Brasil: Tendencias de estancamiento en la economía

El gobierno celebró los datos divulgados por el IBGE a principios de este mes, de un crecimiento del 1% del PIB en el primer trimestre de 2022, en relación con el último trimestre de 2021. El PIB nominal, de 1,83 billones de dólares, superó al de Rusia (1,83 billones), Corea del Sur (1,80 billones) y Australia (1,75 billones), y se situó de nuevo entre los 10 mayores del mundo.

Sin embargo, las previsiones del mercado, del Banco Central y del FMI varían entre el estancamiento e incluso la recesión en 2022 y 2023, debido a las tendencias recesivas mundiales. Según el informe de Trading Economics, en el primer semestre de 2022, las principales economías del mundo registraron un bajo crecimiento, estancamiento y retracción de su actividad económica. Canadá, Australia y el Reino Unido tuvieron un crecimiento trimestral del PIB de sólo el 0,8%; Corea del Sur no superó el 0,7%. Alemania se estancó en el 0,2%, al igual que Italia (0,1%) y los Países Bajos (0,0%). El PIB de Francia y Japón cayó un 0,2%, mientras que el de Estados Unidos se contrajo un 1,5%. Incluso el crecimiento chino estuvo por debajo de las expectativas, con sólo un 1,3%. Los datos del primer semestre están lejos de determinar la tasa de crecimiento final de las economías para el año 2022, pero son indicadores terribles que apuntan a una ralentización de la economía mundial, que tendrá un gran impacto en la economía nacional.

Anteriormente, dijimos que el crecimiento del PIB de Brasil en 2021 (4,6%), sólo correspondía a la recomposición de la actividad económica semiparalizada por los efectos de la Pandemia (2020), cuando el PIB cayó -4,1%. Según el Monitor del PIB de la FGV, el retorno del PIB a los niveles anteriores a la pandemia también lo llevó a la antigua imagen de estancamiento. No es casualidad que el Boletín Focus del Banco Central prevea un crecimiento de sólo el 0,3% este año. Otras instituciones financieras y bancos incluso no descartan la posibilidad de una recesión. Entre las razones de este nuevo estancamiento están las elevadas tasas de interés (Selic en el 12,75%) y la inflación (acumulada en mayo en el 12,2%), que desaniman el ya débil consumo e inversión.

La guerra en Ucrania ha presionado al dólar (lo que ya venía ocurriendo desde hace años), lo que implica una inflación ligada a los productos importados. La entrada de divisas, antes centrada en las exportaciones de materias primas, se ha visto favorecida por la subida de los tipos de interés (que atrae a los capitales especulativos) y ha servido para estabilizar la moneda estadounidense en un nivel inferior a los 5,00 reales. Sin embargo, la subida de los precios del combustible y del trigo ha hecho subir la inflación, incluso con un tipo de cambio semiestabilizado. La economía brasileña ha sentido con más fuerza el peso del empobrecimiento de las masas, la baja inversión y el endeudamiento.

El reciente anuncio de un superávit primario en las cuentas públicas (Unión, estados, municipios y empresas estatales) en 2021, de 64,7 mil millones de reales, se debió principalmente a la recaudación del impuesto ICMS sobre los combustibles por parte de los estados. Cabe recordar que la Unión tuvo un déficit de R$ 35,9 mil millones en el período. En ningún caso se correspondió con un mayor volumen de impuestos recaudados desde la recuperación de la economía, lo que significa que la recaudación avanzó a costa de un mayor empobrecimiento de las masas, que pagaron el alto precio del combustible.

Los datos del IBGE indican que el desempleo formal bajó al 10,5% de la PEA (población económicamente activa) en mayo. Con esto, el número de desempleados formales fue de 11,3 millones de trabajadores, un nivel cercano al del gobierno de Dilma/PT en 2016. La oferta de puestos de trabajo, sin embargo, se hace con jornadas laborales más largas y salarios más bajos, lo que confirma nuestras predicciones de que la recomposición de los puestos de trabajo se produciría de la peor manera, en un marco de destrucción de los derechos laborales y de aumento de la sobreexplotación. Por otra parte, un alto porcentaje de la reocupación de la mano de obra se produce a través de la informalidad. La propia burguesía lo reconoce: «esto no significa un mejor mercado de trabajo, ya que hoy tenemos ingresos en niveles mínimos y la proporción de ocupaciones informales en el mercado de trabajo está aumentando» (Bruno Imaizumi, de la consultora LCA). El nuevo elemento (de empeoramiento de la situación), está en la brutal inflación, que erosiona los ingresos de los más pobres, y en la incapacidad de la burguesía y sus gobiernos para reponer las pérdidas salariales. La reducción del desempleo, de este modo, es un factor que contribuye al estancamiento económico. Si por un lado hay una mayor rentabilidad para los capitalistas, debido a la sobreexplotación, por otro lado, los míseros salarios no son capaces de impulsar el consumo.

La respuesta de la burguesía a los elevados tipos de interés, manejados por los bancos y que repercuten en toda la cadena productiva, ha sido cambiar la legislación vigente, dando a las entidades financieras libre tránsito para ejecutar las deudas y tomar los bienes de los deudores. El presidente de Febraban, Isaac Sidney, habló sobre el caso, explicando que el 80% de los costes del diferencial bancario (la diferencia entre lo que el banco paga en intereses para captar dinero de los clientes y lo que cobra por sus préstamos) son costes, y sólo el 20% son beneficios del banco. Estos costes corresponden a la recuperación del crédito (miedo al impago) y a los impuestos. Febraban ha sido uno de los defensores de la Nueva Ley de Garantías, aprobada por la Cámara de Diputados el 01/06, que permite el registro y embargo de los bienes de los deudores sin necesidad de autorización judicial para reducir los costes del diferencial bancario. Además, presiona para que se lleve a cabo una reforma fiscal que reduzca los impuestos sobre el sistema financiero (IRPJ, CSLL, Pis-Cofins, ISS), como condición para reducir los intereses de los préstamos. El hipócrita lamento de Febraban de que sólo el 20% de los préstamos corresponden a beneficios no impidió que los bancos facturaran ¡90.000 millones de reales en 2021! La oligarquía financiera nunca ha sido molestada en sus operaciones abusivas, por ninguno de los gobiernos burgueses, incluidos los del PT. Tanto en el pasado como en la actualidad, los beneficios de los bancos se han mantenido siempre altos e intactos.

El estancamiento económico, la inflación, la persistencia del desempleo, la sobreexplotación y la ruina financiera de las masas expresan la crisis económica del capitalismo. En su base está la contradicción entre las fuerzas productivas altamente desarrolladas (maquinaria, tecnología, etc.) y las relaciones de producción burguesas (gran propiedad privada, asalariado, mercado). La respuesta proletaria a la desintegración económica del capitalismo debe comenzar por la defensa del empleo para todos y de los salarios a través de la escala móvil de horas de trabajo (división de las horas nacionales trabajadas entre empleados y desempleados) y la escala móvil de salarios (aumento automático de los salarios en función del aumento de los precios), así como la defensa de los derechos laborales, la defensa del salario digno, la lucha contra las contrarreformas, las privatizaciones, la reestatización de las empresas privatizadas y la nacionalización sin indemnización de todo el sistema financiero, bajo control obrero.

La exigencia de una jornada nacional de luchas con paros y bloqueos (en preparación de la huelga general) es la bandera que corresponde a la necesidad de enfrentar a las masas, contra la ofensiva del gobierno ultraderechista, entreguista, antinacional y antipopular de Bolsonaro. Por eso el POR combate el electoralismo y llama a los explotados a exigir a sus centrales, sindicatos y movimientos la organización inmediata de la lucha nacional en defensa de las condiciones de vida de las masas.

 

(POR Brasil  – Masas nº666)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *