(Ecuador) LAS MASAS EN LUCHA MARCAN LA VIA PARA DERRUMBAR EL GOBIERNO ANTINACIONAL, ANTIPOPULAR Y ENTREGUISTA DE LENIN MORENO

EL PROLETARIO DEBE AVANZAR EN SU INDEPENDENCIA POLÍTICA CONSTRUYENDO EL PARTIDO OBRERO Y REVOLUCIONARIO

 

Ecuador vive momentos convulsivos. En este día 8 de octubre, tuvo lugar una movilización nacional gigantesca y masiva contra el gobierno pro-imperialista de Lenin Moreno. Compuesto por decenas de miles de indígenas, estudiantes, jóvenes oprimidos, obreros, el movimiento llegó a la capital, Quito. Rompió el cerco militar de la Asamblea Nacional, tomando por asalto el exterior del edificio. La policía y las tropas del ejército ecuatoriano han retomado el control del edificio, lanzando una brutal represión. Los enfrentamientos continúan. Las masas están decididas a no abandonar la lucha. La ciudad se ha convertido en un campo de batalla.

 

Esta es la imagen viva de la situación política actual en el país. Por un lado, millones de explotados y oprimidos en todo el país que ocupan las ciudades, se apoderan de los cuarteles policiales y, en diversos momentos, toman rehenes entre las propias tropas. Por otro lado, hay un gobierno que no está dispuesto a ceder, y que depende directamente de los militares para aplastar el levantamiento popular. Ecuador está bajo un “estado de excepción”. Aunque Moreno militarizó ciudades e instituciones, las masas, en diversos momentos, obligaron a las fuerzas represivas a retirarse. Es por eso que Moreno decidió transferir la sede administrativa del gobierno de Quito a Guayaquil.

 

Se ha abierto una crisis pre-revolucionaria: las masas chocan con el aparato del estado burgués, mientras que este no puede gobernar con métodos democráticos burgueses. Es posible que pueda abortar la crisis combinando la represión violenta con negociaciones que desvíen a las masas a una salida institucional. Este tipo de experiencia ha sucedido en rebeliones anteriores. La conclusión, sin embargo, es que Moreno solo puede continuar gobernando si mantiene el apoyo de las Fuerzas Armadas, y si las masas en lucha, sin su dirección revolucionaria, retroceden y son arrastradas al campo de las salidas burguesas.

 

Lo que es seguro es que cualquier solución política que ensaye la burguesía pronto se encontrará con las profundas y violentas contradicciones impuestas por el imperialismo. No sorprende que las protestas y huelgas respondieran al anuncio del gobierno de que comenzaría a implementar inmediatamente un plan acordado con el FMI. Es un paquete de privatización y recortes presupuestarios, así como una contra-reforma laboral.

 

Según Moreno, el gobierno tiene la intención de ahorrar 14 mil millones de dolares cada año a cambio de un “préstamo” de $ 4 mil millones de dólares. Solamente con la “reestructuración completa” de la economía y el estado, dijo, se resolvería la grave “situación fiscal” del país. Resulta que, siendo elegido en mayo de 2017, como candidato a la Alianza PAIS, partido del ex presidente Rafael Correa, Lenin Moreno pronto asumió el programa del gobierno de la oposición de derecha derrotada.

 

El primer paso fue entregar el Ministerio de Economía al ex presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, Richard Martínez. El segundo fue saldar las deudas de las corporaciones más grandes del país con los bancos estatales y privados (el 4% del PIB), así como liberarlos del pago de varios impuestos. El tercero fue reducir el gasto público y las inversiones en educación, salud y cultura. Esto se complementó con la reducción de carteras y ministerios de 40 a 20, despidiendo a miles de empleados públicos.

 

En agosto, anunció un plan para privatizar empresas estratégicas estatales de 30 mil millones de dólares. El 2 de septiembre, eliminó los subsidios al combustible, avanzando en la liberalización y en los ajustes mensuales de sus precios internos. Inmediatamente, el país experimentó un aumento del 120% en los combustibles, elevando los precios de todos los productos básicos y servicios esenciales. El 7 de octubre, eliminó los derechos de aduana sobre las importaciones de maquinaria, equipos tecnológicos (teléfonos móviles, computadoras, etc.) y materias primas (plásticos, vidrio, etc.), tanto agrícolas como industriales.

 

Complementando estas medidas está el “paquete de reforma laboral”: subcontratación, facilidades para que los empleadores despidan trabajadores en caso de baja por enfermedad y baja por maternidad, reducción de salarios intermitentes hasta en un 20%, destrucción de los derechos de los empleados públicos (reducción de vacaciones de 30 a 15 días), y especialmente la reforma previsional. Además, se eliminan los aportes y se reduce a la mitad el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) para las materias primas, insumos y bienes de capital. Además de líneas de crédito (estatales y privadas), subsidiadas para la construcción de plantas hidroeléctricas y para la estructura de la agroindustria (riego, semillas certificadas, fertilizantes, etc.).

 

Como resultado, es un ataque total contra la economía nacional y la mayoría oprimida que agravará aún más las contradicciones del país semicolonial. La libre importación de capital y bienes de alto valor agregado reforzará el atraso del país, particularmente impulsando la producción agroindustrial y los bienes de bajo valor agregado. Sobre esta base aumentará las ganancias de los exportadores y empobrecerá a las masas. Por lo tanto, el previsto “ahorro” de US$14 mil millones estará destinada a pagar la deuda con el FMI y servir al parasitismo financiero.

 

Esto explica claramente las razones detrás del poderoso levantamiento popular, que comenzó el 2 de octubre. El quid de la convulsiva situación del país es que millones de explotados y oprimidos, que se unen en defensa de sus vidas, chocan con medidas proimperialistas, con el gobierno antinacional y la burguesía servil. El levantamiento de los explotados crea condiciones para dar saltos organizacionales y avanzar en la constitución de un movimiento masivo antiimperialista y anticapitalista. De este modo, se pone de manifiesto cuán grave es para las masas la ausencia de su vanguardia organizada en un partido marxista-leninista-trotskista. Esto evita que el proletariado, los campesinos y los pueblos indígenas se ganen la independencia de la burguesía y sus partidos al hacerse cargo del programa de la revolución y la dictadura proletarias.

 

La vanguardia debe asumir la tarea de superar la crisis de dirección en sus propias manos, aprovechando el momento en que la burguesía es incapaz de gobernar, cuando las masas comienzan a intervenir en la situación con sus propios métodos de lucha y en la que está colocado el levantamiento de la nación oprimida contra el imperialismo y sus servidores nacionales.

 

En Brasil, los explotados también se enfrentan a ataques similares. Lo mismo pasa en Argentina, México y en toda América Latina. Las burguesías nacionales siguen las pautas del imperialismo en todas partes. Los reformistas, que dicen defender la soberanía nacional, se muestran impotentes. La clase obrera en todas partes busca instintivamente el camino de la revolución, que es el de su liberación y la liberación de la nación oprimida del dominio imperialista. Este camino lleva a la lucha por un gobierno obrero y campesino.

 

¡Obreros de toda América Latina, todo el apoyo para el levantamiento masivo en Ecuador! ¡Su victoria será nuestra victoria! ¡Luchemos en nuestros países bajo la bandera de la revolución y el gobierno obrero y campesino!

 

¡DERROCAR LAS MEDIDAS ANTINACIONALES Y ANTIPOPULARES! ¡PONER EN PIE EL FRENTE ÚNICO ANTI-IMPERIALISTA! ¡QUE LA CLASE OBRERA Y LOS DEMAS OPRIMIDOS DECIDAN SOBRE EL DESTINO DEL PAÍS! ¡FUERA DEL IMPERIALISMO DE ECUADOR! ES URGENTE RESOLVER LA TAREA HISTÓRICA DE CONSTRUIR EL PARTIDO MARXISTA-LENINISTA-TROTSKISTA Y AVANZAR EN LA RECONSTRUCCIÓN DE SU DIRECCIÓN MUNDIAL: ¡LA IV INTERNACIONAL!

 

Partido Obrero Revolucionario

08-10-2019

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *