Respuesta al PCO (POR Brasil – Masas nº662)

Dos días después de que Putin ordenara la ocupación militar de Ucrania, el PCO publicó en el editorial del periódico Causa Operaria el título «Todo el apoyo a la acción de Rusia en Ucrania». Después de describir algunos de los objetivos anunciados por el gobierno ruso, concluyó: «Lo que tenemos aquí no es una guerra de Rusia contra Ucrania, lo que está ocurriendo es un conflicto entre la nación amenazada por el imperialismo mundial, donde la nación ucraniana ha entrado desgraciadamente como instrumento del imperialismo». El PCO considera que se trata de una «guerra justa», siguiendo la correcta distinción del marxismo entre guerra imperialista y guerra de liberación nacional. De forma que Putin habría llevado a Rusia a intervenir militarmente en Ucrania en la condición de país oprimido. Esto estaría de acuerdo con el principio de que «todas las luchas contra el imperialismo son luchas de liberación nacional».

De hecho, si así fuera, los marxistas-leninistas-trotskistas tendrían que ponerse del lado de la nación oprimida contra el imperialismo. Pero, ¿y si Rusia estuviera en la condición de opresor de Ucrania? Según el PCO, esa posibilidad está excluida. ¿Y por qué? Porque la guerra no es contra Ucrania, sino contra la amenaza del imperialismo. Pero sucede que concretamente hay una guerra en Ucrania. Estados Unidos no ha conseguido convencer a los aliados europeos para que apoyen directamente, en territorio ucraniano, a las fuerzas armadas comandadas por Zelenski. Si la OTAN interviniera con todas sus fuerzas, la guerra limitada a Ucrania se extendería a Europa y podría ser el comienzo de una tercera guerra mundial. La abstracción del PCO de que la guerra no es contra Ucrania peca de tergiversar la verdad del proceso y de los hechos. El periódico Causa Obrera apoya la intervención militar de Rusia en Ucrania porque no es una guerra con Ucrania, sino con el imperialismo. Esta justificación no es más que una ficción.

Es correcto cuando el PCO dice que Biden es el principal responsable por el conflicto, «al intentar que el pueblo de Ucrania sea carne de cañón para sus planes expansionistas e imperialistas». Sin embargo, falto completar con la constatación de que Putin hizo del pueblo ucraniano un escudo, al recurrir a la intervención militar, y sabiendo que la burguesía europea no desataría una guerra en el continente. Para el PCO, por tanto, Rusia no ejerce un acto de opresión nacional, porque la guerra se ocurre en suelo ucraniano pero no contra Ucrania. Como por arte de magia, la dirección del PCO llama a los trabajadores a apoyar la intervención rusa, porque la guerra no es contra Ucrania, sino contra el imperialismo.

Los editorialistas de la edición del 28 de febrero recurren a la noción de «guerra justa» contra el imperialismo, sin saber que Ucrania ha vuelto a ser una nación plenamente oprimida con la desintegración de la URSS. No reconocen que la Rusia restauracionista ejerce la opresión nacional a su alrededor. La guerra de Chechenia y la intervención militar en Georgia no dicen nada a los seudotrotskistas del PCO.

Sin duda, la acción militar de Rusia configura una autodefensa contra el expansionismo imperialista, pero, apoyándose en la opresión nacional. En primer lugar, apuntó con sus armas a Ucrania, no permitiendo que la OTAN se instale en las fronteras. Entonces invadió el país iniciando la guerra, diciendo, ahora tendréis que encontraros conmigo a costa de destrucción y sangre.

Los aliados estadounidenses y europeos están alimentando la resistencia de las Fuerzas Armadas ucranianas y forzando la prolongación de la guerra. Cuanto más se estanque la guerra y más se desangren los ucranianos, mejor será para la continuación de la ofensiva del imperialismo contra Rusia. ¿Y por qué? Porque Rusia no tiene forma de salir victoriosa del cerco de la OTAN oprimiendo a Ucrania.

Sin embargo, para el PCO no existe tal opresión reconocida por el POR, ya que la guerra no es contra Ucrania. En una publicación del 14 de abril, el periódico Causa Operária rebate la posición del POR, bajo el título «¿Terminar con la OTAN sin apoyar a Rusia?» El PCO piensa que es imposible luchar contra el imperialismo -la OTAN es sólo su brazo armado- bajo la bandera de la autodeterminación de Ucrania y la condena de la invasión rusa. Para los que siguen la lógica de que la guerra no es contra Ucrania, la posición del POR es «sin pie ni cabeza», en palabras del PCO. Y, para los que piensan que Rusia está librando una «guerra de liberación nacional», la caracterización de una «guerra de dominación», como afirma el POR, sería de carácter puramente «moral» y que «tiene poco valor para entender la política real».

En realidad, el PCO se niega a reconocer que Rusia es una potencia regional que ejerce la opresión nacional sobre las antiguas repúblicas soviéticas. La liquidación de la URSS abrió el camino para que las fuerzas económicas del imperialismo penetraran en la extensa región, atrajeran a las fracciones oligárquicas y comprimieran gradualmente a Rusia. El acelerado proceso de restauración ha debilitado la economía rusa. Esto hace que su control sobre las antiguas repúblicas soviéticas sea cada vez más difícil. La burocracia gubernamental y la oligarquía burguesa rusa necesitan mantener su control sobre la región. Y no tienen otra forma de imponerse frente a las tendencias centrífugas, sino ejerciendo la opresión nacional. Nada de esta realidad objetiva, que subyace en la guerra de Ucrania, existe para el PCO.

En este enmarañado de palabreo sobre la «guerra justa» y la «guerra de liberación nacional», el PCO inventa que el POR «caracteriza a Rusia como un país imperialista». El hecho de que la oligarquía ejerza la opresión nacional no significa que la restauración haya elevado a Rusia a la categoría de exportador de capital (imperialista). Y el hecho de ser una potencia económica y militar a escala regional le permite ejercer formas y métodos de opresión imperialistas, como se ha visto en la guerra de Chechenia, Georgia y ahora Ucrania.

Otra invención del PCO consiste en atribuir al POR la posición de que los trabajadores no pueden apoyar a Putin porque es un gobierno burgués. Lo que afirmamos es que los trabajadores rusos, ucranianos, europeos, norteamericanos y de todo el mundo tienen el deber de luchar contra la opresión nacional y por la autodeterminación de Ucrania, que deben luchar por el desmantelamiento de la OTAN y de las bases militares estadounidenses, así como por el fin de las sanciones económicas. Esta lucha depende de que el proletariado afiance sus instintos de revuelta con el programa de la revolución socialista.

Estos aspectos son suficientes para separar la política internacionalista del POR de la política nacionalista del PCO. Aquí llegamos a una formulación definitiva del PCO: «El gobierno de Putin está llevando a cabo una exitosa, hasta ahora, operación para enfrentar al imperialismo mundial (…)», por lo que sería progresista. El POR, por el contrario, afirma que la política de Putin es reaccionaria, porque se sirve de la opresión nacional de las antiguas repúblicas soviéticas para resistir el cerco del imperialismo.

La clase obrera rusa, levantándose contra cualquier forma de opresión nacional, puede enarbolar las banderas del desmantelamiento de la OTAN y de las bases militares estadounidenses en Europa, así como de la anulación de las sanciones económicas de Biden. Esa es el camino de unificar al proletariado europeo contra el imperialismo.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *