El gobierno obediente con el FMI avanza con más ajustes contra las masas

Sergio Massa profundiza el ajuste para cumplir con las exigencias del FMI y los capitalistas más grandes. Las medidas que está tomando enfrían la economía. Se reducen presupuestos. Caerán más la producción y el consumo, afectando las condiciones de vida de la mayoría, situación que ya no se soporta más. El nombramiento de Rubinstein como viceministro, abiertamente neoliberal, confirma este pronóstico.

El gobierno se sometió desde antes de asumir a las condiciones coloniales impuestas por el capital financiero. Así determinó su rumbo. No se investigó la deuda fraudulenta como reclamaban varios sectores incluso que apoyan al gobierno. Se la reconoció, y se paga.

El programa del FMI exige más ajuste: se reducen los fondos disponibles en $ 50.000 millones para educación, en $ 10.000 millones para salud, en $ 50.000 millones al programa de viviendas Procrear y $ 100.000 millones para otras obras públicas y para desarrollo productivo. Fuerte ajuste del gasto en jubilaciones y pensiones, en subsidio al transporte y a la energía.

El gasto anual, según el presupuesto actualizado en julio, será del 20,9% del PIB. El más bajo desde 2002. Fue del 24,43% en 2021 y del 25,96% en el 2020. El nuevo ajuste pretende ahorrar otros 128.000 millones de pesos (un 0,8%).

El sector financiero siempre gana. Las tasas de interés están en el 100% anual. Imposible tomar un crédito. Imposible usar la tarjeta para comprar cuando ya no alcanza el salario. Pero la mayor ganancia la obtienen desde el Banco Central, por Leliq y Notaliq y otras deudas que suman 7 billones de pesos. Se incrementó 700% respecto a diciembre 2019. Una bola de nieve de parasitismo que no se detiene.

¿Aceptarán las masas seguir postergando sus reclamos? Y que se siga ajustando una y otra vez. Crece la frustración y desilusión de aquellos que creían que el nuevo gobierno daría marcha atrás con los ajustes del gobierno anterior, que se recompondrían los salarios y las jubilaciones y se crearían puestos de trabajo genuino. Por el contrario lo que aparece es trabajo precarizado y la inflación imparable que destruye nuestros ingresos. Los capitalistas tienen grandes ganancias y sus ingresos crecen más que lo que crece el PBI, eso quiere decir que la redistribución del ingreso es a su favor.

Las direcciones sindicales, de la CGT y las CTAs son garantes del este modelo de sometimiento y entrega, ¿podrán garantizarle otra tregua a su gobierno y mantener a las bases contenidas, dividiendo las luchas y postergando los reclamos? Llaman a mantener unido del Frente de Todos para que no gane la derecha el próximo año y mientras tanto aplican el plan que reclama la derecha como propio.

El camino es luchar por salarios y jubilaciones que como mínimo alcancen la canasta familiar que es lo que necesitamos para vivir como personas; por terminar con el trabajo precarizado y en negro que afecta a más de la mitad de los trabajadores; por imponer un plan de obras públicas que cree millones de puestos de trabajo genuinos, levantando casas, hospitales, escuelas, produciendo locomotoras, vagones, rieles, buques, barcazas, dragas, etc.; por defender los presupuestos de salud y educación que deben cubrir todas las necesidades.

Esto significa hacer todo lo contrario a lo que impone el FMI y los acreedores, por eso es necesario desconocer toda la deuda externa. Romper todos los acuerdos coloniales con el FMI. Terminar con el secreto fiscal, financiero y bursátil, que oculta la gigantesca corrupción burguesa.

Estas banderas solo pueden ser conquistadas con la lucha unitaria de todos los trabajadores y la juventud, con nuestros propios métodos de acción directa de masas, para lo cual necesitamos imponer la independencia política de nuestras organizaciones, terminar con las políticas conciliadoras de la burocracia con el gobierno y las patronales. Así podremos lograr que la clase obrera pueda dirigir convirtiéndose en caudillo de todos los oprimidos, con su propia política, con su propia estrategia.

 

(nota de MASAS nº421)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *