Basil: Por un 7 de septiembre clasista y de lucha

¡QUE LAS CENTRALES, LOS SINDICATOS Y LOS MOVIMIENTOS ASUMAN UNA CARTA DE REIVINDICACIONES DE LA CLASE OBRERA Y DE LA MAYORÍA OPRIMIDA!

¡FUERA BOLSONARO Y BOLSONARISTAS DE LA AVENIDA PAULISTA!

 Manifiesto del Partido Obrero Revolucionario (POR)

Este 7 de septiembre es diferente a los anteriores, que estuvieron marcados por pequeñas manifestaciones del tradicional «Día de los Excluidos». Bolsonaro y los bolsonaristas hacen una demostración de fuerza en la Avenida Paulista. Doria les dio el espacio, en detrimento de la quinta manifestación de la «Campaña Nacional de Fuera Bolsonaro». Así que aquí, en el Vale do Anhangabaú, se reúnen los jóvenes explotados y oprimidos. En la avenida paulista, los bolsonaristas llaman a la continuidad de la ultraderecha en el poder. En el Vale do Anhangabaú, los reformistas de la oposición piden a gritos el fin del «gobierno negacionista, genocida y golpista».

Esta polarización en el campo de la política burguesa expresa la profundidad de la crisis de gobernabilidad y la feroz disputa, dirigida a las elecciones de octubre de 2022. Bolsonaro está asentado en una división federal, agravada por las consecuencias violentas de la pandemia, acorralado por el Tribunal Supremo (STF), incapaz de revertir la desintegración económica del país, y atormentado por el avance de la miseria y el hambre de la población. En particular, en el Congreso Nacional, ha obtenido un apoyo ostensible, incluso de los partidos de la oposición, con respecto a las medidas en interés del gran capital y del imperialismo. La CPI del Covid y los procesos en curso en el STF, sin embargo, han estrechado el cerco en torno a la libertad de manipulación de Bolsonaro, sus generales y bolsonaristas. Los constantes conflictos entre el Ejecutivo y el Poder Judicial se han desbordado en forma de crisis institucional.

En la base del estremecimiento de la idealizada «armonía entre los poderes de la República» está la división interburguesa, que se potenció con la pandemia, la quiebra económico, la reanudación de la inflación, la persistencia de la alta tasa de desempleo, el engrosamiento del ejército de subempleados y la ruptura de los marcos trazados por el «Mapa del Hambre». Una poderosa fracción del gran capital ha llegado a la conclusión de que no puede seguir manteniendo el apoyo a Bolsonaro. Así lo indican los manifiestos de las asociaciones y grupos empresariales, que piden la «pacificación». La reciente reunión del «Foro de Gobernadores», actualmente compuesto por una mayoría opositora, sirvió de caja de resonancia para la aprensión de la facción capitalista que no ve perspectivas de alivio de la crisis política mientras Bolsonaro esté en el cargo. Los gobernadores llamaron a la «pacificación», para garantizar unas elecciones sin sobresaltos golpistas.

La derrota del voto impreso en el Congreso Nacional reavivó los ánimos de la ultraderecha, que intuye la pérdida del poder alcanzado con el golpe de Estado que derrocó al gobierno de Dilma Rousseff, abrió las compuertas para el regreso de los generales al centro de la gobernabilidad y allanó el camino para la reacción fascistizante. El derrocamiento del gobierno petista de colaboración de clases no trajo estabilidad política, sino que permitió a Temer y Bolsonaro imponer las contrarreformas deseadas por el gran capital, especialmente por los acreedores de la deuda pública. En este proceso se benefició la casta militar y policial, con la reforma de las jubilaciones. El fracaso del intento de Bolsonaro y sus generales de controlar directamente a la policía militar no le impidió utilizar su ascendencia política para ponerla a su servicio.

Es en la oficialidad donde Bolsonaro ha calado hondo, lo que garantiza su apoyo. No sólo ha calado hondo con el reparto de beneficios y privilegios del mando de las fuerzas represivas, sino también con supuestos ideológicos oscurantistas y fascistizantes, ante la miseria, la discriminación y la criminalidad. Tales supuestos no son creación de Bolsonaro, sino de fracciones capitalistas y capas ricas de la clase media que, en las condiciones de descomposición económica del capitalismo, se ven empujadas a defender sus intereses a través del fascismo. Esto explica el alineamiento de Bolsonaro con el gobierno estadounidense de Trump. El trumpismo sigue apuntalando al bolsonarismo. La matriz ideológica de los evangélicos pentecostales se encuentra en Estados Unidos. Las iglesias evangélicas han utilizado a Bolsonaro para aumentar su influencia en el Estado, desplazando las influencias históricas de la Iglesia Católica. El crecimiento y fortalecimiento del aparato pentecostal ha impulsado el oscurantismo a tal punto que ha marcado la orientación del gobierno de Bolsonaro frente a la pandemia. Esto fue calificado como ciencia «negacionista» por sectores de la propia burguesía y de la intelectualidad pequeñoburguesa.

Este fenómeno político sólo se impuso gracias al apoyo de ruralistas, extractivistas, comerciantes, empresarios del transporte, grupos industriales y financieros. El apoyo de los capitalistas al bolsonarismo imprime a la clase media alta una tendencia reaccionaria generalizada. En este momento, en la Avenida Paulista, estas fuerzas sociales burguesas y pequeñoburguesas convergen para asegurar la permanencia del gobierno ultraderechista, que se ha mostrado impotente ante la crisis económica y la división interburguesa.

En el fondo de la descomposición del gobierno bolsonarista está la lucha de clases, cuya principal manifestación se expresa en la movilización de las capas más pobres de la pequeña burguesía urbana, especialmente las masas de jóvenes, que han encarnado las manifestaciones, desde el 29 de mayo. El proletariado permanece al margen. Se ha contenido duramente, desde que estalló la pandemia. Sus pocas huelgas (Renault, Ford y LG) han quedado aisladas. Para agravar la pasividad, las centrales sindicales se doblegaron ante la Medida Provisional 936, y se realizaron numerosos acuerdos de reducción salarial por parte de las direcciones sindicales, que se aprovecharon de las asambleas virtuales fraudulentas.

Sin embargo, el rechazo al gobierno ultraderechista, antinacional y antipopular crece entre la mayoría explotada. Esto es lo que ha permitido que las fuerzas políticas del reformismo dirijan las manifestaciones, bajo la estrategia opositora burguesa de «Fuera Bolsonaro e Impeachment», allanando el camino hacia las elecciones.

Bolsonaro tiene claro que su creciente aislamiento de las masas es el factor determinante de su caída. El lugar de las iglesias pentecostales es de gran importancia para aglutinar a las capas pobres y miserables de la población – completamente desprovistas de conciencia de clase – para hacer una gran manifestación de la ultraderecha. Junto a ellos hay policías militares, camioneros, empresarios y organizaciones ultraderechistas de la clase media alta. La ultraderecha, por supuesto, no es más que una variante social y política de la burguesía y la pequeña burguesía. En última instancia, sirve a los intereses del capital financiero, monopolista y terrateniente.

Es en el terreno de la lucha de clases, por lo tanto, que los trabajadores enfrentan las tendencias fascistizantes de la burguesía, y el gobierno oscurantista de Bolsonaro. No será con la bandera genérica y abstracta de la defensa de la democracia burguesa con la que los explotados romperán la columna vertebral del bolsonarismo. No será con la demagogia electoral de sustituir un gobierno burgués ultraderechista por otro, que puede ser liberal de derechas o reformista (de colaboración de clases), como los explotados verán satisfechas sus necesidades en el futuro.

Siempre y en toda circunstancia, se plantea objetivamente la estrategia proletaria de lucha por su propio poder, por un gobierno de la mayoría oprimida, un gobierno obrero y campesino, que no vendrá de las elecciones ni se constituirá en las entrañas de la democracia burguesa-oligárquica, sino de la revolución social. Es bajo esta estrategia que la clase obrera puede dirigir a la mayoría oprimida, en defensa de sus condiciones de existencia, y combatir al gobierno esclavizador del pueblo. Bolsonaro es sólo uno de estos gobernantes, pronto dará paso a otro.

La lucha a partir de ahora es para que los explotados no se sometan a ninguna variante de la política burguesa. Concretamente, no deben someterse a la estrategia de «Fuera Bolsonaro e Impeachment», que margina el programa de reivindicaciones de las masas, y que promete soluciones para el futuro, con un nuevo gobierno. La manifestación anti-Bolsonaro en el Vale do Anhangabaú debe gritar: ¡luchemos ahora, contra Bolsonaro y la burguesía, por nuestras demandas de empleo, salarios y derechos laborales! No nos vamos a engañar, esperando un nuevo gobierno, exigimos el fin de los despidos, la derogación de las contrarreformas laborales y de la seguridad social, la retirada de la contrarreforma administrativa. Exigimos la devolución de los puestos de trabajo, la reducción de la jornada laboral sin reducción salarial y la estabilidad laboral. Exigimos el fin de las privatizaciones y la reestatización bajo control obrero. Exigimos la garantía de los derechos de los indígenas, y la retirada inmediata del “marco temporal». Exigimos un aumento generalizado de los salarios y una escala de ajuste para hacer frente al aumento del coste de la vida. Exigimos un salario mínimo vital, calculado en función de las necesidades reales de la familia trabajadora. Exigimos la estatización sin indemnización de los monopolios y empresas de salud, que obstaculizan y retrasan la inmunización, y que promueven una guerra comercial en torno a las vacunas. Exigimos una ayuda de emergencia vital para las familias pobres y miserables afectadas por la pandemia, los despidos y el agravamiento del subempleo.

Este programa obrero y popular debe constituir una Carta de Reivindicaciones que se dirija a los gobernantes y a la burguesía. Que nuestra manifestación en Anhangabaú sea diferenciada y opuesta a la de los bolsonaristas, con el programa de lucha contra la pobreza, la miseria y el hambre. Que los manifestantes exijan a las centrales, sindicatos y movimientos la convocatoria de un Día Nacional de Lucha, con paros y bloqueos, en defensa de la Carta de Reivindicaciones. ¡Que se dé este paso, en preparación de la huelga general!

 

¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES Y LA JUVENTUD OPRIMIDA EN EL VALLE DE ANHANGABAÚ!

¡FUERA BOLSONARO Y BOLSONARISTAS, OPRESORES DEL PUEBLO, DE LA AVENIDA PAULISTA!

¡POR EL DERECHO IRRESTRICTO DE MANIFESTACIÓN Y HUELGA!

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *