Brutal ofensiva contra los jubilados

Aunque el anuncio de Sergio Massa (Ministro de Economía) y Fernanda Raverta (titular de ANSES) estuvo curiosamente precedido de algarabía y casi mostrando un clima festivo, la realidad muestra exactamente lo contrario: se consumó el ataque brutal en los haberes jubilatorios, mostrando la política fondomonetarista del Gobierno del Frente de Todos.

Durante el circo electoral del 2019, Alberto Fernández había prometido que desarmaría las Leliq para “recomponer los salarios y las jubilaciones”. En ese momento, mostraba la cruda realidad del Gobierno de Macri que había significado un ajuste brutal de casi el 20% en los haberes jubilatorios.

Sin embargo, lejos de recomponer la situación, todo empeoró. Para observar la dimensión de la política criminal actual y la continuidad evidente con la política macrista basta ver que las jubilaciones, con el último “aumento” anunciado esta semana de 15.62% en diciembre, se ajustaron un 72.5% en todo el año. Claro está que la inflación estará por encima del 100%. Un tremendo golpe a los bolsillos de los jubilados.

A pesar de los bonos anunciados y los ya otorgados, éstos no se incorporan al básico, lo que constituye una consumación del ajuste. Con todo, a fin de año las jubilaciones estarán en los $60.000, es decir la gran mayoría de los jubilados argentinos perderá su status de “pobre”, pero para entrar en el de “indigente”.

Estas son las consecuencias prácticas del ajuste consumado por el Frente de Todos y la misión que vino a cumplir Sergio Massa. Esta es la política que el FMI le exige cumplir a rajatabla a la Argentina. Curiosamente el propio Alberto Fernández y Cristina Kirchner advertían en campaña electoral que no harían un ajuste para pagarle a la voracidad imperialista.

Debemos extraer las conclusiones políticas que se desprenden. Por un lado, el circo electoral trae aparejadas múltiples promesas que terminan siendo olvidadas al día siguiente de las elecciones; por otro lado, la política entregadora y cobarde del Frente de Todos nos condena a un notable deterioro de nuestras condiciones de vida.

Para barrer la inmundicia capitalista, para derrotar la política de ajuste en los salarios y las jubilaciones, para luchar consecuentemente contra el imperialismo, es necesario superar toda ilusión en el nacionalismo burgués. Es imprescindible organizar a todos los oprimidos, bajo el programa y los métodos históricos de la clase obrera. Es necesario, en otras palabras, luchar bajo la estrategia de la revolución y la dictadura proletarias.

(nota de MASAS nº425)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *