Estados Unidos, una amenaza para la humanidad

DECLARACIÓN DEL CERCI – 3 de agosto de 2022

La imponente presencia de Nancy Pelosi, un acto arrogante y abiertamente provocador, indica los peligros de una guerra del imperialismo estadounidense con China.

Es esencial que las organizaciones obreras y demás trabajadores condenen la violación de la soberanía de China y luchen contra la ofensiva militarista de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN.

Una secuencia de acontecimientos recientes advierte de los peligros de que la guerra en Ucrania sobrepase sus límites y precipite el desarrollo de enfrentamientos que podrían poner a la humanidad al borde de una Tercera Guerra Mundial. No se trata de alarmismo, sino de indicios derivados de la política estadounidense de confrontación con Rusia y China.

Son: 1) la cumbre de la OTAN en Madrid; 2) la reunión de Biden con la monarquía saudí para reforzar los lazos militares; 3) la reunión de Rusia y Turquía con Irán para abordar el agravamiento de la guerra en Ucrania. Entre los tres hechos, es la Cumbre de Madrid la que estableció nuevas condiciones para ampliar el cerco militar a Rusia y China. En seguida, Biden autorizó a la CIA a asesinar a Abi Mohamed Ayman al Zawahiri, máximo dirigente de Al Qaeda, violando el territorio de Afganistán.

La imperativa «visita» de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, del Partido Demócrata, ajena a la desaprobación del gobierno de China, representó un acto de arrogancia del imperialismo estadounidense y la disposición de ir a la guerra, si las autoridades chinas impedían su presencia por la fuerza. A Xi Jinping no le quedó más remedio que hacer promesas de endurecimiento con Estados Unidos y manifestaciones militares en torno a Taiwán.

La reunión de Pelosi con la presidenta Tsai Ing-wen, del Partido Democrático Progresista de Taiwán (PPD), sirvió al imperialismo para subrayar su voluntad de garantizar la separación de la isla de China, que, de llevarse a cabo, rompería el acuerdo de reconocimiento de que la isla forma parte del territorio chino, sancionado por la ONU en 1971. Hasta entonces, Taiwán se consideraba un estado independiente.

La Revolución de 1949 asestó un golpe mortal a la dominación imperialista de China. Estados Unidos, como gran vencedor de la Segunda Guerra Mundial, se encontró ante otra importante ruptura del eslabón de la cadena internacional de dominación de las potencias sobre la mayoría de los países semicoloniales y a favor del proceso de transición del capitalismo al socialismo, iniciado con la Revolución Rusa y la construcción de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

La reacción proimperialista, encarnada por el Partido Kuomintang y derrotada por la alianza obrero-campesina, bajo la dirección del Partido Comunista, se refugió en Taiwán, obteniendo la protección de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, en un momento en que Estados Unidos ya ejercía su hegemonía internacional. La separación de Taiwán de China, cuatro años después de los acuerdos de Yalta y Potsdam en 1945, acabó formando parte del nuevo reparto del mundo. Es imperativo reconocer que la actual iniciativa estadounidense de utilizar a Taiwán en su guerra comercial con China refleja precisamente el agotamiento de la partición originada en la Segunda Guerra. Lo mismo ocurre con el cerco de la OTAN a Rusia y la consiguiente guerra en Ucrania. Los acontecimientos anteriores ayudan a comprender mejor los motivos de Estados Unidos para preparar una guerra contra China.

El imperialismo pasó de sostener a Taiwán como una República separada de China en las condiciones en que se crearon los medios para el inicio de un proceso de restauración capitalista, con la apertura del territorio chino a la penetración del capital financiero y monopolista. Las reformas pro-capitalistas de Deng Xiao Ping en la década de 1970 permitieron a Estados Unidos reconocer, aunque formalmente, el ascenso de China sobre Taiwán. La penetración del capital multinacional en la estructura económica del país y el impulso al proceso de privatizaciones en el campo dieron la certeza de que Taiwán seguiría siendo un instrumento de los intereses del imperialismo y, en particular, de Estados Unidos.

De hecho, la isla del Estrecho de Formosa ha sido completamente moldeada por las relaciones de producción capitalistas y subordinada estratégicamente al imperialismo estadounidense en Asia. Sobre esta base, Nancy Pelosi y la presidenta Tsai Ing-wen pudieron hacer un espectáculo de impugnación de la soberanía de China. Se dice que la «Ley de Relaciones con Taiwán», aprobada por el Congreso de EE.UU. en 1979, se redactó de forma que el gobierno chino no pudiera utilizarla en favor del principio constitucional de «Un país, dos sistemas», aplicado a Hong Kong y Macao, que evidentemente valdría para Taiwán.

Poco importa a Estados Unidos que, ocho años antes, la ONU haya reconocido a Taiwán como parte del territorio chino. Los acuerdos internacionales se desmoronan bajo las condiciones de la escalada de la guerra comercial y la potenciación de las tendencias bélicas encarnadas por el imperialismo.

El declive de Estados Unidos choca con la expansión económica, comercial y tecnológica con China. Taiwán ha alcanzado una proporción estratégica para el puñado de potencias que saquean el mundo desde el momento en que la revolución social, antiimperialista y anticapitalista triunfó en China. La Guerra Fría fue diseñada a largo plazo para recuperar el terreno capitalista perdido por las revoluciones.

Taiwán fue un punto de apoyo para Estados Unidos en Asia, destinado durante un tiempo a frenar el avance de la revolución mundial, y siguió siéndolo incluso después de que el proceso de restauración capitalista se afianzara y avanzara en China. El colapso de la URSS, anticipado por el retorno de Europa del Este a la órbita del imperialismo europeo y estadounidense, abrió a su vez el camino para que Estados Unidos llevara a cabo una ofensiva contra Rusia, con el objetivo de reducir su capacidad de controlar las inmensas riquezas naturales y mantener a las antiguas repúblicas soviéticas bajo su influencia. Existe una clara relación entre la provocadora «visita» de Pelosi a Taiwán, las medidas de refuerzo militar en la región Indo-Pacífica, la guerra en Ucrania y el acercamiento de Biden a la monarquía saudí en Oriente Medio.

Hay críticos entre los portavoces y representantes de la burguesía estadounidense. Piensan que fue un error por parte del Congreso de EE.UU. y la falta de compromiso de Biden disuadir a Pelosi del viaje a Taiwán, no tanto por el riesgo de que China pueda enfrentarse al poder estadounidense, sino principalmente por animar a Xi Jinping a acercarse aún más a una alianza con Rusia. La tarea consistiría en seguir armando a Taiwán, dándole mayor capacidad para un enfrentamiento con China. Sería otra carne de cañón, como lo está siendo Ucrania. La construcción de submarinos atómicos por parte de Australia está en marcha, impulsada por el acuerdo Alkus, que fue elaborado por Estados Unidos y Gran Bretaña.

Por todas estas razones económicas y el curso del expansionismo militar de la OTAN, las fuerzas estadounidenses y el rearme de Japón, se observa una confluencia de acontecimientos, con la guerra de Ucrania como centro irradiador, que constituyen un marco prebélico. Hubo muchas conflagraciones militares después de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra de Corea, pero el espectro de una Tercera Guerra Mundial no se había planteado en el horizonte.

Es en este marco donde se manifiestan la gravedad y la tragedia de la crisis de la dirección mundial del proletariado. Fuerza y capacidad social para que la clase obrera y los demás explotados se levanten contra el imperialismo, los estados y gobiernos que promueven las guerras de dominación, la destrucción masiva de las fuerzas productivas y el agravamiento de la barbarie social, no falta. Los explotados han sido adormecidos por las traiciones de sus dirigentes, especialmente antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

La espina dorsal del desarme ideológico, político y organizativo de la clase obrera internacional es el estalinismo, responsable de la degeneración de la democracia y de la dictadura del proletariado, y del hundimiento de la URSS. La socialdemocracia y todo tipo de reformismo pequeñoburgués han servido de auxiliares al revisionismo estalinista del internacionalismo marxista.

Cuando la URSS fue liquidada, el imperialismo y sus lacayos celebraron el «fin del comunismo» o del «socialismo real». Estados Unidos dijo que ya no era necesaria la «Guerra Fría» y que estaba naciendo un «nuevo orden mundial de paz». No tardó en derrumbarse este escombro de falsificación histórica. La OTAN no sólo se mantuvo, sino que se amplió y reforzó. Ahora somos testigos de que ninguna de las reconquistas de la burguesía arrebatadas al proletariado han servido para revitalizar el capitalismo en decadencia. Por el contrario, todas las reconquistas contrarrevolucionarias han preparado el camino para la guerra en Ucrania y han potenciado los peligros de una nueva conflagración mundial.

El capitalismo de la época imperialista, de las guerras, las revoluciones y las contrarrevoluciones, vuelve a llevar a la humanidad al precipicio. Sólo el proletariado, apoyado por las masas oprimidas de la ciudad y el campo, tiene la capacidad histórica de interrumpir el curso de la barbarie, mediante revoluciones y la constitución de estados soviéticos. Los explotados no se han dado cuenta de la profundidad de la crisis mundial a causa de décadas y décadas de política de conciliación de clases y de innumerables derrotas de extraordinaria magnitud. Sin sus partidos marxista-leninistas-trotskistas y sin el Partido Mundial de la Revolución Socialista, los oprimidos no han podido transformar sus luchas en una fuerza revolucionaria destinada a derrocar el poder de la burguesía y superar el dominio imperialista. Pero las innumerables y duras experiencias están madurando las condiciones para el resurgimiento de la vanguardia con conciencia de clase en todas partes. Se trata de expresar las nuevas experiencias, como las gestadas por la guerra de Ucrania, para reimpulsar el Partido Mundial de la Revolución Socialista.

El CERCI viene realizando una campaña internacionalista por el fin de la guerra en Ucrania, bajo la orientación de que la tarea es unir a la clase obrera en torno a banderas y tareas revolucionarias. Los acontecimientos han demostrado lo acertado de la defensa del desmantelamiento de la OTAN y de todas las bases militares estadounidenses en Europa; la revocación de todas las sanciones económico-financieras a Rusia; por la autodeterminación, la integridad territorial y la retirada de las fuerzas militares rusas de Ucrania. Se suman: ¡Fuera Pelosi de Taiwán! ¡Repudio a la provocación imperialista!

Obreros, campesinos y demás trabajadores, la única manera de detener la ofensiva imperialista contra China y Rusia y detener el curso de la guerra es mediante la revolución, que coloque al proletariado en el poder y fortalezca el internacionalismo comunista. 

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *