¡Fuera los Estados Unidos de Afganistán! Los Talibán retoman el poder sobre el país

Declaración del Partido Obrero Revolucionario – Brasil 

17 de agosto de 2021

En octubre de 2001, cuando Estados Unidos invadió Afganistán y derrocó al gobierno talibán, el POR levantó la bandera «Contra la guerra imperialista. Fuera Estados Unidos de Afganistán«. A punto de cumplirse 20 años de dominio estadounidense sobre el país asiático, la administración de Joe Biden, cumpliendo con la decisión de su predecesor republicano, Donald Trump, ordenó la retirada de sus tropas, que comenzó el 2 de julio de 2021. El objetivo era la evacuación total de Afganistán antes del 11 de septiembre, cuando se cumpla el 20º aniversario del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York.

La ofensiva inmediata de los guerrilleros y la toma de la capital, Kabul, hicieron imposible el calendario estadounidense, para que la retirada fuera ordenada y el gobierno de Ashraf Ghani conservara el poder asentado en las fuerzas armadas afganas, creadas e instruidas por el imperialismo.  Ante la inminente caída de Kabul, el presidente ya había hecho las maletas y estaba preparado para huir. Fue sorprendente que las fuerzas armadas no opusieran una resistencia digna de este nombre a la ofensiva de las milicias talibán.

El gobierno y la estructura gubernamental, creados por Estados Unidos, los aliados imperialistas y la OTAN, se derrumbaron como un castillo de naipes. La prensa internacional le preguntó a Biden cómo era posible una salida tan desastrosa, tras casi dos décadas de dominación, un gasto de más de un billón de dólares, de los cuales 88.000 millones se destinaron a la creación, estructuración y entrenamiento de una fuerza de seguridad anti-talibán. Todavía falta un balance final del número de muertos de la ignominiosa intervención de Estados Unidos en un país con una economía atrasada, pobre y tribal.  Está claro que la poderosa potencia ha sufrido la segunda mayor derrota después de su intervención, de 1965 a 1973, en Vietnam. Esto ha dado pie a las comparaciones, en el sentido de que uno se pregunta cómo fue posible que Estados Unidos repitiera una huida precipitada, desordenada y vergonzosa.

A los analistas, comprometidos con el imperialismo, les parecía ilógico que, después de tanto tiempo ocupando Afganistán e instruyendo al gobierno impuesto, la poderosa potencia apoyada por la OTAN, configurara una retirada vista como una derrota. ¿Qué explicación tendría Biden para el abandono del puesto de mando del Estado por parte del Presidente del país? ¿Y la disolución de las fuerzas de seguridad del régimen, después de tanta inversión financiera, militar y tecnológica?

La retirada militar se convirtió en una importante cuestión política interna para Estados Unidos. La mayoría de la población había comprendido que la prolongada intervención estaba consumiendo demasiados recursos y vidas de soldados estadounidenses, sin que el gobierno afgano títere demostrara ser capaz de controlar el país, ni de aplastar a la guerrilla talibán. Todo indica que esta conciencia aumentó, ya que la crisis económica que afectó a Estados Unidos en 2007-2008 ha golpeado duramente las condiciones de vida de las masas.

La ideología original de la intervención, que en un principio aglutinó a la mayoría de los estadounidenses a favor de la decisión del presidente George W. Bush, era que Estados Unidos estaba amenazado por el terrorismo internacional, en ese momento encarnado por Al Qaeda. La mayor prueba habría sido, pues, el espectacular atentado contra las torres del World Trade Center. El éxito de la acción terrorista desencadenó una campaña mundial a favor de la intervención de Estados Unidos, como si la organización nacionalista de Osama bin Laden fuera realmente capaz de amenazar a la «mayor democracia del mundo» y a los «valores occidentales», como se definió entonces el contenido ideológico de la ofensiva imperialista contra el gobierno talibán.

Los reformistas y los centristas de izquierda incluso condenaron el ataque en apoyo del imperialismo, ignorando la brutal opresión que Estados Unidos ejerció y sigue ejerciendo sobre las naciones y los pueblos oprimidos. Hubo una adaptación casi generalizada, por parte de la izquierda, a la opinión pública pequeñoburguesa, a favor del intervencionismo en Afganistán, bajo la máscara de que el terrorismo islámico era el gran problema, y no la violencia mundial del imperialismo.

Es necesario establecer el marco en el que se produjo el atentado de Nueva York y, posteriormente, la invasión estadounidense de Afganistán. En enero de 1991, George H.W. Bush (padre) intervino en la Guerra del Golfo Pérsico, destruyendo el ejército iraquí. Doce años después, en 2003, George W. Bush (hijo) llevó a cabo una operación para derribar el gobierno nacionalista de Saddan Hussein, ocupando Irak. La retirada de Estados Unidos en 2011 dejó tras de sí un país arruinado, miles de muertos y comprobación de la farsa de que el gobierno iraquí estaba a punto de obtener la bomba atómica. A principios de 2011, un conflicto en Siria se convirtió en una guerra civil. La ocupación de Irak por parte de Estados Unidos estaba sufriendo en ese momento una gran resistencia, que se extendía a prácticamente todo Oriente Medio. A finales de ese año, Barack Obama comenzó a retirar sus tropas. En las entrañas de la ocupación de Irak nació el Estado Islámico. Al Qaeda sufrió un duro golpe con la operación estadounidense que asesinó a Osama bin Laden en Pakistán, que debilitó a esta facción del movimiento yihadista y fortaleció a otra con la constitución del Estado Islámico.

Es en estas condiciones de agravamiento de la crisis que los diversos frentes de intervención y ocupación de territorios por parte de Estados Unidos en la región se han vuelto insostenibles. El desmantelamiento de Al Qaeda y luego del Estado Islámico sólo fue posible a un costo financiero muy alto y en términos de vidas humanas.

En Irak y Afganistán se logró el objetivo de destruir los gobiernos e instalar gobiernos títeres. No fue el caso de Siria, donde, a pesar de la guerra civil y la intervención de fuerzas imperialistas externas, el gobierno de Bashar Al-Assad se mantuvo en el poder. Este proceso ha demostrado que el nacionalismo islámico nunca ha amenazado a Estados Unidos. El uso del método terrorista no fue una muestra de fuerza ofensiva, sino defensiva. Tanto Al Qaeda como el Estado Islámico no lograron instalar gobiernos, pero opusieron una importante resistencia a los objetivos de la dominación imperialista. Los Talibán, aunque proporcionaban protección a la organización de Osama bin Laden, no se confundía con ese movimiento.

Bush exigió al gobierno de Afganistán que entregara a la resistencia islámica, sabiendo que era imposible cumplir esta orden. Los Talibán nacionalistas se alzaron con el poder, derrotando la intervención de la exUnión Soviética, entre 1979 y 1989, y derrotando internamente a la fracción pro-imperialista, que acabó sirviendo después a la intervención estadounidense. No se puede ignorar que Al Qaeda se formó con el apoyo de Estados Unidos, en la guerra del pueblo afgano contra la burocracia soviética, que ya no era capaz de mantener un gobierno títere en Afganistán.

Si Rusia no pudo asegurar su poder, perdiendo la guerra de una década, Estados Unidos también vio fracasar su plan, con la victoria interna de los Talibán contra los amos del Norte. Esta extraordinaria resistencia del pueblo afgano, de no someterse a ninguna de las potencias implicadas en la guerra de 1979, explica la derrota de Estados Unidos tras casi veinte años de ocupación de Afganistán. Esto no habría sido posible si los Talibán no hubieran estado profundamente arraigados en la población.

La sórdida campaña de los voceros imperialistas, de que es el regreso de los sanguinarios y opresores de mujeres y niños, ha sido montada para ocultar el significado más profundo de la expulsión del imperialismo, que es la autodefensa de la nación oprimida contra la nación opresora. Es bien conocido el patriarcalismo, que mantiene a las mujeres como esclavas de la familia, y el oscurantismo cultural, que ciega a la mayoría oprimida con el opio de la religión. Pero se trata de un atraso pre-capitalista, que conserva relaciones semifeudales. Pero no serán los saqueadores del mundo y los opresores de los pueblos de las semicolonias quienes liberen a las mujeres y a los niños afganos del atraso patriarcal y de las ataduras del islamismo. Sólo el pueblo afgano, con sus capas más oprimidas y avanzadas a la cabeza, se enfrentará al precapitalismo, a las herencias tribales y a todo tipo de opresión. El capitalismo más avanzado, como el de Estados Unidos, mantiene la discriminación de la mujer y el odioso racismo. Apoya y dificulta la superación del atraso en las semicolonias de todo el mundo. Por eso hay que denunciar la propaganda hipócrita de que hay que condenar el regreso de los Talibán porque significa el regreso de la opresión de las mujeres y los niños, como expresión ideológica de la dominación imperialista de los pueblos atrasados y oprimidos por parte de las potencias.

La bandera «Fuera Estados Unidos de Afganistán», enarbolada por el POR hace años, se ha cumplido. La clase obrera mundial debe saludar la derrota de los invasores del país oprimido y de sus lacayos afganos.

Ciertamente, el regreso de los Talibán al poder no resolverá los obstáculos históricos que impiden el desarrollo de sus fuerzas productivas, el avance cultural y la superación del arcaísmo religioso. La restauración capitalista en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas favoreció el cerco imperialista a Afganistán y el fortalecimiento del nacionalismo islámico, incapaz de romper el cerco de las potencias, resolver las tareas democráticas e imponer la independencia nacional.

La ausencia física de la IV Internacional imposibilita la organización de la lucha mundial del proletariado en defensa de la nación oprimida, y hace muy difícil la creación de un partido marxista en los países donde el nacionalismo islámico predomina sobre la mayoría oprimida. Pero la descomposición del capitalismo, a escala mundial, favorece la lucha por superar la crisis de dirección. La lucha contra el imperialismo, en todas las latitudes, es esencial para organizar las fuerzas del proletariado y de los demás explotados en el campo de la revolución social.

¡VIVA LA EXPULSIÓN DE ESTADOS UNIDOS DE AFGANISTÁN!

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *