Aceiteros conquista un salario básico inicial de $153.000 a partir del 2022

En los últimos años se ha hecho costumbre que la Federación Aceitera actúe como referencia para el conjunto del movimiento obrero en varios aspectos. Uno de ellos, y por el cual fue noticia esta última semana, ha sido la discusión paritaria de cara al 2022.

De esta manera, a partir de enero de 2022 el salario básico inicial será de $140.000 más una suma no remunerativa de $13.000, es decir el salario mínimo del trabajador de menor categoría será de $153.000, lo que representa ni más ni menos que el costo de la canasta familiar. La suma adicional de $13.000 se incorporará al básico a partir del mes de abril. Además, contarán con un pago extraordinario de $104.214.

Según la propia discusión paritaria, habrá una revisión del acuerdo a partir de agosto, eso siempre y cuando la inflación no se dispare antes, lo que obligaría a sentarse a discutir más tempranamente, como ya ha ocurrido los últimos años.

Los medios acólitos de las patronales siguieron esta paritaria con suma atención. Destacaron que cerraron “sin mayores conflictos”, pero también observaron que esta paritaria es de casi el 40% hasta agosto del 2022, mientras que la inflación proyectada para todo el año que viene, por el fondomonetarista Ministro de Economía Martín Guzmán, será del 33%. Sin duda enciende las señales de alarma de un sector no menor del Gobierno Nacional.

El inocultable apoyo de la Federación Aceitera al Gobierno de Alberto Fernández no está exento de contradicciones. Por un lado, acuerda con la política general del Gobierno Nacional, incluso asistiendo a sus movilizaciones y actos, y por otro lado, choca inevitablemente a la hora de confiar en las metas inflacionarias del propio Gobierno. Aunque parezca paradójico, esta es una cuestión altamente positiva sobre la que los revolucionarios debemos intervenir.

En su comunicado hacen referencia a la huelga de 25 días de mayo del 2015 y la de 21 días de diciembre del 2020, en plena pandemia, dando una enorme lección sobre cómo conquistar las reivindicaciones de las masas. El mismo comunicado habla abiertamente de “democracia sindical”, “unidad de acción”, “huelga” y “solidaridad con conciencia de clase”, términos prácticamente ausentes en la totalidad de los sindicatos.

Los Aceiteros han actuado nuevamente como referentes para el conjunto de los trabajadores y esto es lo que más debemos destacar. Sus conclusiones políticas y sus métodos vuelan mucho más alto que sus afinidades políticas, lo que configura un desafío para incorporarlos consecuentemente a la lucha contra todas y cada una de las políticas fondomonetarista del Gobierno. La suerte de ese proceso de maduración política está atada a la resolución de la crisis de dirección política: es decir, al fortalecimiento del POR como dirección política de la clase obrera.

(nota de MASAS nº407)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *