El movimiento piquetero en la encrucijada: sin unidad entre trabajadores no habrá más que penurias en el horizonte

El jueves 14/10, con motivo del grosero incumplimiento del gobierno del FdT de los acuerdos celebrados hace meses se movilizaron en gran número las organizaciones de desocupados con cortes de rutas, puentes y avenidas en todo el país. Este incumplimiento significa esencialmente una merma escandalosa del 70% en la entrega de los alimentos prometidos; en el rechazo a nuevos cupos de programas sociales (como el “Potenciar Trabajo”); la falta de desembolsos para activar los ya precarios “microemprendimientos”; entre otros tantos puntos.

Si sumamos a todo esto que la inflación de septiembre fue del 3,5% (y la interanual de 50,1%) y la paupérrima dotación de productos básicos para comedores y merenderos, y el reciente desvergonzado “ajuste” del salario mínimo, vital y móvil a $31.000, está con creces abonado el camino para la unidad en la acción entre trabajadores ocupados y desocupados para dar por tierra con los planes del imperialismo y sus títeres de turno.

Mientras Alberto Fernández, Larreta y el conjunto de crápulas que maniobran para ejecutar la nueva estafa “democrática” con la entrega de recursos y dinero al FMI (1.800 millones de dólares en septiembre) la nación oprimida y explotada desde sus distintas expresiones copa las calles con piquetes, gana masividad, pero aún sin un programa único de clase que permita orientar la bronca acumulada y llamar a desechar toda ilusión en la decrépita institucionalidad capitalista, en su parasitaria clase dominante, casta de políticos y burócratas sindicales vendidos al mejor postor.

Así, en “santa alianza”, unos y otros, preparan desde sus ministerios y bancas parlamentarias el nuevo modelo precarizador dictado por los yanquis para someter aún más a las mayorías castigadas. Con títulos rimbombantes como el infame “plan empalme” (vendido como “trabajo genuino” por el FdT), el proyecto de eliminación de indemnizaciones (fogoneado por el macrismo y desde los serviles medios de comunicación) en pos de “reactivar la economía” no hacen sino salvar los mezquinos y criminales intereses de una minoría oportunista y repudiada ya por la historia.

En lo que lleva transcurrido el 2021 no menos de 200 medidas como la del pasado jueves 14 se han llevado a cabo. Sin embargo el retroceso sigue sin parar, sobre todo para los 10.000.000 de vulnerados en barrios populares por la dictadura del capital.

La urgente necesidad de la hora exige empezar a golpear como un sólo puño al sistema para imponer la generación del reparto de las horas de trabajo con escala móvil salarial, obras públicas (viviendas, hospitales, escuelas) y reactivación industrial. Debemos seguir ganando en unidad, y sobre todo en claridad política, para arrancarle al gobierno de turno todas y cada una de nuestras reivindicaciones.

¡Desechemos las ilusiones en la farsa democrático-burguesa! ¡Gane quien gane pierde el pueblo! ¡Abajo los planes hambreadores del imperialismo y de sus perros falderos locales!

 

(Nota de MASAS nº404)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *