Lula presidente

Carta a la clase obrera, a los demás trabajadores y a la juventud oprimida

¡No confiar en el gobierno burgués! ¡Confiar en nuestras propias fuerzas! ¡Luchar ahora mismo por un programa propio de los explotados!

POR Brasil  02/01/2023

Lula asumió finalmente la Presidencia de la República, en las condiciones de una profunda crisis política. El movimiento bolsonarista de resistencia a la transferencia del poder a Lula ya estaba prácticamente contenido. La detención de un partidario radical de la intervención militar, acusado de preparar una acción terrorista, terminó por dispersar a una parte de quienes pretendían actuar el día de la asunción

La victoria de Lula fue por escaso margen. La polarización política dividió a la mayoría oprimida, que soporta la pobreza, la miseria y el hambre. La mayoría de las clases medias apoyaron la victoria de Bolsonaro, pero parte de la clase obrera y de los campesinos pobres también se dejaron arrastrar por su candidatura. Hemos visto que la mayoría que hizo posible la elección de Lula sobrevive en condiciones de pobreza y miseria. Solo una pequeña parte de la clase media que no sufre estos males crónicos no se vio arrastrada por la candidatura de Bolsonaro. Es importante que los trabajadores, tanto los que votaron por Lula como por Bolsonaro, reconozcan y entiendan que el nuevo gobierno debe su victoria a la mayoría, que se encuentra bajo el yugo más pesado de la explotación capitalista, los bajos salarios, el desempleo y el subempleo, que los mantienen en la pobreza y la miseria.

Se produjo una importante división en el seno de la burguesía. Bolsonaro contó con la participación de influyentes empresarios, que obtuvieron mayor protección del gobierno. Lula no podría haber montado un poderoso aparato electoral si no hubiera aportado a su candidatura importantes grupos económicos, entre ellos el capital multinacional. La campaña electoral movilizó millones y millones de reales. Los medios de comunicación le dieron una gran cobertura, expresando la polarización política. Los gobernadores y alcaldes utilizaban toda su capacidad para arrastrar a la población. Incluso los gobiernos de Estados Unidos, Francia, Alemania, España y otros países apoyaron la candidatura de Lula.

Los explotados fueron así arrastrados de un lado a otro por la polarización y dieron una estrecha victoria a Lula, pero en realidad quienes dirigieron y decidieron las elecciones fueron los capitalistas, cuya división marcó la polarización política. Esto fue así porque las elecciones son el campo y el medio para que los capitalistas cambien o preserven su dominio. Las masas que forman la mayoría oprimida se limitan a votar.

Después de las elecciones, a los explotados no les queda más remedio que esperar que se cumplan algunas de las pequeñas promesas. Sin duda no se cumplirán las promesas más importantes, como las de acabar con el desempleo, el subempleo, la miseria y el hambre.

Todo indica que la crisis económica se prolongará, y todos estos males seguirán mutilando la vida de millones de familias. La disputa electoral tuvo lugar en estas condiciones sociales adversas para la mayoría oprimida, que empeoraron con los dos años de la Pandemia. Murieron más de 700.000 brasileños, en su gran mayoría pobres y miserables. Se cerraron cientos de fábricas, una oleada de despidos masivos aterrorizó a los asalariados, se destruyeron los derechos laborales y la miseria dio un gran salto adelante.

Esta calamitosa situación potenció la crisis del gobierno de Bolsonaro, fortaleció a la oposición encabezada por el PT, antecedió a las elecciones y sirvió de telón de fondo a la polarización política. La clase obrera y los demás oprimidos no pudieron contar con sus sindicatos, que permanecieron cerrados y sus direcciones burocráticas se convirtieron en caja de resonancia de las disputas políticas entre Bolsonaro y la oposición. Esta oposición burguesa que llegó a incluir varios partidos o fracciones de partidos, que trabajó en 2016 para el derrocamiento de Dilma Rousseff, apoyó la dictadura civil de Temer y ayudó a Bolsonaro en las elecciones de 2018.

Fueron estos partidos, como MDB, PSDB, PSD y União Brasil los que ayudaron a Temer a imponer la brutal reforma laboral; y a Bolsonaro, la reforma de las pensiones. Todos ellos, incluido el PT, fueron responsables del Plan de Emergencia de Bolsonaro, que rebajó la Medida Provisoria (MP) 936. Esta MP sirvió de protección a los empresarios en la Pandemia, y desgració la vida de millones de trabajadores, que vieron reducidos sus salarios y violados sus derechos.

Vimos en la toma de posesión de Lula a todos estos partidos, incluido uno de los que formaba parte de la base aliada del gobierno de Bolsonaro, como União Brasil, aplaudiendo y adulando la victoria del jefe del PT. En la primera fila del público que llenaba el plenario del Congreso Nacional estaba Dilma Rousseff, olvidando el hecho de que fue vilipendiada por esos mismos partidos en el proceso de impeachment de su mandato. Los golpistas que derrocaron al gobierno del PT en 2016 estaban allí para conformar el nuevo gobierno de frente amplio, en nombre de la democracia y la conciliación nacional.

El simple hecho de que el vicepresidente de Lula, Geraldo Alckmin, fuera gobernador de São Paulo por el PSDB ya indicaba que Lula, el PT y sus aliados de izquierda o pseudoizquierda (PSOL y PCdoB) se habían olvidado del golpe de Estado, del apoyo que partidos como el PSDB y el MDB dieron a Temer y del ascenso de Bolsonaro a la presidencia en 2018. Así funciona la política burguesa. Gobierno y oposición se estructuran sobre la base común de proteger los intereses generales de la clase capitalista. Todos están sometidos a la propiedad privada de los medios de producción y a la explotación de la fuerza de trabajo impulsada por la inmensa mayoría de los brasileños. Lula acordó con Alckmin, que siempre ha sido un opositor político del PT, precisamente para obtener el apoyo de sectores de la burguesía paulista y ampliar así el apoyo nacional de facciones de la oligarquía capitalista.

Esta coalición burguesa permitió que la popularidad de Lula y las ilusiones democráticas de los millones que depositaron en él la esperanza de mejorar sus vidas fueran utilizadas para derrotar a la coalición burguesa montada por Bolsonaro. Pero el coste para el PT y sus aliados de la primera hora resultó ser elevado. Colocaron la resurrección de Lula y el recién nacido gobierno en manos de los viejos partidos oligárquicos, que sirven al gran capital financiero, industrial, agrario y comercial. Los ministerios económicos que quedaron bajo la dirección del PT tendrán que seguir lo que dicten los capitalistas más poderosos y lo que esté de acuerdo con la política partidaria de los aliados que forman el gobierno del frente amplio.

Las necesidades y los intereses de la mayoría explotada se subordinan a las necesidades y los intereses de los banqueros, los grupos industriales, agroindustriales y terratenientes. No habrá lugar para ninguna reforma que favorezca a los pobres, miserables y hambrientos. La Asignación Familiar de R$ 600,00 – cifra que fue adoptada por Bolsonaro con fines electorales – sigue la misma política de asistencialismo frente a 33 millones de brasileños que viven en la miseria. Los banqueros y acreedores de la deuda pública no aprobaron su continuidad en el gobierno de Lula.

Por el momento, el gobierno del frente amplio y el Congreso Nacional no vieron cómo decirle a los hambrientos que no podían garantizar las migajas de la «Ayuda Brasil» que Lula heredó de Bolsonaro y que se convirtió en «Bolsa Família». Para los millones de familias que no tienen nada que comer, R$ 600,00 parecen un milagro, pero para los capitalistas es una limosna que aparece más allá de su cuenta. Y para el gobierno del PT es un medio de engañar a los explotados. El gobierno del frente amplio pronto dejará claro que Lula, el PT y sus aliados de izquierda seguirán el camino de traicionar la esperanza de los pobres, miserables y hambrientos.

Bolsonaro gobernó en contraposición a los sindicatos y movimientos sociales. Consiguió imponer su política antiobrera, antipopular y antinacional gracias a las traiciones de la burocracia sindical. Esto es lo que ocurrió frente a la reforma de las pensiones, la aplicación de la reforma laboral, el cierre de miles de fábricas, la oleada de despidos, la reducción del valor de la mano de obra y las privatizaciones. Ahora, Lula dice que quiere gobernar con los empresarios y los trabajadores. Anunció la reconstitución del Consejo de Estado tripartito.

Las experiencias de los gobiernos del PT ya han demostrado que la política de conciliación de clases tiene como resultado la sumisión de los sindicatos y movimientos al dominio burgués. La burocracia sindical del PT y la de los demás partidos han participado ampliamente en la regimentación electoral de los explotados, y ahora buscan un lugar en el gobierno burgués de amplio espectro. Están preparando el camino para más traiciones, en nombre de la «democracia», del «desarrollo con distribución del ingreso», de la «reducción de las desigualdades» y del «fin del hambre».

El Partido Obrero Revolucionario (POR) luchó por la independencia de las organizaciones obreras con las pancartas: «¡No confiar en las elecciones! ¡Confiar en nuestras propias fuerzas! Luchar por nuestro propio programa ¡Voto nulo! »

Trabajadores y juventud oprimida, las elecciones han terminado. Lula asumió como Presidente. Tenemos por delante la continuidad del firme combate por la independencia política y organizativa del movimiento obrero, campesino y popular.

El POR llama a los explotados a rechazar la participación de los sindicatos y movimientos en el gobierno burgués de Lula. Llama a defender con huelgas y manifestaciones las reivindicaciones de empleo, salarios y derechos. Llama a exigir al nuevo gobierno la derogación inmediata de las reformas laboral y de las pensiones. Llama a la juventud para que se levante y luche por el fin de los recortes presupuestarios en educación, por la defensa de un sistema educativo estatal único y por la democracia universitaria. Llama a los explotados a utilizar los métodos de la lucha de clases para imponer un sistema único de slaud. Llama al movimiento de los sin tierra a reanudar las ocupaciones, a crear los comités agrarios y a levantar la bandera de la expropiación sin indemnización de los terratenientes. Llama al movimiento de los sin techo a ocupar terrenos y edificios abandonados, exigiendo vivienda para todos. Llama a la clase obrera a ponerse a la cabeza de un movimiento por el no pago de la deuda pública, en el marco de la lucha antiimperialista, por la expropiación y estatización de los monopolios.

A partir de ahora, sin perder un solo minuto, el POR defiende la organización de un movimiento de oposición revolucionaria al gobierno de frente amplio de Lula, bajo la estrategia revolucionaria de un gobierno obrero y campesino. Trabajadores y juventud oprimida, luchemos contra el gobierno burgués de Lula y la política de conciliación de clases, con el programa de la revolución proletaria, por el derrocamiento del capitalismo, la liberación del imperialismo y la construcción del socialismo.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *