¿De qué crecimiento milagroso hablan?

Lo que sí crece es la inflación imparable, y a la par crece la pobreza y el hambre. Los puestos de trabajo que aparecen son más precarizados y peor pagos. Es difícil estimar cuánto peor se puede estar si se firma el acuerdo con el FMI. Las condiciones de trabajo y de vida se deterioraron a un nivel insoportable.

Los gobiernos Kirchner lograron los índices de crecimiento más importantes de la historia, el pago en efectivo de gran parte de una deuda externa monumental, pero no lograron ni la plena ocupación, ni terminar con el elevado trabajo en negro, ni con la pobreza, ni con el déficit habitacional. Es una demostración de que el crecimiento puede ayudar a pagar parcialmente la deuda pero no a resolver los problemas más importantes de las masas. Aquellos niveles de crecimiento tampoco se pueden repetir.

Este régimen en que vivimos es absolutamente inviable para la gran mayoría. Hasta cuándo se puede soportar que un puñado de banqueros nacionales y extranjeros se lleven nuestros recursos, hasta cuándo vamos a soportar que sigan saqueando las divisas, que sigan contrabandeando; que sigan manejando la distribución eléctrica sin hacer inversiones, llevándose las ganancias afuera, dejando sin luz a decenas de miles de familias; que un puñado de grandes capitalistas monopolicen la producción distribución de alimentos y ponga los precios que se les ocurre; que se muevan con impunidad los grandes ladrones, coimeros, estafadores que hunden al país, que nunca se recuperen los bienes, las fortunas, los recursos que se apropiaron…

Debemos terminar con esta situación, terminar con todas las formas de saqueo, desconocer todos los fraudes, estatizar el comercio exterior y la banca, terminar con todos los monopolios privados en la producción y en los servicios, recuperar los ríos y los puertos; estatizar la gran propiedad agropecuaria, los recursos petroleros y mineros; terminar con la burguesía, con sus partidos, su dictadura de clase para que por primera vez la clase obrera tome las riendas de la nación y ordene la economía con su programa, con su política, planificando la utilización de todos los recursos de acuerdo a las prioridades que establezcamos colectivamente.

 

(nota de MASAS nº409)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *