Actividad de fin de año en Buenos Aires

Como actividad de cierre de año realizamos un balance de las principales luchas obreras del año y de nuestra intervención como partido. Entre los sectores que ganaron las calles, destacamos la lucha de los obreros del neumático como la más importante.

La pelea del SUTNA (Sindicato Único de los Trabajadores del Neumático) constituyó un ejemplo para el resto de los trabajadores. Fueron más de 5 meses de conflicto enfrentando a dos multinacionales y una nacional de las más poderosas, logrando rechazar el retroceso salarial que querían imponer en convivencia con el Ministerio de Trabajo. Para esto tuvieron que recurrir a los métodos tradicionales de lucha de la clase: el paro por tiempo indeterminado y los bloqueos. Es en este contexto que el gobierno burgués de Fernández mostró su cara más antinacional, amenazando con dar vía libre a las importaciones y destruir así puestos de trabajo. En esta lucha los trabajadores de SUTNA mostraron con claridad cómo la clase obrera es la única con la fuerza necesaria para enfrentar al imperialismo (multinacionales) y frenar la amenaza de destruir los puestos de trabajo.

En el puerto de Buenos Aires, los trabajadores de la terminal 5 están sosteniendo un conflicto desde mayo del 2020, reclamando el reparto de la carga entre todas las terminales del puerto y de los trabajadores portuarios. Los compañeros han logrado frenar la intención de entregar la licitación de la terminal 5 a la empresa MAERSK, que implicaría la destrucción de 400 puestos de trabajo y la precarización de los ya existentes. A su vez charlamos sobre la importancia que tiene el puerto para el resto de los trabajadores y la gravedad de la entrega del comercio exterior a las multinacionales. Esta importancia marca también la fuerza de la clase obrera portuaria con cuyo trabajo se materializa la integración del país al mercado mundial, y tiene el poder de controlar y decidir qué se exporta y qué se importa. El comercio exterior en función del interés nacional será una importante palanca para el desarrollo del país, de ahí la importancia de su estatización bajo control obrero, ahí vemos el rol estratégico que juega la clase obrera portuaria para la revolución.

Destacamos también la lucha de los trabajadores textiles, donde en el primer semestre los trabajadores de la empresa RA Intertrading, una de las fábricas de confección más importantes, realizaron paros y movilizaciones rechazando los salarios miserables del sector. Los trabajadores textiles marcaron el rechazo a atar el salario a la producción, exigiendo un aumento al básico y no en los premios a la productividad (que profundizan la explotación). La importancia de este planteamiento radica en el rechazo a la idea de que la conciliación de clases, de que si el patrón gana los obreros también. En el rubro textil los trabajadores se enfrentan a una burocracia sindical totalmente entregada a las patronales, donde queda a la vista de todos como los dirigentes sindicales vacían el sindicato y la obra social a cambio de sus beneficios. Debatimos la importancia del riguroso control de la administración de los recursos del sindicato como un aspecto fundamental para la organización obrera, así como también el carácter reaccionario de la existencia de las obras sociales y la salud privada. Planteamos la importancia de la bandera del sistema único de salud estatal.

También señalamos el rol que jugaron los trabajadores desocupados, donde prácticamente durante todo el año han tenido presencia en las calles. El fin de año queda marcado con el ataque del Ministerio de Desarrollo Social siendo parte de la campaña para generar rechazo a los planes y toda ayuda que puedan recibir los sectores más empobrecidos. Señalamos en este punto la necesidad de la unidad de las distintas corrientes, dentro de los barrios, para pelear en conjunto. Los planes impulsados por el gobierno, que bajo el discurso de incorporar a trabajar a los desocupados dan como resultado una mayor precarización de los trabajadores ocupados. La bandera de la unidad entre ocupados y desocupados resulta fundamental para enfrentar esta política.

A su vez también destacamos las importantísimas movilizaciones de los residentes y concurrentes, denunciando la precarización laboral en el sector de salud. Las masivas medidas de lucha fueron un ejemplo de la unidad que se necesita para conquistar nuestras reivindicaciones. Cabe destacar que han sido nuevas camadas de trabajadores las que han salido a lucha, pasando por encima la pasividad tanto de las asociaciones médicas como de la burocracia sindical.

En un año marcado por el ataque a las condiciones de vida de las masas, donde los salarios cada vez se encuentran más lejos de la canasta familiar, las condiciones de vida, salud y trabajo se deterioran y el gobierno tiene los ojos puestos en el pago de la deuda externa a costa del hambre de los trabajadores. Los oprimidos mostraron estar dispuestos a dar batalla. La clase obrera, presente en sectores estratégicos de la producción, ha mostrado su fuerza con sus métodos históricos. Como partido, hemos intervenido dando respuestas programáticas a cada una de estas luchas. La tarea sigue siendo fortalecer el partido revolucionario para direccionar a las masas, partiendo de los intereses inmediatos hacia la toma del poder.

 

(nota de MASAS nº428)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *