Corrupción y mentira en los medios de comunicación

Durante semanas se ha difundido ampliamente la “noticia” de que 250.000 beneficiarios de planes sociales habrían cometido irregularidades como comprar moneda extranjera y haber declarado en el impuesto a los bienes personales (para lo cual hay que tener un patrimonio muy superior a los 6 millones de pesos). Es parte de la campaña para generar rechazo a los planes y toda ayuda que puedan recibir los sectores más empobrecidos.

Así lo presentó el diario Clarín el 9 de noviembre, con este título bien destacado: “El Gobierno afirma que les sacará los planes sociales a los beneficiarios que compraron dólares y presentaron Bienes Personales”.

“Se trata de más de 250.000 personas que cobran el plan Potenciar. Lo confirmó la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, luego de que trascendiera un informe de AFIP”.

“Un informe de la AFIP solicitado por el ex ministro Juan Zabaleta arrojó que 253.184 beneficiarios de planes sociales hicieron una presentación de Bienes Personales y que más de 35 mil compraron dólar ahorro, dos incompatibilidades manifiestas con el programa que reciben 1.350.000 personas”.

En Infobae el mismo día, título en letras catástrofe: “Detectaron que más de 250 mil beneficiarios de planes sociales compraron dólares y declararon Bienes Personales”.

Así se reprodujo en la mayoría de los medios televisivos, radiales, internet y gráficos durante varios días y semanas en todo el país. Sumando la estigmatización hacia los pobres más pobres del país, como hacen habitualmente. El informe fue utilizado por el gobierno para congelar la emisión de nuevos planes.

Cuando se investigó se pudo verificar que apenas 2.340 beneficiarios podrían haber comprado moneda extranjera, pero no para ahorro, sino para pagar algunos servicios que son cobrados en dólares (como Netflix).

Si fuera cierto que sobre 1 millón de personas que en el país pagan impuestos por poseer un patrimonio elevado, 250.000 reciben planes sociales, estaríamos ante un hecho de una gravedad extrema. Que obligaría a denunciar a los responsables de otorgar los planes y a los beneficiarios, y exigiendo que se apliquen las medidas más severas. Inclusive que se hagan públicas las listas de los beneficiarios.

Estas denuncias que llenan los medios desde hace tres semanas contrasta con el silencio de los medios ante la ausencia de investigación de quiénes compraron las decenas de miles de millones de dólares que se fugaron del país. Son apenas unas decenas de empresarios y empresas que saquean nuestro patrimonio. Pero en este caso se impide que se crucen los datos del sistema bancario con el impositivo y de la Bolsa. La Justicia cajonea las denuncias sobre la forma fraudulenta en que se tomaron los préstamos y el destino que tuvieron. El Banco Central y la AFIP no dieron un solo paso para investigar esta estafa. El Congreso hizo demagogia queriendo sacar una Ley pero ya quedó en el olvido. El país paga con ajuste, con miseria, desocupación y hambre una deuda que benefició a un puñado de poderosos. De eso no se habla.

Debemos terminar con esta lacra inmunda y corrupta que nos saquea y que envenena nuestros pensamientos queriéndonos hacer creer que los desocupados son los que asaltan los recursos del Estado. Son los que cierran las fuentes de trabajo o impiden que se abran otras y simultáneamente levantan el dedo diciendo ¡no quieren trabajar!

(nota de MASAS nº426)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *