Siete meses de guerra en Ucrania: Los peligros de la confrontación generalizada

Declaración del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CERCI)

La respuesta obrera a la guerra de dominación

Es evidente que la crisis económica mundial tiende a profundizarse. Desde la pandemia, las contradicciones del capitalismo en descomposición han ido en aumento. El colapso económico de 2008-2009 no había sido contenida cuando se desató el huracán de la pandemia, dejando más de 6 millones de muertos, interrumpiendo parcialmente el flujo del mercado internacional, desatando una guerra comercial en los laboratorios, impulsando el cierre de fábricas, establecimientos comerciales y servicios, disminuyendo el valor de la mano de obra, aumentando la tasa de desempleo y aumentando la miseria y el hambre en todas partes, incluso en las potencias.

En este marco, el 24 de febrero de este año, Rusia inició la intervención militar en Ucrania, por tanto, hace siete meses. Desde entonces, la guerra que envuelve a Europa se ha convertido en un acontecimiento de gran proyección mundial. Ha habido innumerables guerras en países de Asia, Oriente Medio y África, ya sean guerras de intervención directa del imperialismo o guerras civiles con presencia indirecta de las potencias, que siguieron al final de la Segunda Guerra Mundial. Una de las guerras más importantes en las que participó Estados Unidos fue la de Vietnam en 1975. Cabe destacar la Guerra del Golfo en 1990 y la intervención de Estados Unidos en Irak en 2003. Oriente Medio no ha conocido un periodo de paz desde el fin del Imperio Otomano con la Primera Guerra y la nueva partición del mundo promovida por la Segunda Guerra, en la que se creó el Estado sionista de Israel y se estableció una feroz opresión colonialista sobre el pueblo palestino. La guerra civil en Siria, instigada por el intervencionismo imperialista, ha arruinado al país, que no ha podido levantarse hasta ahora. La reciente retirada de Estados Unidos de Afganistán no sólo se debió al fracaso, sino también a los cálculos militares de concentrar las fuerzas en torno a Rusia y China.

La estabilización tras el reparto del mundo por los acuerdos de Yalta y Potsdam fue provisional. No pasó mucho tiempo antes de que la «Guerra Fría» y la creación de la OTAN pusieran de manifiesto la punta del iceberg de nuevas conflagraciones que modificarían el equilibrio internacional de la posguerra. Fue en este proceso de choque entre el imperialismo y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) cuando, en octubre de 1962, estalló la llamada «Crisis de los Misiles» en torno a la revolución cubana. En ese momento, se cernía el peligro de una conflagración nuclear. Estados Unidos no permitiría que la URSS instalara una base militar en Cuba. El gobierno de Nikita Khrushchev se vio obligado a retirarse. Aunque en una situación muy diferente -la URSS fue liquidada por la contrarrevolución en 1991-, ahora Rusia se encontró cada vez más rodeada por la OTAN, que, como brazo armado de Estados Unidos en Europa, reforzó la escalada militar, sirviendo de instrumento para los intereses económicos de las potencias que se enfrentan a enormes dificultades en las condiciones del capitalismo en descomposición.

El colapso de la URSS reavivó los viejos enfrentamientos entre las nacionalidades, que se habían emancipado de la opresión imperial con la revolución de 1917 y se habían constituido en repúblicas soviéticas. En definitiva, se trata de una victoria del imperialismo contra la lucha proletaria por el avance de la revolución socialista mundial. El desarme ideológico, programático, político y organizativo de la clase obrera se convirtió en un factor decisivo para la consolidación de la estrategia de la «Guerra Fría» y la táctica militar de asedio a Rusia por parte de la OTAN. La ruptura de los lazos económicos e históricos que unían a las repúblicas soviéticas fue decisiva para que Estados Unidos y los aliados europeos pudieran penetrar más libremente en la región europea y asiática antes controlada por la URSS.

La constitución de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) no impidió el debilitamiento de Rusia ante los avances del capital financiero y los monopolios industriales y comerciales. Algunas de las antiguas repúblicas soviéticas se integraron rápidamente en la Unión Europea y, por tanto, en la OTAN. Es el caso de las Repúblicas Bálticas, cuya casta restauracionista inició el proceso de derrumbe de la URSS, y hoy es una servidora del imperialismo. Otra parte fue influenciada directa o indirectamente para ingresar en la OTAN. Y finalmente, una última parte quedó bajo la tutela del Estado a través del CEI. Entre las antiguas repúblicas, Ucrania ocupa uno de los lugares más relevantes frente a los objetivos del imperialismo de debilitar al máximo la capacidad de Rusia de seguir controlando o influyendo en una parte importante de Eurasia, cuyas riquezas naturales son cada vez más sensibles a las necesidades de las potencias. En resumen, este es el resultado de la destrucción de la URSS. Esta destrucción está en la base de la disputa entre el imperialismo y Rusia, sometida al orden mundial del capitalismo en decadencia. Está claro que el imperialismo necesita que Rusia sea sometida y derrotada para poder apoderarse de sus enormes recursos naturales y tener el camino abierto para una mayor subordinación del conjunto de las ex-repúblicas soviéticas.

Tras siete meses de guerra en Ucrania, crece la sombra del peligro de una conflagración que atraviese las fronteras ucranianas y rusas. Con el paso del tiempo, cada vez está más claro que la prolongación de la guerra es muy desfavorable para Rusia, a pesar de la creciente destrucción de la estructura económica de Ucrania y del sufrimiento de la población. Estados Unidos contó con esta variante. Alimentaron al gobierno de Zelensky y a las Fuerzas Armadas ucranianas con recursos, armamento, inteligencia e instrucción para cambiar el equilibrio de poder, que era completamente desfavorable para Ucrania. Si la capital, Kiev, no podía ser controlada por las tropas rusas, había que garantizar la victoria militar en la región del Donbass. Por esta vía, se podría llegar a un acuerdo sobre el cese de las hostilidades. De hecho, Donetsk y Luhansk, en el este; y Kherson y Zaporizhia, en el sur, han pasado a estar bajo control ruso, que cuenta con el movimiento separatista. Ante la posibilidad de consolidar las posiciones rusas en esta región, Estados Unidos suministró a las Fuerzas Armadas ucranianas armas de gran capacidad destructiva. Esto permitió una contraofensiva en la región de Donbass. La retirada de las tropas rusas en Karkiv permitió a los ucranianos avanzar hacia Luhansk, según la prensa occidental.

La conclusión de los analistas proimperialistas es que ha llegado el momento de atender la petición de Zelensky a Biden y a los gobiernos europeos de enviar armamento aún más avanzado. Si se ponen a disposición de los militares ucranianos baterías de misiles Patriot, tanques Leopard 2, cazas F16, etc., es posible que Putin se encuentre con un acuerdo más cercano a la derrota que a la victoria. Todo indica que, de hecho, la reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai del 16 de septiembre, que reunió a China, India y Rusia, no cumplió las expectativas de Putin de obtener un apoyo más abierto, frente a la presión norteamericana. Sin duda, existe el temor por parte de China de que una nueva escalada de la guerra en Ucrania aumente los desequilibrios mundiales y lleve a Estados Unidos a acelerar el curso de una guerra dirigida por la intervención de la OTAN.

Dos medidas anunciadas por Putin -la convocatoria de 300.000 reservistas y la anticipación del referéndum que supone la incorporación de las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk a Rusia- indican que la guerra puede durar mucho tiempo y ser más destructiva. La amenaza de utilizar armas nucleares para la defensa de Rusia contra la ofensiva de Occidente ha resonado en todas partes. Biden lo utilizó hipócritamente en su discurso en la ONU. Pero la amenaza de Rusia no es nueva. El contexto del recrudecimiento de la resistencia ucraniana, del aumento del apoyo armamentístico a Zelensky y del desgaste de la capacidad rusa en la guerra convencional hace ciertamente más consistente la amenaza.

Es evidente que la prolongación de la guerra sirve sobre todo a Estados Unidos, que quiere una Rusia debilitada y vulnerable a la penetración de su capital en toda la región que antes controlaba la URSS. También está en el horizonte el enfrentamiento con China, cuyo reciente conflicto desatado por la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Diputados de EE.UU., a Taiwán, que supuso una escalada militar y lo tiene todo para adquirir mayores proporciones, aunque Biden diga que no quiere una nueva «Guerra Fría». Por otra parte, la prolongación de la guerra potencia la crisis y la lucha de clases en Europa.

No debemos perder de vista la marcha de la crisis económica y la lucha de clases, que en última instancia determinan las tendencias de la guerra comercial y la guerra. Las masas europeas sufren el aumento de la inflación, la devaluación de los salarios y la falta de recursos para superar los rigores del invierno. Sienten en carne propia las consecuencias de una guerra que no es la suya. En Bélgica, Austria, Inglaterra, Escocia, Alemania, Francia, la República Checa, Grecia y España se desatan movimientos de huelga y manifestaciones contra el coste de la vida y las malas condiciones de trabajo. Empiezan a levantarse banderas contra la guerra y el nefasto papel de la OTAN. En una manifestación en la República Checa se levantó la bandera «Esta guerra no es nuestra». En Francia, los manifestantes pidieron la «salida de la OTAN». Esta es la manera de poner fin a la guerra bárbara y evitar una catástrofe aún mayor.

La clase obrera, por tanto, comienza a valerse por sí misma con sus propios métodos de lucha, arrastrando a capas de la clase media. Muestra cuál es el camino para enfrentar la crisis y la descomposición capitalista. Pone a la orden del día la importancia de resolver la crisis de dirección, construyendo partidos revolucionarios que guíen estas luchas, hacia el derrocamiento de los gobiernos burgueses, ya sean de derecha, conservadores, socialdemócratas, de centro izquierda, o como se les llame. Sólo la clase obrera, organizada, armada con su propio programa y en lucha, puede derrotar y romper la estrategia y la política de guerra del imperialismo, así como liberar a Ucrania de la opresión nacional y conquistar su autodeterminación real y devolver a Rusia al camino de las conquistas revolucionarias que construyeron la URSS y de las transformaciones socialistas.

Las banderas del Comité de Enlace para la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CERQUI) -fin de la guerra, desmantelamiento de las bases militares de la OTAN y de Estados Unidos, derogación de las sanciones económicas a Rusia; autodeterminación, integridad territorial y retirada de las tropas rusas de Ucrania- han demostrado ser correctas y necesarias para unir a la clase obrera por el fin del capitalismo y por el socialismo.

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *