Cinco meses de guerra – Declaración del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CERCI)

Sin la unidad revolucionaria de la clase obrera europea y mundial para poner fin a la guerra, no habrá solución progresiva ni paz, y crece el peligro de una guerra generalizada, una tercera guerra mundial

24 de julio de 2022

No cabe duda de que Estados Unidos, apoyado por las potencias de la Unión Europea, ha utilizado y utiliza a Ucrania como carne de cañón, en su objetivo de cercar económica y militarmente a Rusia, con el fin de derrotarla, desarmarla y saquear sus enormes riquezas. No hay duda de que la autodefensa de Rusia pasa por la opresión nacional de Ucrania. Y no cabe ninguna duda de que se trata de una guerra de dominación típica del capitalismo decadente de la época imperialista, por tanto distinta de las guerras civiles de emancipación encarnadas por el proletariado, y de las guerras de liberación nacional emprendidas por la nación oprimida contra la nación opresora. Por ello, el Comité de Enlace por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional estableció un conjunto de banderas y tareas interligadas destinadas a poner fin a la guerra e imponer una paz progresiva. Banderas y tareas que sólo el proletariado y los demás trabajadores unidos pueden traducir en forma de lucha de clases contra la burguesía, el imperialismo, la burocracia restauracionista, la oligarquía burguesa y los gobiernos opresores.

El punto de partida de la lucha para poner fin a la guerra comienza con la defensa del desmantelamiento de la OTAN y de las bases militares estadounidenses; y la derogación de las sanciones económicas a Rusia. Parte de estas banderas es la respuesta proletaria contra la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN. En resumen, los explotados deben unirse para la inmediata suspensión y eliminación del cerco militar y económico de Rusia. Este punto de partida se completa con la defensa de la autodeterminación y la integridad territorial de Ucrania. Esto implica la retirada de las tropas rusas de Ucrania.

La clase obrera ucraniana y rusa, que es una y parte del proletariado mundial, tiene un interés común en luchar contra la ofensiva militar de Estados Unidos y los aliados occidentales, no sólo en Europa, sino en todo el mundo. Pero, este mismo interés lleva a los explotados ucranianos y rusos a rechazar y luchar contra la opresión nacional ejercida por Rusia sobre las antiguas repúblicas soviéticas. El objetivo urgente es levantar a la clase obrera europea, con los explotados y oprimidos ucranianos y rusos, más directamente implicados y afectados por la guerra, a la cabeza. Una primera acción de unidad revolucionaria del proletariado abre el camino para terminar la guerra y lograr una paz sin la imposición del imperialismo norteamericano y europeo, y sin la opresión nacional practicada por el poder ruso.

Todo indica que este paso está lejos de ser factible. La clase obrera ucraniana y rusa está sometida a los Estados en guerra. En particular, los explotados ucranianos están subordinados a las condiciones del imperialismo, a través del gobierno de Zelensky y de la oligarquía burguesa, que está interesada en someter a Ucrania a la Unión Europea y, por lo tanto, al brazo armado de EEUU, la OTAN.

El astillamiento de la clase obrera y de los demás explotados ucranianos y rusos da la dimensión exacta de la crisis de la dirección mundial, que hace tiempo que ha alcanzado sus capacidades de resistencia a la descomposición del capitalismo, a la liquidación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), al avance brutal de la restauración capitalista, a las innumerables guerras de intervención imperialista de la posguerra y a la proyección de la miseria y el hambre. Debemos considerar como parte del problema la inercia del proletariado de las antiguas «repúblicas populares» de Europa del Este. Está profundamente condicionada por el estatus de paria de las potencias europeas, y controlada por los gobiernos pro-norteamericanos y pro-OTAN. La regresión organizativa, política e ideológica provocada por la dominación de la burocracia estalinista ha hecho que la clase obrera sea incapaz de reaccionar ante las fuerzas contrarrevolucionarias restauracionistas. Por eso el proletariado ruso y los demás trabajadores no se levantaron contra el cerco imperialista de Estados Unidos y contra la opresión nacional ejercida por Rusia. El programa y las tradiciones revolucionarias fundadas en la Revolución de Octubre de 1917 fueron barridos durante el gobierno del termidor estalinista, aunque el descontento y la resistencia instintiva del proletariado nunca cesaron.

Sin los partidos revolucionarios, sin las organizaciones de masas independientes y sin la tradición de las luchas que tuvieron lugar entre el período de las dos guerras mundiales, la nueva generación proletaria se resiente de la sofocación de sus instintos de revuelta contra la explotación capitalista y la dominación de las potencias europeas y norteamericanas. Esto explica por qué los proletarios polacos, húngaros, rumanos, checos y otros no reaccionan a las imposiciones de la OTAN, a la instalación de bases militares norteamericanas y al asedio total de Rusia por las fuerzas del imperialismo. Esta misma explicación, salvaguardando las particularidades de la situación estratégica, puede aplicarse al proletariado ruso.

La guerra, su larga duración y la ausencia de una perspectiva de solución progresiva, así como las tendencias al agravamiento de la crisis mundial, muestran sin atenuantes que la tarea revolucionaria comienza con la lucha de la vanguardia por despertar la conciencia de los explotados ante la marcha ascendente de la guerra comercial y la escalada militar, que las potencias imperialistas perfilan contra Rusia y China. La tarea comienza, pues, por unir sus fuerzas dispersas y divididas  por el fin a la guerra en Ucrania y para su organización independiente en torno a las necesidades más urgentes y al programa de la revolución proletaria, los Estados Unidos Socialistas de Europa y el internacionalismo marxista-leninista-trotskista.

Es en estas condiciones y en el curso de los acontecimientos de la lucha de clases que la crisis de dirección se planteará concretamente en el seno de los explotados como un problema de primer orden. Las tradiciones marxistas y los logros prácticos del programa de la revolución social y del internacionalismo proletario se recuperarán y potenciarán con la lucha por la reconstrucción del Partido Mundial de la Revolución Socialista, la IV Internacional. Este es el factor más importante y principal que surge de la guerra en Ucrania, y que venía surgiendo desde la Segunda Guerra, y del posterior período de lucha del imperialismo contra las conquistas del proletariado mundial, dirigido por Estados Unidos, y el derrocamiento de Europa del Este, los Balcanes, la URSS, China, Corea del Norte, Vietnam y Cuba.

La reciente reunión de Biden con los gobiernos de Arabia Saudí e Israel tuvo como respuesta un encuentro de Vladimir Putin y Recep Tayyp Erdogan (de Turquía) con Ebrahim Raisi, presidente de Irán. Biden dejó de lado su condena al príncipe Mohammed bin Salman, por haber mandado asesinar bárbaramente al periodista Jamall Khashoggi, para abordar los acuerdos petroleros y militares. El hecho de que las sanciones económico-financieras no hayan golpeado la capacidad militar de Rusia, como se esperaba, y hayan agravado la crisis económica mundial, ha dado a Estados Unidos una razón para superar el desacuerdo con Arabia Saudí, fundamental para la política del imperialismo en Oriente Medio. Se busca la utilización de la OPEP a favor de las sanciones, en unas condiciones en las que los propios aliados de Estados Unidos se enfrentan a una alta inflación, motivada por la escalada del precio del petróleo y del gas. Pero los objetivos de Biden son más amplios.

La guerra en Ucrania ha provocado un reordenamiento de las fuerzas del imperialismo, para preparar una ofensiva más amplia contra Rusia y China. Esto fue evidente en la Cumbre de Madrid, celebrada poco antes de la «visita» de Biden a Oriente Medio. El centro de las preocupaciones del imperialismo estadounidense en la región se encuentra en Irán. Desde la ruptura del acuerdo de Barack Obama con el gobierno iraní para limitar el uso de la energía nuclear, llevada a cabo por Donald Trump en 2018, Estados Unidos ha impulsado alianzas militares que incluyen a Israel y a antiguos adversarios árabes, a la espera de una conflagración contra Irán. La superación del aislamiento del Estado sionista, en Oriente Medio, corresponde a la necesidad del imperialismo, de debilitar el nacionalismo iraní y someter al país a los intereses generales de Estados Unidos en la región. Irán se ha aliado con Rusia y China. Esta es una razón para la intensificación del asedio estadounidense e israelí al país. La guerra civil y el intervencionismo imperialista en Siria, tras más de una década de conflagración, sigue siendo motivo de enfrentamiento entre Irán y Rusia con Estados Unidos. La larga guerra en Yemen ha agudizado las desavenencias entre Irán y Arabia Saudita.

Biden espera haber conseguido crear las condiciones para estrechar la amplia alianza antiiraní, que en cierto modo está prevista para trabajar contra Rusia y China. La prensa ha llegado a afirmar que «la ambición estadounidense es crear una especie de OTAN en Oriente Medio». Trump, al romper el acuerdo con Irán, ha empezado a presionar a los aliados para que creen una «red de radares», que se alimentaría de tecnología israelí y estadounidense. En la cumbre de Putin, Erdogan y Raisi se trató de cómo eludir las sanciones estadounidenses contra Rusia. El interés del presidente de Turquía, que hace un doble juego entre Estados Unidos y Rusia, es aplastar el movimiento separatista de los kurdos y extender su control sobre el Kurdistán sirio. Así, los acuerdos de conveniencia, de autodefensa, se negocian sobre la base de la opresión nacional. El «Nuevo Concepto Estratégico» de la OTAN, presentado en la cumbre de Madrid, prevé una escalada militar, no sólo en Europa, sino también en Asia. Y seguramente irá acompañado de acciones norteamericanas en Oriente Medio.

Este panorama da señales de que la guerra en Ucrania irradia un movimiento más amplio de Estados Unidos hacia los enfrentamientos con China, Rusia e Irán. En su base, se encuentra el agotamiento del reparto del mundo oriundo de la Segunda Guerra Mundial, y la recomposición del choque entre las fuerzas productivas altamente desarrolladas y las relaciones de producción capitalistas. La destrucción de la URSS, la recuperación de Europa del Este, la absorción de Alemania, la liquidación de Yugoslavia, la pérdida de la influencia rusa sobre gran parte de las antiguas repúblicas soviéticas, la subordinación de las repúblicas bálticas a la Unión Europea, la amplia penetración del capital monopolista en la base económica de China y la dinamización de las reformas pro-capitalistas en Cuba, no fueron suficientes para desahogar las fuerzas productivas mundiales, contenidas por las fronteras nacionales y las envejecidas y descompuestas relaciones capitalistas de producción y distribución. El imperialismo los necesita, en su conjunto, para convertirlos en semicolonias serviles, en un orden mundial hegemonizado por Estados Unidos.

En este marco, los explotados soportan la carga del desempleo, el subempleo, la miseria y el hambre. No hay otra forma y medio de responder a la descomposición del capitalismo y la barbarie, sino con el programa de la revolución y el internacionalismo proletario. Corresponde a la vanguardia con conciencia de clase, en cada país, trabajar sistemáticamente por la organización de las luchas y la construcción del Partido Mundial de la Revolución Socialista. La campaña del CERCI por el fin de la guerra y por la estrategia del internacionalismo marxista-leninista-trotskista es un arma indispensable para dar los primeros pasos en la unidad y organización revolucionaria del proletariado.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *