Chile: La palabra “inclusión” unifica de todo, Jorge Arancibia ex edecán de Pinochet, ex almirante, ex senador designado, ex embajador, hoy actual candidato a constituyente

Reunido con la candidata a Alcalde de Viña del Mar Andrea Molina dice que el 50% de los que no votan son estúpidos, este Vaca Sagrada contrario a la marinería, no conoce el dicho marinero (que por la boca muere el pez).

 

Las candidaturas a la Convención Constituyente, Gobernadores, Alcaldes y Concejales superan las 20 mil postulaciones en todo el país, divididos en 28 distritos. Esta alta cantidad de aspirantes tiene por finalidad engañar con el subterfugio del “derecho democrático” de la “inclusión” para enfrentar al creciente repudio ciudadano de la politiquería burguesa que utiliza el recurso fraudulento de los “independientes”, tratando de ilusionar a las masas con la artimaña añeja del cambio burgués de Convención Constituyente, Asamblea Constituyente Soberana etc. y de arrastrarlas mediante el “derecho” a elegir a su próximo verdugo con caras nuevas y jóvenes, pero, con fondo negativamente oscurecido por la traición, de este modo pretenden aumentar el número de votantes en estos comicios.

La abstención que se arrastra por décadas, porque la gente ya no cree en los ofertones electoreros y enfrenta este fraude burgués con el creciente repudio al cretinismo político, mediante la acción directa de la lucha callejera. Desde el estallido de la rebelión popular provocó importantes quiebres y pérdida de militantes a todos los partidos políticos.

Puesto que la expiración del capitalismo no tiene remedio, y todos los esfuerzos en maniobras no le permiten ninguna solución duradera, solo fugaces parches que dilatan y amplifican la grave situación económica, social, política de mayores sectores de la población, no concurre en este contexto ninguna política que pueda revertir o mitigar el hambre de vastos sectores poblacionales porque el modelo que han defendido por más de 47 años está diseñado para amplificar la concentración de la riqueza.

El Estado y su régimen político regenteado por gobiernos de Dictadura Civil son los que mediante sus instituciones Constitucionales, Parlamentarias, Jurídicas mantienen la base objetiva de la economía burguesa, basada en la propiedad privada en manos de esas pocas familias, las que en estos dos últimos años de crisis y traspasada por la pandemia, les permite un crecimiento de su patrimonio en más de un 75%, lo que significa que el capital financiero especulativo robustece la riqueza parasitaria de unos pocos y ataca con virulencia a las capas más miserables de la población, esta situación permite que se destruya la vida de miles de personas, salud pública, educación, la que infiere progresivamente a la destrucción física y mental de sectores cada vez más amplios de obreros, trabajadores, mujeres, jóvenes, niños y viejos es decir, las mayorías oprimidas, explotadas y maltratadas por un sistema caduco, degradado y brutal.

 

La crisis del tercer retiro del 10%

a pretendida oposición burguesa y parte del conglomerado de gobierno, en el parlamento, votó por amplia mayoría el tercer retiro de un 10% de los fondos previsionales de la clase obrera y trabajadora destinando estos recursos, producto de la venta de su fuerza de trabajo, para satisfacer transitoriamente la necesidad urgente de paliar el hambre, lo único que puede ofrecer este capitalismo decadente y bárbaro.

El gobierno tiene el derecho que le entrega la Constitución Política de oponerse a esta iniciativa parlamentaria, y recurrir al Tribunal Constitucional (TC) para frenar lo votado en la instancia legislativa, como último recurso y frenar tal retiro. La oposición y los parlamentarios de gobierno le suplicaban que no recurriera al TC principalmente por lo cerca de las elecciones y que ambos sectores coinciden que la crisis política de todos los partidos seguirá profundizándose ante tal medida.

Haciendo caso omiso, el Presidente Piñera pretendía, como lo ha hecho en retiros anteriores, frenar el vaciamiento de los fondos de las AFP, así preservar algo de influencia en parte de sus ministros y de los sectores más conservadores, de lo que va quedando de su conglomerado de Chile Vamos y mantenerse fiel ante sus patrones dueños de las Aseguradoras de los Fondos Previsionales, capitalistas norteamericanos y canadienses.

La reacción inmediata, frente al requerimiento ante el TC, vino de parte de los obreros portuarios decretando un paro de brazos caídos, en la carga y descarga de los buques surtos en las bahías nacionales y llamar a una reunión a sus bases sindicales, en los 25 terminales portuarios del país, las que acordaron una huelga nacional de carácter indefinido, apoyados por la acción directa de organizaciones sociales y políticas de base y pobladores desde sus casas con el tradicional caceroleo.

Ante tanta efervescencia, el Tribunal Constitucional no hizo prevalecer el criterio técnico leguleyo; que impone la Constitución política del gobierno militar defendida por los Gobiernos de Dictadura Civil. Hizo prevalecer el rol hegemónico por sobre todos los poderes del Estado, de salvar el régimen político burgués amenazado por la crispación ciudadana, zanjó este impase con un criterio político que permite al gobierno y oposición entrar en acuerdos, en tratar de retener momentáneamente la profunda crisis institucional capitalista considerando que el proceso electoral está a la vuelta de la esquina.

 

El papel de la CUT ante la Constituyente

La estatizada y desprestigiada Central Unitaria de Trabajadores dirigida por burócratas del stalinista PCCH, Socialdemócratas y Democristianos, tradicionales enemigos de la clase obrera y del pueblo, que mediante el engaño, falsificaciones e imposturas contra los revolucionarios se han ganado un lugar en la nefasta “democracia burguesa”. Muchos de estos traidores se postulan hoy como candidatos a ocupar un sitial en las instituciones burguesas decadentes y corruptas.

El oportunismo de los burócratas no se hizo esperar, la Presidente de la CUT, Bárbara Figueroa, candidata a constituyente en representación de su partido PCCH, postula a ocupar un cupo en la Convención Constituyente junto a otros dirigentes sociales, ex parlamentarios de todos los partidos políticos e independientes, elevando el discurso que la “Convención Constituyente” profundizará la “democracia”. Lo que realmente producirá es solo algún cambio cosmético a la Constitución Pinochetista.

 

La Constituyente no tocará los cimientos de la Constitución pinochetista

La ley 21200 fue producto de la traición pactada en plena rebelión popular, en Diciembre de 2019, de no hurgar en los principios fundamentales de la antigua Constitución, que son: la propiedad del capital parasitario financiero y acuerdos internacionales, conservando la opresión imperialista sobre el país semicolonial, basado en una economía desigual y combinada, que sella nuestro atraso de hambre, explotación y dictadura, que eterniza el poder de la política burguesa, con un gobierno, parlamento, partidos políticos que funcionan como sirvientes incondicionales de las grandes empresas transnacionales amalgamadas a la parasitaria burguesía nacional.

Estas tres instituciones enfrentadas al total rechazo ciudadano, se arrogan el derecho a definir el futuro del país, siendo los responsables directos de mantener a las mayorías nacionales en la terrible situación mísera: hambre, enfermedades físicas y mentales, hacinamiento, muerte.

 

Retiro del 10% y bonos para contener el descontento popular

El accionar político del TC descomprimió la tensión política entre gobierno y oposición, atizada por la acción directa de las masas, permitiendo acuerdos “mínimos” circunscritos en la discusión del incremento y extensión de bonos llamados Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que a la fecha gradualmente partieron desde el inicio de la pandemia en ir beneficiando al 40% de los más miserables pasando a un 60% y actualmente al 80% del Registro Social de Hogares (RSH), hoy la oposición exige llegar al 100%.

Además extendiendo Bonos a la clase media que se encuentra en situación de vulnerabilidad, con la posibilidad de caer en la absoluta miseria, que incluye a la pequeña burguesía de los servicios urbanos, a las PYMES con sus trabajadores, los por cuenta propia, trabajadores rurales y naciones preexistentes.

Estos acuerdos mínimos y transitorios han descomprimido la situación política burguesa, provocada por la demagogia populista de ciertos individuos que han sido aislados, por las leyes dictaminadas por el Servicio Electoral, (SERVEL) basado en las facultades que le entrega la constitución, ya que estos se han hecho visibles y despertado un pequeño interés ciudadano por la utilización de la política, “de disparar a la bandada”, ya que provienen de la atomización del FA, y pertenecen a partidos muy pequeños que no permiten tener las firmas necesarias para inscribir una candidatura presidencial, sumado al rechazo del TC, los bonos, Etc.

 

Acuerdos para garantizar los procesos electorales

Gobierno y oposición encuentran un breve respiro, para buscar acuerdos mínimos que les permita proseguir con el fraude electoral, lo inestable de esta situación queda demostrado por las frecuentes subidas y bajadas de popularidad de los posibles candidatos, porque de ambos lados no tienen figuras que despierten algún interés de la ciudadanía, porque todo está supeditado a las encuestas y a la entrega de bonos, ya que para resolver momentáneamente el hambre requieren seguir sometiendo al país, con el aumento de la deuda externa

 

La importancia de la lucha de los portuarios

La Asociación Nacional Portuaria, separó aguas desde un principio con la estatizada, burocratizada, stalinizada Central Unitaria de Trabajadores (CUT). En apoyo con el pueblo de Chile convocó a sus afiliados, a obreros mineros, agrícolas y transporte a plegarse a un paro nacional, (acatamiento parcial de estibadores ya que Valparaíso por problemas internos no lo hizo), sin embargo la paralización portuaria remeció al gobierno, TC, Parlamento y Partidos Políticos obligándolos a dar urgente solución a los problemas económicos que la población demandaba mediante cacerolazos y movilizaciones callejeras. La intervención de los obreros portuarios se ha ganado un merecido lugar en el corazón de los oprimidos y le prodigan un especial reconocimiento en recompensa a su accionar desinteresado que lo ubica como caudillo de toda la nación sojuzgada por el imperialismo y la nacional y parasitaria burguesía represora, explotadora que mantiene al país en el absoluto atraso y miseria.

Este ejemplo de los portuarios nos indica el camino que debe recorrer el movimiento obrero, en hallar su lugar histórico y evolucionar al sitial del caudillo revolucionario de la nación oprimida y cumplir la tarea histórica de tomar el poder y destruir todo vestigio de explotación, opresión que cotidianamente nos somete la sociedad capitalista decadente y corrupta. Para ello necesariamente debemos construir el Partido Obrero Revolucionario en cada país, los que deben centrarse en la internacionalización de la clase obrera, reconstruyendo la IV Internacional convertida en Partido Único de la Revolución Socialista Mundial.

 

La tarea del partido

Nuestra principal tarea nacional es dedicar todas nuestras fuerzas en la educación y formación de la militancia basada en los principios genuinos y fundamentales del Marxismo-leninismo-trotskismo, elementos básicos para ejercer un trabajo efectivo contra los revisionistas, reformistas, anarquistas, stalinistas, centristas y hoy la izquierda postmoderna, elementos antiobreros, contrarrevolucionarios, que traban y traicionan el interés nacional y mundial de la clase obrera, que se traduce en estructurar el Partido Obrero Revolucionario, con militantes que se conviertan en profesionales de la revolución, convertir el trabajo diario de la lucha de clases en teoría revolucionaria para sustentar la propaganda, agitación, transformados en organizadores conscientes, con la capacidad de orientar y dirigir la unidad nacional e internacional de la clase obrera transformando su instinto, por el lugar que ocupa en los medios de producción, en conciencia revolucionaria.

El paro de los obreros portuarios nos indica el camino que deben seguir los obreros de los otros sectores productivos unificando las luchas en una sola clase obrera, que debe liderar en conseguir los objetivos históricos que nos plantea la humanidad, como única clase que puede y debe terminar con la dictadura burguesa que aplasta a obreros, mujeres, niños, viejos, naciones preexistentes etc. como única solución es la instauración de un Estado Proletario porque las masas mayoritariamente oprimidas jamás encontraran solución en las reformas que nos están orientando en mantener el régimen político actual en una Convención Constituyente diseñada, preparada y utilizada por los partidos políticos que siempre trabajan en favor de los grandes capitalista nacionales e internacionales, los que solo nos ofrecen zonas de sacrificio, cesantía, hambre y represión.

 

¡CONSTRUYAMOS COMO PRIORIDAD EL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO! ¡POR LA CRISIS SANITARIA Y EN CONCIENCIA NO IR A VOTAR!

¡SEAMOS CONSECUENTES CON EL 98% DE LA POBLACION QUE NO CREE EN LOS PARTIDOS POLITICOS! ¡LAS ENCUESTAS BURGUESAS SEÑALAN QUE SOLO TIENEN UN 2% DE APROBACION!

¡APOYO INCONDICIONAL A LA LUCHA DEL PUEBLO COLOMBIANO, PORQUE ES NUESTRA LUCHA!

¡VIVA LA REVOLUCION LATINOAMERICANA Y MUNDIAL!

¡VIVA LA REVOLUCION PROLETARIA INTERNACIONAL

 

(nota de LUCHA OBRERA – mayo 2021)

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *