Gobierno masista nuevamente derrotado por el repudio popular

Así, las pretensiones del masismo de instaurar un duro Estado burgués autoritario y abusivo para poner en brete a los millones de descontentos y desposeidos que sufren los embates de la miseria y de la desocupación, se hunden.

LA PRESENCIA DE LOS FACHOS DEL COMITÉ PRO SANTA CRUZ EMBARRA EL TRIUNFO POPULAR

Los oprimidos deben imponer la LUCHA SINDICAL Y POLÍTICA INDEPENDIENTE, que canalice las movilizaciones por los propios objetivos de las masas explotadas y del país y no por intereses ajenos.

Son inevitables nuevas confrontaciones entre el país castigado por la crisis económica y el gobierno incapaz de dar respuestas concretas a las necesidades de las masas. Urge poner en vigencia una plataforma de lucha que responda a las necesidades inmediatas y mediatas de las masas y de las regiones del país.

¡Por un gobierno obrero, campesino y de todos los oprimidos!

(POR Bolivia – Masas nº 2677)

 


LA IMPONENTE MOVILIZACIÓN POPULAR VUELVE A DERROTAR AL GOBIERNO CORRUPTO, INCAPAZ Y DÉBIL EN EXTREMO

El gobierno, en el intento de descargar el peso de la crisis económica sobre las espaldas de esas inmensas mayorías de cuentapropistas, trabajadores asalariados dependientes de la empresa privada y del Estado, profesionales libres y de esas grandes masas de campesinos pequeños productores, dejando a buen recaudo los intereses de la miserable empresa privada nativa y de las transnacionales imperialistas; en su intento de allanar el camino para instaurar un duro estado burgués autoritario y abusivo para poner en brete a los millones de descontentos y desprotegidos que sufren los embates de la miseria y de la desocupación y, finalmente, en el intento de liquidar las conquistas de los diferentes sectores como la autonomía universitaria, los derechos de los pueblos indígenas a decidir sobre el destino de sus bosques y ríos, el derecho de las regiones a luchar para resolver sus gravísimo problemas de subsistencia como los servicios públicos, la defensa de sus recursos naturales, etc., se empeña en aprobar en el Parlamento servil un paquete de leyes hipócritamente maquilladas dando la apariencia que se tratan de leyes para combatir la corrupción, las ganancias ilícitas y el “terrorismo”.

Los sectores de cuentapropistas, muy pronto, se han dado cuenta de la conducta demagógica, tramposa e hipócrita del gobierno; han salido a las calles a defender sus bolsillos, su derecho a luchar por sus reivindicaciones y sus conquistas; superando las limitaciones de la huelga general indefinida, la han sustituido -en los hechos- con la profundización y la generalización de imponentes movilizaciones populares, a lo largo y ancho del país, estremeciendo las viejas y carcomidas estructuras de un Estado burgués en plena descomposición.

Inicialmente, el gobierno buscó neutralizar las movilizaciones populares con “sus” organizaciones sociales trasladándolas de manera masiva a los centros más conflictivos con la finalidad de apalear a los movilizados; al verse derrotado en el intento porque pudo más la fuerza de la radicalidad de las masas, recurrió a una feroz represión policial que –lejos de contener a los movilizados- exacerbó más su combatividad al punto de que los aparatos represivos del Estado perdieron toda efectividad. Es el momento en que el gobierno, después de los cocaleros de La Paz, vuelve a sufrir una segunda derrota catastrófica y el presidente Arce se ve obligado a anunciar la derogación de la resistida Ley 1386 en el intento de fracturar el movimiento y paralizarlo en seco.

Este triunfo, sin embargo, se ve embarrado por la intromisión oportunista de la vieja derecha alineada alrededor del fascista Comité Cívico pro Santa Cruz.

(POR Bolivia – Masas nº 2677)

 


LA PRESENCIA DE LOS FACHOS DEL COMITÉ PRO SANTA CRUZ EMBARRA EL TRIUNFO POPULAR

La vieja derecha reaccionaria, parapetada en el Comité pro Santa Cruz, esa cueva de un “cruceñismo” fascitizante,•pretende convertirse en la cabeza del movimiento nacional y cabalgando ese potro lleno de energía busca recuperar todo el terreno perdido frente a las maniobras del gobierno como los dos tercios en el parlamento; ahora quiere que los oprimidos movilizados saquen cara por los parlamentarios derechistas con el asunto de los 2/3, igual de incapaces y corruptos como los masistas, que le han puesto precio al “voto popular” para hincarse de rodillas frente al gobierno prepotente.

La vieja derecha, tan servil al empresariado y al imperialismo como el gobierno masista, lo único que ha hecho es embarrar los verdaderos objetivos de la lucha de los oprimidos con sus intereses oportunistas y politiqueros; ha pretendido mostrar ante el mundo que se trata de una lucha por la libertad y la democracia (la democracia burguesa naturalmente) contra el comunismo y el socialismo dándole esos atributos al gobierno del MAS cuando éste está interesado en consolidar un Estado capitalista basado en la defensa de la gran propiedad privada de los medios de producción y busca consolidar un gobierno burgués dictatorial para salvar los intereses del capital.

Se ha abierto, en la presente movilización, el camino para que los explotados y oprimidos puedan dotarse de direcciones salidas desde sus entrañas en torno a los comités interinstitucionales que puedan articularse con el movimiento revolucionario de la COD de Chuquisaca que, en la presente movilización ha mantenido tercamente las banderas de la independencia política, y con el movimiento plebeyo de Potosí. La corriente revolucionaria, desde el seno de estos comités, puede impulsar la lucha hacia una perspectiva más larga que pueda permitir la incorporación política del proletariado como dirección de la nación oprimida.

Son inevitables nuevas confrontaciones entre el país castigado por la crisis económica y el gobierno incapaz de dar respuestas concretas a las necesidades de las masas. Urge poner en vigencia una plataforma de lucha que respondan a las necesidades inmediatas y meditas de las masas y de las regiones del país. En este sentido, la lucha no ha terminado, contrariamente, recién empieza y el próximo año Bolivia puede ser el escenario de grandes acontecimientos.

(POR Bolivia – Masas nº 2677)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *