Bolivia: Un gobierno desquisiado ante su orfandad política

El MAS como fenómeno político que despertó ilusiones en las masas explotadas y oprimidas con el discurso reivindicativo de las mayorías indígenas y mestizas secularmente oprimidas, exhibiendo el rostro moreno del cocalero Evo Morales y su humilde origen, se ha agotado.

Pero el MAS y particularmente el rey detrás del trono, Evo Morales, no acaban de asimilar esta su nueva realidad.

El gobierno masista se enfrenta a la resistencia movilizada de amplios sectores plebeyos de cuentapropistas, prácticamente todos morenos, que fueran importante base social del MAS –cocaleros de los Yungas, gremiales, cooperativistas mineros, transportistas, etc.–, y que hoy le dan la espalda rebelándose contra las acciones y leyes del gobierno que consideran les afectan.

En su desesperación y de la manera más torpe, el gobierno intenta toda clase de maniobras burdas con el propósito de tratar de controlarlas con el fantasma de una tenebrosa conspiración derechista

Uno: el MAS fue víctima de un golpe de Estado dirigido desde el imperio, en la que estuvieron involucrados todos los opositores de la vieja derecha.

Dos: el gobierno transitorio ultraderechista de Añez fue inconstitucional; la prueba: el Tribunal Constitucional que en su momento reconoció como constitucional al gobierno de Añez, ahora se desdice y declara que fue inconstitucional. ¡Cómo hiede la cloaca del Poder Judicial!

Tres: no hubo fraude; la prueba: el gobierno imparcialmente ha vuelto a recontar los votos y comprobado que no hubo fraude. Los vocales de la Corte Electoral fraudulenta sometidos a juicio, ahora son sobreseídos por los mismos que los acusaron de fraude.

Cuatro, la cereza sobre la torta: Han montado una novela mal hilvanada sobre un intento de magnicidio contra el candidato Arce Catacora durante la campaña electoral, que fue impedido por el “aparato de inteligencia del MAS”. Misteriosamente, sólo ahora se le ocurre al Ministro del Interior, denunciar la tenebrosa conspiración,

¿A dónde apuntan todas estas absurdas maniobras del gobierno?

A imponer su propia versión histórica para justificar la represión, a título de que son parte de la tenebrosa conspiración de la derecha digitada por el imperialismo, contra las masas que se rebelan y así tratar de lograr la gobernabilidad que ha perdido y que la burguesía y el imperialismo exigen para garantizar el respeto a sus intereses.

(POR Bolivia: MASAS nº2673)

 

PERSPECTIVAS DE LOS COMITÉS CÍVICOS COMO LA CABEZA DE LA OPOSICIÓN DE LA VIEJA DERECHA RACISTA

No olvidar que los comités cívicos como amplias organizaciones populares se encuentran determinados por la lucha de clases. En esta medida, o desarrollan una política burguesa o una revolucionaria. Es una postura hipócrita eso de que son organizaciones apolíticas y que sólo se limitan a expresar los intereses, relativos al desarrollo de cada una de sus regiones, sin la contaminación de los partidos políticos.

Su existencia, en muchos casos, es larvaria o falsa y se reduce a grupos minúsculos que no representan a nadie y surgen según los intereses coyunturales de elementos desesperados por medrar de cargos públicos o acceder a recursos económicos que pueden arrancar a los gobiernos departamentales y locales o, en momentos electorales, pretenden salir del anonimato para promocionarse como candidatos con la pretensión de copar cargos públicos. Estamos hablando de los supuestos comités cívicos de La Paz, Oruro, Tarija y Cochabamba, que aparecen y se disuelven frecuentemente y siempre divididos en varias astillas que reclaman para sí la representación popular.

Tradicionalmente, el comité cívico de Santa Cruz se ha asentado en la insurgente clase dominante camba, con grandes posibilidades de arrastrar a amplios sectores de la población. Por la clase a la que representa, se ha caracterizado por ser derechista y, frecuentemente, ha enarbolado banderas regionales muy sensibles para movilizar a las capas populares y pobres de la región. Actualmente se encuentra debilitado porque el empresariado cruceño se encuentra fracturado, cuyo sector más fuerte económicamente tiene pretensiones de sacar ventajas al gobierno (tales como los exportadores de carne) y amasar fortunas a la sombra del poder político.

El otro comité cívico coyunturalmente fuerte en el Occidente ha sido el potosino proclamando la defensa de sus recursos naturales frente al entreguismo de los gobiernos de turno. Por estar asentado en sectores populares muy pobres, se ha caracterizado por tener rasgos plebeyos, a diferencia de los cruceños que siempre se han mostrado más señoriales, soberbios y autoritarios, reproduciendo las características de las viejas castas feudales cruceñas. Sin embargo, el potosino, por la pequeñez de un proletariado que ejerza su independencia política frente a la clase dominante y al Estado burgués, ha caído frecuentemente en manos de caudillejos oportunistas que rápidamente han capitulado a la politiquería derechista.

La novedad de un movimiento cívico con proyecciones revolucionarias es el chuquisaqueño porque se asienta en el movimiento obrero organizado en la Central Obrera Departamental. Los trabajadores, enarbolando las necesidades regionales, tienen la capacidad de arrastrar detrás de sí a los diferentes sectores más representativos del Departamento. Actualmente se encuentran empeñados en volver a poner en pie a CODEINCA con las organizaciones más grandes del Departamento, a través de un cabildo abierto que es la máxima organización popular democrática. De esta manera, bajo las banderas de la independencia política, está en camino de volver a surgir un nuevo y vigoroso Comité Cívico sobre los escombros de la controlada por la derecha oportunista y que se debate en la orfandad.

Quienes se autoproclaman como comités cívicos en los otros departamentos del país, por encarrilarse detrás del derechista comité cruceño, en un momento en que las masas marchan rumbo a diferenciarse del MAS y de la vieja derecha, están condenados al fracaso. El chuquisaqueño tiene porvenir porque puede convertirse en la referencia obligada de las luchas sociales y regionales en el futuro inmediato.

La gran limitación sigue siendo la ausencia política del proletariado que, en este momento en que aparece en el horizonte el anuncio de grandes tormentas sociales, pudo ser la dirección de las luchas regionales que, por la pobreza de este país, ocupan un lugar preponderante en la rebelión de las inmensas masas de oprimidos y explotados.

(POR Bolivia: MASAS nº2673)

 

GREMIALES, TRANSPORTISTAS, COOPERATIVISTAS MINEROS OBLIGAN AL GOBIERNO A RETIRAR EL PROYECTO DE “LEY DE LUCHA CONTRA LA LEGITIMACIÓN DE GANANCIAS ILÍCITAS, FINANCIAMIIENTO AL TERRORISMO,…”

El genio García Linera ha confirmado lo que era obvio: No es posible que los corruptos estén interesados en combatir la corrupción. El objetivo de la mentada Ley está dirigido a la persecución de los opositores de la vieja derecha y a la represión a los “terroristas” que promuevan movilizaciones contra el gobierno.

“Revisa sus impuestos, mira sus propiedades, sus cuentas bancarias, tienes un menú de opciones con las cuales atemperar y contener ese tipo de actitudes…tienes al Estado, eres monopolio de los monopolios…” (Declaraciones de Álvaro a la revista Jacobin América Latina)

El cinismo de Linera no tiene límite. ¿Qué de sus negocios con el catering de BOA?, ¿sus negocios con TOYOSA?, ¿los préstamos millonarios que sacó del Banco Unión?, etc. Nada, porque como dice en su declaración; “tienes al Estado, eres monopolio de, los monopolios.”

Lo que no midieron los masistas es que esa gran masa de cuentapropistas inmersos en la llamada economía informal, ligada indisolublemente al contrabando, reaccionarían temerosos de que la ley les caiga encima. Son una poderosa fuerza social que en el pasado apoyó al MAS y su discurso reivindicativo de las mayorías indígenas y mestizas frente a la clase dominante blancoide.

Tarde se dio cuenta el Presidente Arce Catacora de la torpeza de una Ley que amenaza con meter la mano al bolsillo de estos informales, habría de desatar una terrible conmoción social que hasta podría costarle el cuello al gobierno. Pero estos sectores no han quedado satisfechos con que el gobierno haya retirado su Proyecto de Ley. Han dado plazo de 72 horas para que el gobierno derogue la Ley 1386. Ley marco de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento del Terrorismo.

Es tan fuerte la presión social sobre el propio MAS de estos sectores mayoritarios de la población que hasta la burocracia sindical vendida al gobierno ha tenido que pronunciarse en contra de la famosa Ley.

(POR Bolivia: MASAS nº2673)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *