Peligrosa escalada militar en torno a Ucrania

Los Estados Unidos de América (EE.UU.) están comandando la escalada militar en Europa. Y esto no es de ahora, cuando Rusia despliega miles de soldados y un complejo militar en la frontera con Ucrania. Desde hace tiempo, el imperialismo estadounidense, por medio de la OTAN o directamente, promueve la militarización de Europa del Este y de las antiguas repúblicas soviéticas, que anteriormente fueron parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Es visible que Polonia se ha convertido en un puesto de avanzada de Estados Unidos en Europa, acogiendo sus tropas y las de la OTAN. Es evidente que el sistema de defensa antimisiles de la OTAN en Rumanía es también un puesto de avanzada, dirigido a Rusia.

La autorización de Biden para enviar ocho mil hombres a la región es sólo una pequeña muestra de la gigantesca escalada militar preexistente. Esta escalada tomó forma justo después de la ruptura de las antiguas repúblicas populares de Europa del Este con el bloque soviético, liderado por Polonia, y tras el colapso de la URSS. Años después, la «Cumbre de la Alianza Atlántica» decidió que la OTAN debía militarizar las antiguas repúblicas soviéticas del Báltico (Lituania, Letonia y Estonia). Ucrania acabó arrastrada por esta escalada. La crisis de 2013-2014 estalló precisamente por el desacuerdo sobre el ingreso del país en la Unión Europea, y de ahí a la pertenencia a la OTAN. La guerra civil y la posesión de Crimea por parte de Rusia desmembraron el territorio ucraniano. Estados Unidos y la OTAN alentaron a la oligarquía y a la burocracia gubernamental a reforzar el cerco sobre Rusia. El siguiente paso sería incluir a Georgia. Estratégicamente, el imperialismo estadounidense propagandea que Rusia amenaza su seguridad y la de Europa.

Con el colapso de la URSS, se abrió el camino para la militarización, empezando por Europa del Este, bajo las directrices de Estados Unidos y la operatividad de la OTAN. Putin y sus generales exigen que Estados Unidos retire sus fuerzas militares de Europa del Este, en cumplimiento del acuerdo de 1997 para reducir su poder militar. Esto significaría desactivar la escalada militar y, por tanto, hacer retroceder el asedio a Rusia. Este objetivo no puede alcanzarse de forma pacífica. El capitalismo ha entrado en una fase aguda de desintegración en la posguerra. Sus tendencias bélicas están siendo determinadas por esta condición objetiva

Ucrania está en manos de los acreedores internacionales y de la «ayuda» militar de Estados Unidos y sus aliados europeos. Las sanciones económicas rusas, y la continuación de la guerra civil en Donbass, la región oriental de Ucrania, han tenido poco efecto para disuadir a su gobierno pro-UE de acercarse a la OTAN, y servir a la escalada militar del imperialismo.

El gobierno ruso ya había cedido demasiado terreno ante el avance del cerco norteamericano. El colapso de la URSS, las presiones de las fuerzas centrífugas, que fueron la causa de la ruptura de gran parte de las repúblicas soviéticas, las guerras civiles que estallaron en la región y el debilitamiento económico de Rusia durante un largo período permitieron al imperialismo avanzar en Europa del Este y en parte de Asia, que estaban bajo la influencia de Moscú. Recientemente, Rusia tuvo que intervenir en la crisis de Kazajistán. La tendencia es que se intensifiquen los conflictos internos en las antiguas repúblicas soviéticas que quedaron bajo la tutela de Rusia, en forma de «Comunidad de Estados Independientes» (CEI).

El antiguo Gran Imperio Ruso fue destruido por la revolución proletaria de octubre de 1917. La oleada revolucionaria que recorrió las distintas nacionalidades -entre ellas tuvo gran importancia la liberación de Ucrania- permitió la creación de las repúblicas socialistas soviéticas. Puso en práctica el principio de autodeterminación de los pueblos oprimidos. El cumplimiento de esta tarea democrática, bajo la revolución y la dictadura proletarias, permitió la unión federativa en forma de la URSS. Se produjo un movimiento inverso con el proceso de burocratización, centralización autoritaria y el fin de la URSS. Las antiguas repúblicas soviéticas se sometieron a los dictados del imperialismo, impuestos por EEUU, o permanecieron bajo los dictados de la burocracia restauradora rusa. La crisis en la que está sumida Ucrania refleja su retroceso como república soviética independiente. Refleja el golpe mortal asestado por la propia burocracia gobernante y por los oligarcas capitalistas a la URSS en 1991.

Corroída desde dentro por el proceso de restauración, condicionada por el mercado capitalista, rodeada por la fracción imperialista vencedora de la Segunda Guerra Mundial, y debilitada por las innumerables derrotas del proletariado mundial, la URSS se derrumbó, dejando un campo abierto a la escalada militar de los EE.UU. y al cerco de Rusia, por medio de las antiguas repúblicas populares de Europa del Este y partes de las propias ex repúblicas soviéticas.

El proletariado y los demás explotados, directamente implicados en esta escalada bélica, tardan en unirse bajo las banderas democráticas y socialistas. Los ucranianos, los rusos, los polacos, los rumanos, etc. no pueden dejarse llevar por una guerra, que recaerá sobre las masas y los pueblos más débiles. Las banderas de expulsión de EEUU y la OTAN están puestas en todas las repúblicas que se han convertido en parias y rehenes de la Unidad Europea imperialista.

Autodeterminación real para las naciones oprimidas. Derrocamiento de la burocracia restauracionista en Rusia y en todas las antiguas repúblicas soviéticas. Recuperación de las conquistas de la revolución de octubre. Para luchar por este programa, es necesario que la vanguardia con conciencia de clase impulse la construcción de los partidos marxista-leninistas-trotskistas, y la reconstrucción del Partido Mundial de la Revolución Socialista.

El Comité de Enlace para la Reconstrucción de la Cuarta Internacional ha publicado dos declaraciones programáticas. Corresponde a todas las secciones guiarse por su línea internacionalista y cumplir con la tarea de difundirlas entre los explotados y sus organizaciones.

 

(POR Brasil – MASSAS nº567)

En portugués: http://www.pormassas.org/2022/02/07/perigosa-escalada-militar-em-torno-a-ucrania/

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *