circunstancialmente, en torno a la campaña «Fora Bolsonaro», y así preparar el camino para tal o cual candidato a la presidencia de la República, prometiendo cínicamente que, con la sustitución del gobierno de Bolsonaro por otro gobierno, la situación mejorará para los desempleados, subempleados, pobres, miserables y hambrientos. Por eso la ruidosa manifestación de los bolsonaristas en la Avenida Paulista eclipsó la festiva e intrascendente manifestación de Anhangabaú. Esto ocurrió en todo el país.

Las corrientes que se autodenominan revolucionarias, socialistas, comunistas, marxistas, leninistas y trotskistas, que se han sometido a la estrategia burguesa de «Fuera Bolsonaro», armada por el PT, PCdoB, PSOL, PDT, PSB y Solidaridad, están obligadas a hacer una rigurosa evaluación crítica de su seguidismo, y de su responsabilidad al permitir que el programa de reivindicaciones vitales de los explotados no haya sido el motor de las movilizaciones. Sin la organización y movilización de la clase obrera, no hay manera de romper la columna vertebral de la ultraderecha, y avanzar contra las otras variantes de la política burguesa.

La declaración de Bolsonaro, y las banderas golpistas enarboladas por sus partidarios, no hicieron más que confirmar lo que la ultraderecha venía practicando. Los ataques al Tribunal Supremo (STF) y la exhortación a la intervención militar tomaron forma durante estos dos años de gobierno de Bolsonaro. La diferencia radica en el hecho de que el conflicto institucional entre los poderes de la República se ha intensificado y radicalizado durante este período de pandemia, especialmente con la decisión del STF de dar lugar a los gobernadores para establecer directrices y respuestas a la crisis sanitaria. Esto limitó y neutralizó la acción del gobierno federal. La crisis federativa adquirió tal proporción, que potenció las divisiones interburguesas, motivadas por la recesión económica y el retorno de los viejos desequilibrios estructurales. Un ocasional bolsonarista, como el gobernador de São Paulo, João Doria, comenzó a liderar un frente de gobernadores y a contrarrestar las posiciones de Bolsonaro, calificadas de «negacionistas» y «genocidas».

Las brutales consecuencias de la pandemia se encargaron de desgarrar la línea general de gobernabilidad de la ultraderecha. La CPI del Covid fue uno de los síntomas más visibles de la descomposición de las relaciones políticas entre el gobierno, el Congreso Nacional y el STF. Se estructuró con el objetivo de crear las condiciones para la destitución de Bolsonaro. Sacó a la luz la corrupción en el Ministerio de Salud, con la participación de personal militar. Por otro lado, el proceso que implica al gobierno en las campañas de fake news puso en manos del STF un arma para limitar las maniobras de Bolsonaro. Y por último, la derrota de la PEC del voto impreso, en la Cámara de Diputados, expuso la incapacidad del gobierno y su núcleo militar para cortar las alas al Poder Judicial, y dar una perspectiva electoral de continuidad de la ultraderecha en el poder.

Las amenazas de golpe no intimidaron a sus opositores institucionales, que comenzaron a contar con el apoyo de sectores del gran capital. La camarilla de generales del gobierno, a su vez, no logró subordinar a las Fuerzas Armadas tras las maquinaciones golpistas, articuladas por el ministro de Defensa, general Braga Neto, y por el Gabinete de Seguridad Institucional (GSI), general Augusto Heleno. Los portavoces más autorizados de la burguesía reconocieron que un intento de golpe de Estado, en estas condiciones, sería una aventura.

Las manifestaciones bolsonaristas del 7 de septiembre fueron en contra de la posición de las organizaciones capitalistas más influyentes, entre ellas Febraban, que llamaron a la «pacificación».  Es decir, que Bolsonaro debe ajustarse a las decisiones del Legislativo y del Judicial. La oposición de centro-derecha, desde el PSDB hasta el DEM, condenó las ofensas de Bolsonaro contra los ministros del STF, y prometió avanzar hacia el impeachment. El presidente del STF, Luiz Fux, se sintió envalentonado para defender la «democracia». Así, el movimiento de Bolsonaro el 7 de septiembre resultó ser completamente defensivo. Queda por ver qué ocurrirá con el lock-out de los camioneros, que insisten en la destitución del ministro del STF Alexandre de Moraes y en las papeletas impresas. Todo indica que las acciones de Bolsonaro le jugarán en su contra. El bloqueo de las carreteras por parte de un sector corporativo de camioneros agravará aún más la división interburguesa y, por tanto, la crisis política.

Bolsonaro no ha reunido las condiciones necesarias para bloquear las tendencias desintegradoras de su gobierno, impulsadas por la continua crisis económica. La conjunción de factores, que combinan las dificultades para retomar el crecimiento económico, recuperar el empleo y contener el aumento del coste de la vida, se encargará de descarrilar aún más la gobernabilidad.  Sobre esta base material se asientan las divisiones interburguesas y la necesidad de restablecer la estabilidad política con un nuevo gobierno. El hecho de que el proletariado esté contenido por la política de colaboración de clases facilita a la burguesía encontrar una salida institucional.

La manifestación del 12 de septiembre, convocada por los partidos de centro-derecha, indicará hasta qué punto los opositores estarán dispuestos a movilizar a las capas de la clase media, resentidas por los impactos de la crisis económica, y que entienden que su problema se refiere estrictamente a la incompetencia y el oscurantismo de Bolsonaro. Es muy probable que una parte de la dirigencia de la campaña de Fuera Bolsonaro se sume a la articulación de los partidos de centro derecha en esa jornada. No será una sorpresa que se confirme, ya que voces del PCdoB y de Solidaridad ya habían defendido la constitución de un frente amplio, de todos los de «Fuera Bolsonaro». El éxito de los bolsonaristas y la debilidad de las manifestaciones de «Fuera Bolsonaro» facilitarán las presiones a favor de la unión de la izquierda reformista con el centro-derecha.

No hay razón para dudar del hecho de que la estrategia de la bandera «Fuera Bolsonaro y Impeachment» es parte de la división interburguesa, que caracteriza la naturaleza de la crisis política. Es bueno recordar el debate que tuvo lugar en la manifestación del 3 de julio, cuando se planteó concretamente la ampliación del frente para incluir al PSDB y a otros partidos que hacen oposición al gobierno. Después del 12 de septiembre, veremos si la bandera del impeachment se iza un poco más alto que media asta. Si se confirma la articulación del PDT y el PSDB, para llevar a cabo una ofensiva contra Bolsonaro, se pondrá a prueba el frente que originalmente formó la campaña nacional «Fuera Bolsonaro».

La experiencia ha demostrado que ya es hora de que las corrientes que reivindican el socialismo, el comunismo, el marxismo, el leninismo y el trotskismo rompan con la estrategia burguesa de «Fora Bolsonaro», y rechacen la farsa reformista de que la destitución de Bolsonaro, a través del impeachment o las elecciones, abrirá el camino para la solución de los problemas de los explotados. Ya es hora de romper con la política de la burocracia sindical, que ha estado bloqueando la movilización de los sindicatos obreros. Ya pasó la hora de seguir aceptando la demagogia de la dirigencia colaboracionista, de que el movimiento «Fuera Bolsonaro» está en la lucha por el empleo, el salario y los derechos laborales; que está en la lucha contra las privatizaciones y las reformas antinacionales y antipopulares. Y en la lucha por la salud pública y la ayuda de emergencia para los «vulnerables». No hay espacio para ningún tipo de duda de que el frente burocrático y reformista tiene como único objetivo fortalecer la oposición burguesa a Bolsonaro, aprovechando el desplazamiento de poderosos grupos económicos a la oposición. Ya es hora de dejar de colaborar con la dirección burocrática y política, que mantiene aislada a la vanguardia revolucionaria, que lucha para que las manifestaciones se basen en el programa propio de los explotados, y que la clase obrera organizada y movilizada esté en su dirección. Ya es hora de tomar la bandera de la convocatoria de un Día Nacional de Lucha, con paros y bloqueos, preparada mediante asambleas presenciales y la creación de comités de lucha en todo el país, para crear las condiciones de la huelga general.

El Partido Obrero Revolucionario ha concentrado sus esfuerzos en la campaña para defender el programa de reivindicaciones de los explotados, que toma la forma de una Carta de Reivindicaciones. Se ha planteado la constitución de un frente para luchar por esta Carta de Reivindicaciones, por el método de la acción directa y la organización independiente de los explotados, frente a las divisiones interburguesas y las soluciones capitalistas a la crisis de gobernabilidad.

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *