La lucha de los trabajadores de la educación de Salta

En un contexto de retorno a las clases presenciales y habiendo tenido el sistema sanitario de la provincia de Salta colapsado, se desarrolló el conflicto docente más importante de los últimos diez años. Una huelga por tiempo indeterminado que concluyó después de casi seis semanas.

El conflicto comienza con el reclamo de aumento salarial, regularización del personal no docente de las escuelas, el fin de la precarización docente y una extensión de los insuficientes recursos para la copa de leche de los alumnos. El salario de un docente que recién se inicia rondaba los $28.370.

En el mes de julio, el gobernador Gustavo Sáenz, convocó a paritaria con una mesa intergremial y anunció el adelanto de la cuota que correspondía a septiembre en la paritaria acordada en febrero que rondaba el 36%. La inflación proyectada para el año supera el 50%.

La mesa intergremial estaba integrada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Asociación Docente Provincial (ADP), la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), la Unión Docentes Argentinos (UDA), la Asociación de Magisterio de Educación Técnica (AMET), la Central de Trabajadores Argentina (CTA) y el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP).

El movimiento de autoconvocados hace escalar el conflicto por medio de paros progresivos de 24, 48 y 72hs hasta concluir en un paro por tiempo indeterminado. Después de rechazar varias propuestas por porcentajes se hace una contrapropuesta por un salario igual a la canasta familiar revelando un salto de conciencia. Se produjeron piquetes y acampes en diversos lugares de la provincia y la policía provincial intentó desbloquear la circulación por la fuerza con el uso de gas pimienta y golpes.

Es en el momento más álgido de la lucha que la burocracia de SiTEPSa acepta unilateralmente la propuesta de levantar el paro a cambio de:

1- Un incremento del 5% abonado con los haberes de septiembre del 2021.

2- Que se establezca el salario inicial mínimo docente en $48000 para septiembre, $49000 en octubre y $50000 en noviembre.

En el comunicado de convocatoria a Asamblea de Docentes Autoconvocados para el 2 de septiembre decían: “Lo que se presenta como un aumento del 5% vale solo para el ítem 449 e implica apenas entre 250 a 500 pesos, mientras que la elevación del sueldo inicial a 50 mil pesos es hasta diciembre, en negro y está 17 mil pesos por debajo de la canasta básica, es decir la línea de pobreza. Lo peor es que acepta el plan de recuperación del gobierno que es ilegal y violatorio del derecho a huelga, y que se restringe sólo para los sueldos de agosto y para quienes vuelvan a clases este mismo viernes”.

Así la burocracia entrega la lucha a las apuradas para liquidar el conflicto y crear una apariencia de conciliación después de las elecciones provinciales con un 12% de votos en blanco, señal de que aumentan las desilusiones democráticas.

 

(Nota de MASAS nº401)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *