Lula y la unidad Latinoamericana

La tarea histórica de unir e integrar a toda Latinoamérica no pudo ser realizada por las burguesías. Es una tarea que resolverá la clase obrera sobre la base de las revoluciones en nuestros países, que impongan gobiernos obreros-campesinos, de la gran mayoría oprimida en el poder y pongan en pie los Estados Unidos Socialistas de América Latina.

Eso quiere decir que mientras no se expulse al imperialismo de Latinoamérica no habrá condiciones para avanzar en nuestra unidad. Sólo procesos revolucionarios acaudillados por la clase obrera podrán terminar con la dominación del capital financiero combinando tareas democráticas y nacionales con las tareas de emancipación social.

El periodista Atilio Borón, reformista contumaz, hace una apología del triunfo de Lula. Dice “La asunción a la presidencia del Brasil de Luiz Inacio ‘Lula’ da Silva es una gran noticia para Latinoamérica y el Caribe… Se supone que el gigante sudamericano recuperará el protagonismo internacional que supo tener en el pasado y contribuirá a revivir o dinamizar los diversos procesos de integración en curso en la región… desde la revitalización del Mercosur hasta la Celac… pasando por la Unasur”.

Análisis que no parte de caracterizar el contenido de clase burgués de los gobiernos de la región, lo que condiciona y pone límites muy claros a cualquier alianza o integración que pretendan. Como hemos dicho tantas veces, el Mercosur fue hecho a la medida de los intereses de las multinacionales instaladas en nuestros países, para integrar sus negocios. Ni la Celac, ni la Unasur han dado pasos efectivos de ruptura con el imperialismo, apenas algunas señales simbólicas.

Borón habla de “insistir en la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para garantizar en dicho órgano un asiento permanente para Brasil” sin decir que las Naciones Unidas es un órgano subordinado a las potencias y que no cambiará un milímetro la incorporación de Brasil. No hay que dejar que venda más espejitos de colores. ¿No recuerda Borón el papel de Brasil en Haití comandando las “fuerzas de paz”, ocupando el lugar que EEUU no podía ocupar?

Le preocupa la posición que pueda tomar Lula ante la presión de Biden y su planteo de agresión militarista contra China y Rusia. Borón debería decir con claridad que la única actitud digna que cabe es exigir que la OTAN y EEUU retiren sus bases de Europa y levanten todas las sanciones económicas. Como también exigir que se levante el bloqueo terrorífico contra Cuba. No hay caminos intermedios. No se atreve a decirlo porque sabe que Lula no planteará una posición antiimperialista.

Lula y el PT ya han elegido desde hace muchos años una política de convivencia con las multinacionales, con el capital financiero, respetando la gran propiedad. Y ahora, peor, ha formado una Alianza con los elementos que dieron el golpe contra Dilma, con elementos que se apoyan directamente en las multinacionales. ¿Por qué Borón no lo menciona?

Basta de generar ilusiones que llevan a nuevas derrotas y frustraciones. ¡Basta de tirar arena a los ojos de los oprimidos!

 

(nota de MASAS nº428)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *