Balance de las elecciones del SUTEBA

El pasado 11 de Mayo se llevaron adelante las elecciones del sindicato que en algún momento llegó a ser de los más grandes de América Latina, el SUTEBA. Este balance está muy lejos de intentar maquillar la derrota de la “Multicolor”, y con ella la pérdida de muchas seccionales, entre ellas una de las más relevantes en el ámbito de lo político-sindical, como lo es La Matanza.

Para empezar el balance hay que remarcar un hecho histórico que acontece en el SUTEBA. Y éste es el gran vaciamiento del cual es víctima: vaciamiento de afiliados. El número de afiliados disminuye año tras año sin que a nadie pareciera importarle o siquiera notarlo. Obviamente este vaciamiento es consecuencia del hartazgo de los afiliados que por “bronca” o desgano decide irse del sindicato por estar en contra o en desacuerdo con las políticas de la conducción Celeste, o por considerar que es innecesario aportar económicamente a una entidad que no los “representa” o que no está cuando la necesitan. Está de más aclarar que estas ideas son políticamente incorrectas y que este no es el camino. Es urgente recuperar los sindicatos de manos de la burocracia, y reconstruirlos desde abajo, con campañas de afiliación masiva en la perspectiva de un sindicato único de todos los trabajadores de la educación, recuperar los cuerpos de delegados, las asambleas, es decir, la democracia sindical.

Este vaciamiento solo beneficia a la misma conducción, que gracias a la mínima cantidad de afiliados por seccional, solo le basta contar con 500 votos para ganar General Pueyrredón, por ejemplo. Para ser más claros, en la seccional Gral. Pueyrredón hay alrededor de 16 mil docentes, de los cuales solo están afiliados 2.100, de los cuales fueron a votar poco más de 800 personas, con los que la burocracia celeste solo necesitó de 523 votos para ganar las elecciones.

Si comparamos estas elecciones con las anteriores (2017) la diferencia de votantes es clara: En 2017 votaron 1405 docentes, en 2022 votaron 831. Es decir 574 docentes menos en una ciudad donde el padrón solo representa al 13% de la totalidad de los docentes. Muy pobre la representatividad.

Con respecto a la pérdida de las seccionales que en otros tiempos se habían recuperado creemos que es importante realizar un profundo balance autocrítico, que no puede limitarse a señalar el fraude de la burocracia, del cual no tenemos dudas de que existe, y que solo puede ser contrarrestado con la organización y politización de las bases docentes. Es evidente que el programa de sacar a la Celeste no basta, que si bien es el punto de partida, cuando hay experiencias de conducciones antiburocráticas hay que discutir todo: el funcionamiento de la directiva, en qué se gasta la plata, el funcionamiento de las secretarías, etc.

En definitiva no podemos solo quedarnos con que la burocracia hizo lo que sabíamos que iba a hacer. O solo en denunciar los métodos burocráticos propios de la Celeste como los son la manipulación y ocultamiento de los padrones, la flota de taxis y remises a su propia disposición, o así mismo el manejo de un gran número de jubilados que son usados a cambio de promesas de viajes y estadías en lugares recreativos propios del sindicato (Dato no menor es que en los últimos balances de cuentas el Sindicato recaude más por viajes y turismo que por el propio ingreso de aportantes).

Basta de sindicatos que sean parte de los gobiernos de turno, garantes de gobernabilidad. El SUTEBA es una herramienta de los trabajadores. Debemos recuperarlo, y para ello necesitamos una campaña masiva de afiliación y pelear por un sindicato único de los trabajadores de la educación. La única manera de borrar a la burocracia es de forma activa, afiliarse, organizar los cuerpos de delegados, las asambleas, poner en pie una verdadera democracia sindical y preparar la lucha en defensa de la educación, de nuestro salario y de nuestras condiciones de trabajo.

 

(del Boletín de la Púrpura – mayo 2022)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *