El imperialismo y el gran capital intervienen abiertamente en la Justicia

Reclamaron que el Congreso designe sus representantes en el Consejo de la Magistratura.

A través de un comunicado conjunto, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina (AmCham), el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires y el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA, conformado por los empresarios más poderosos del país) reclamaron que se cumpla el fallo de la Corte Suprema sobre la conformación del Consejo de la Magistratura.

Esto significa que el organismo que designa a los jueces debe volver a su integración anterior con 20 consejeros y colocar a su frente al presidente del Máximo Tribunal Horacio Rosatti.​

Con total impunidad señalan que “La seguridad jurídica es clave para generar confianza y atraer las inversiones necesarias para la creación de empleo genuino y de calidad que Argentina necesita para crecer y enfrentar la desigualdad existente… En este sentido, es importante cumplir integralmente con el fallo de la Corte Suprema de Justicia de diciembre del año pasado sobre la conformación del Consejo de la Magistratura, atendiendo al equilibrio necesario que allí se menciona”.

Como ya hemos dicho, la Justicia es fundamental para defender los intereses del gran capital y para abortar cualquier medida legal que pueda afectarlos. Es garantía de impunidad para ellos y sustento de la persecución de quienes se les oponen. El Gobierno ha denunciado sus maniobras pero fue incapaz de avanzar sobre ese poder. Su cobardía parte del reconocimiento de que en la Justicia anida el poder real.

El Gobierno ha caracterizado esta maniobra de la Corte Suprema como un golpe institucional ya que se atribuye el derecho de anular una ley de 2006 y poner en vigencia una ley anterior, de 1997. Y tomar el control del Consejo de la Magistratura que postula los futuros jueces. Sin embargo, pese a la gravedad de la acusación se ha limitado a responder con otra maniobra para designar un representante adicional por el Congreso, discursear sobre la prepotencia de la Corte y poner en marcha una ampliación de la Corte.

Toda esta disputa es ajena a los trabajadores. La Justicia es de los patrones, del poder. Para los pobres no hay justicia. Esta Justicia burguesa no puede ser reformada. Será barrida junto con todas las instituciones del capitalismo. No es ampliando la cantidad de jueces en la Corte, ni con juicio por jurados, ni con nombramientos mediante el voto popular, o con la revocabilidad de los jueces, que se puede cambiar el carácter de la Justicia, apenas la podrán maquillar

 

(nota de MASAS nº414)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *