Otra visita colonial, otros dos enviados por Biden

Ahora llegaron el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan y el responsable de Asuntos Hemisféricos, Juan González, principal asesor de Biden en asuntos latinoamericanos.

¿Por qué tanto interés de EEUU por Argentina y Latinoamérica? Por la guerra comercial. EEUU quiere recuperar el terreno perdido a manos de China y Rusia en todos los terrenos en los últimos años.

¿Qué intereses comunes puede haber con el país responsable de todos los golpes militares? Y de políticas de saqueo de las empresas y recursos del país. De extorsión permanente. Del socio de Inglaterra en la Guerra de Malvinas. Del país que ordenó al FMI entregar 57.000 millones de dólares en préstamo para socorrer a Macri, impedir el default y facilitar la fuga de divisas.

Del país que secuestró las vacunas producidas en la Argentina y que ponía condiciones inaceptables para vender sus vacunas, ¿cómo podremos medir la cantidad de muertes que se habrían evitado si se hubieran liberado esas vacunas? O si hubieran permitido la fabricación local de las que se estaban aplicando en EEUU. ¿De qué se puede hablar con un gobierno que utiliza todos los medios, como bloqueo, sabotaje, acciones terroristas, contra países latinoamericanos?

Fernández se presenta ante los funcionarios como un amigo y colaborador EEUU y no como el representante de un país que es aplastado y oprimido por esa potencia. Su actitud es de sometimiento, que es la actitud de la burguesía nacional que ha abandonado toda aspiración de independencia, de soberanía.

¿De qué hablan cuando hablan de “temas de seguridad”? Y que presentan como acuerdos de cooperación en materia de defensa. De defensa de EEUU según sus propios criterios de defensa de sus intereses imperiales.

Un vocero de la Embajada dice que el anuncio de Alberto Fernández sobre el Polo Logístico Antártico a construirse en Ushuaia “encendió todas las alarmas en la Casa Blanca”, requiere una inversión de 300 millones de dólares, y que desde China habrían adelantado que “no tendrían problemas en financiar una obra caracterizada por su importancia geopolítica”. Sullivan hizo saber que no quiere presencia China en ese espacio.

En Brasil, según la revista Perfil, “a cambio de la OTAN, Sullivan le pidió al gobierno brasileño que impida la participación de la empresa china Huawei en la licitación de la banda 5G, que debe ser convocada antes de fin de año. El argumento norteamericano es que el dominio de esa banda le daría a China la capacidad para espiar al resto del mundo, creando entonces un ‘grave problema’ de seguridad”. Solo ellos se arrogan la posibilidad de espiar a todo el mundo.

Está claro cómo se mezclan seguridad e intereses empresarios. EEUU quiere bloquear los avances tecnológicos de China para imponer sus propias empresas. A Brasil le ofreció ingresar a la OTAN y a la Argentina ayudarla en los votos en el FMI para la refinanciación de la deuda.

¿Qué vino a discutir sobre Venezuela, Cuba y Nicaragua?

La información de la reunión dice “conversaron sobre la importancia de la cooperación Argentina-EEUU para apoyar la democracia en la región”.

Ya sabemos qué entiende EEUU por “democracia”. Lo único que hay que decir frente al opresor imperialista es que exigimos el levantamiento de todo bloqueo a Cuba y Venezuela, rechazar la injerencia de EEUU en los asuntos internos de esos países, dejar de alentar y financiar acciones de sabotaje y terrorismo.

Las declaraciones de Sullivan en este sentido han sido muy claras: la estrategia de Estados Unidos debía “centrarse especialmente en separar a China, Cuba y Rusia de Venezuela, a través de cualquier medio disponible”. Propuso, en ese entonces, ejercer “más presión” sobre la isla caribeña… Más claro imposible.

Pero reclamaron cambios en la economía por las trabas para acceder a divisas, en referencia a “las restricciones para acceder al mercado de divisas y las trabas que los inversores y compañías estadounidenses tienen para girar dividendos o pagar deuda contraída con proveedores del exterior” (El Cronista Comercial).

Y lo más importante: “… el consejero de Joe Biden reclamó una mayor apertura del mercado de las telecomunicaciones, y un trato igualitario para los inversores norteamericanos, a la vez que se quejó por la influencia china en un sector en que tiene una fuerte hegemonía la tecnológica Huawei”.

Según Infobae “Alberto Fernández descartó un rápido llamado a la licitación de 5G para mejorar la tecnología de las redes que se usan en el país”. Esto indica que veremos capítulos más agresivos de presión de ambos contendientes por apoderarse de este negocio, “Biden fue explícito sobre este complejo asunto geopolítico: no permitirá que Beijing gane una solo contrato de 5G en América Latina”.

La lucha por la soberanía requiere romper todos los acuerdos diplomáticos, financieros y militares con el imperialismo. No hay posibilidad de cooperación en ningún terreno con el opresor. Los intereses son contarios, excluyentes. ¡Argentina debe dejar de estar de rodillas frente al amo!

 

(nota de MASAS nº399)

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *