Tendencias de la crisis mundial

El 15 de septiembre se firmó el programa AUKUS, destinado a reforzar los lazos militares entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. También se firmó un contrato para construir submarinos nucleares para la Armada Real Australiana, con ayuda financiera y técnica de Estados Unidos y Gran Bretaña. Días antes, se anuló el contrato entre la empresa francesa Naval Group y el gobierno australiano para la construcción de submarinos convencionales (diesel-eléctricos). En la misma semana, el gobierno británico paralizó las medidas para desvincularse del Mercado Común Europeo (Brexit). El 20 de octubre, los mercados bursátiles se desplomaron tras el anuncio de insolvencia del gigante inmobiliario chino Evergrade.

Este curso de los acontecimientos mostró la manifestación de las más profundas tendencias a agravar los conflictos entre las principales potencias económicas y militares del mundo, ya sea para ampliar su control sobre los mercados y las rutas comerciales, o para reforzar sus posiciones en la guerra comercial. En otras palabras, abrió una nueva etapa en la crisis estructural del capitalismo, marcada por las crisis, la ofensiva imperialista contra las naciones oprimidas y el aumento de las tendencias bélicas.

 

Un arma contra el expansionismo chino

Presentado como una extensión del pacto «Five Eyes» (Cinco Ojos) que reúne a Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Nueva Zelanda y Australia para crear una red de ciberespionaje contra China, el acuerdo AUKUS y el contrato de construcción de ocho submarinos nucleares para las Fuerzas Armadas australianas pretenden contener la expansión militar y económica de China. En disputa están las rutas marítimas, por las que circulan la mitad de los intercambios comerciales y las principales flotas militares de las potencias mundiales.

Aunque la construcción de submarinos nucleares es un medio de valorización del capital (construcción de submarinos y de la infraestructura para abastecerlos y mantenerlos, formación del personal militar, aumento del volumen de transporte, etc.), lo esencial es que AUKUS crea una base para que el imperialismo estadounidense extienda su influencia militar y rodee el expansionismo comercial de China.

A EE.UU. y sus aliados les interesa frenar el extraordinario desarrollo de China y someterlo a sus intereses, en un momento en que el estrechamiento de los mercados y la crisis de sobreproducción refuerzan la ley de la tendencia a la baja de la tasa de las ganancias de los monopolios. Por eso, China ha pasado de ser un factor de solución coyuntural de la crisis capitalista -abriendo el camino al aumento de los beneficios monopolísticos, explotando la gigantesca masa de fuerza de trabajo barata- a ser un factor de agravamiento de la misma. Ya no hay forma de que el imperialismo coexista con la avalancha de inversiones financieras y materias primas baratas, con las que el gobierno chino inunda los mercados. De modo que «El avance de China y el retroceso de EEUU en el campo de las relaciones comerciales y económicas son partes interrelacionadas de un mismo problema, lo que hace que sus conflictos tiendan a adquirir proporciones mayores y más violentas» (Resolución del Comité Central sobre la situación política mundial, abril de 2021).

 

Proyección de las tendencias bélicas

La construcción de submarinos nucleares para Australia forma parte de la estrategia de Estados Unidos para imponer sus dictados, cercar el expansionismo de China y obligarla a dar un salto en la restauración capitalista. El imperialismo no está de acuerdo ni acepta que el desarrollo económico de China no esté al servicio de las respuestas de las potencias a las contradicciones estructurales del capitalismo en descomposición. O somete su expansionismo a los objetivos de valorización de las ganancias monopólicas y al parasitismo del capital financiero; o tendrá que someterse por la fuerza, si la proyección de las contradicciones y conflictos mundiales de la guerra comercial toma la forma de una confrontación bélica por los mercados y los territorios.

Lo esencial es que el programa AUKUS representa un salto diferenciado en la militarización de las relaciones políticas mundiales y de las capacidades militares estadounidenses. El control de la región Indo-Pacífica, especialmente de sus rutas marítimas, adquiere un carácter estratégico para el imperialismo, para abortar los esfuerzos bélicos, y romper las cadenas logísticas de China.

 

Descontento de Francia

La decisión del gobierno australiano de anular el contrato con Naval Group, mientras se tejía entre bastidores el acuerdo con el gobierno y los monopolios norteamericanos, fue calificada por el gobierno francés como «una puñalada por la espalda». En quince días, se rompían décadas de asociación económica y militar e innumerables acuerdos bilaterales. Así, Francia decidió retirar a sus embajadores de Estados Unidos y Australia, y amenazó a Gran Bretaña con nuevas barreras comerciales.

La pérdida de los 50.000 millones de dólares del «acuerdo del siglo» fue denunciada por el gobierno francés como prueba de que no se podía confiar en Estados Unidos. Y caracterizado como un regreso de Joe Biden a la política de Trump de «América primero». Evidentemente, no era más que una falsificación, el argumento de que Australia tendría una mayor capacidad militar para disuadir a los enemigos «potenciales». Lo cierto es que no es más que un episodio de la violenta disputa interimperialista por los mercados y por el control de las fuentes de materias primas y los territorios geoestratégicos.

 

Encrucijada europea

Cuando Biden asumió el gobierno de EEUU, la burguesía europea celebró su victoria como una nueva etapa en las relaciones comerciales y la política militar, sacudida por la política nacional-imperialista de Trump. Pero las ilusiones se desvanecieron rápidamente, cuando Biden decidió mantener las barreras aduaneras de Trump, y terminó por enterrarlas con el acuerdo AUKUS. Cada vez está más claro que la vuelta al multilateralismo de la era Obama es sólo palabrería.

El programa AUKUS se puso en marcha cuando la UE presentaba su propia alianza comercial, la «Estrategia de Cooperación en el Indo-Pacífico», que considera esta región de «creciente importancia estratégica para los 27 miembros de la UE» por su «importancia económica, demográfica y política, que la convierten en un actor clave en la formación del orden internacional». Es decir, una forma de resolver las violentas contradicciones surgidas a raíz de la crisis de 2008, luego agravadas por la combinación de las crisis sanitaria y económica de 2020, que empujó al Mercado Común Europeo hacia el «estancamiento, con oscilaciones hacia la recesión» (Resolución sobre Situación Política Internacional, mayo de 2021). La guerra comercial refleja la potenciación de estas tendencias.

La burguesía europea se vio arrastrada a una nueva etapa de conflicto mundial, en un momento en que los fundamentos económicos de sus ganancias y negocios se erosionaban rápidamente, al igual que las bases políticas y diplomáticas de las alianzas formadas tras la guerra.

 

La reorientación táctica del imperialismo ingles

Es en este marco de brutal competencia monopolística donde la integración de Gran Bretaña en el programa AUKUS ha llegado a equiparar las duras consecuencias del Brexit (aumento de precios, falta de oferta, crecimiento del desempleo y avances en la destrucción de derechos sociales y laborales, etc.). La participación en el botín de los acuerdos comerciales y militares celebrados entre EE.UU. y sus aliados se considera una oportunidad para compensar la caída de las exportaciones e importaciones británicas tras la pérdida de gran parte de los mercados y las garantías preferenciales de exportación al Mercado Común Europeo.

El imperialismo británico pretende utilizar el poderío militar de Estados Unidos para ampliar sus intereses monopolísticos, aunque esto signifique aumentar su vasallaje a los intereses estadounidenses. Así, aunque servirá para frenar temporalmente las tendencias desintegradoras del Brexit en la economía británica, dará impulso a un nuevo nivel de la guerra comercial, y reavivará los conflictos interimperialistas, así como el armamentismo y el intervencionismo, para imponer por la fuerza los intereses de cada fracción burguesa en las regiones en disputa.

 

Burbuja especulativa

En este convulso marco ha estallado la crisis de la inmobiliaria china Evergrade, la mayor corporación privada del negocio inmobiliario del país, y una de las mayores, por volumen de activos, del mundo. La deuda de la empresa asciende a 300.000 millones de dólares y afecta a más de 250 bancos y entidades financieras e inmobiliarias. El valor de las acciones del gigante chino se ha desplomado un 80%.

Sin embargo, la amenaza de quiebra contrasta con el aumento de los alquileres y del valor de la compra de los inmuebles, que se ha multiplicado por seis en el último periodo. Esta contradicción pone de manifiesto cómo la especulación inmobiliaria ha servido de refugio para la revalorización del capital, en unas condiciones en las que las inversiones en producción y comercio se encuentran en una curva descendente. De manera que la ruptura de Evergrade converge para crear una nueva ola de destrucción de valores y fuerzas productivas a escala mundial.

La burocracia estalinista china se vio así obligada a intervenir. El mercado de las transacciones inmobiliarias representa el 17% del PIB del país, incluyendo las ventas de equipos, electrodomésticos e inmuebles. Su quiebra, si no es apuntalada por el Estado, podría arrastrar al precipicio a 1,5 millones de residentes, 200.000 empleos directos y 3,8 millones de empleos indirectos. Por lo tanto, la caída del Evergrade amenaza con destruir los cimientos de la recuperación económica china e impulsar la lucha de clases. Se estima que tiene el potencial de apalancar la crisis de innumerables municipios, que dependen de las tasas impositivas del suelo y de los bienes inmuebles (que representan, de media, el 44% de sus ingresos fiscales), para materializar sus planes sociales y de infraestructura local.

 

Tendencias fundamentales de la crisis mundial

La insolvencia de Evergrade es un síntoma del agotamiento de la vía de la restauración capitalista y del crecimiento económico chino, centrado en la economía nacional. En otras palabras: expone en toda su importancia histórica la necesidad de China de ampliar su expansionismo, para acceder a fuentes de materias primas y mercados, que le permitan mantener el crecimiento económico.

Pero esta vía la pone en colisión con el expansionismo imperialista, agravando así el marco de la guerra comercial, y potenciando las tendencias bélicas mundiales. La firma del AUKUS muestra hasta qué punto Estados Unidos y China siguen siendo el motor fundamental de la guerra comercial y de las tendencias bélicas, que están adquiriendo una enorme proporción en la fase actual de la crisis capitalista.

La supuesta máscara del «multilateralismo» y el «pacifismo» de Joe Biden se ha caído. En una nota del año pasado, tras la victoria de Biden, advertimos que su gobierno no suponía un cambio estratégico en la política nacional-imperialista de Estados Unidos. La ruptura de los acuerdos, la guerra comercial, el intervencionismo imperialista y el militarismo están determinados por la necesidad de garantizar las ganancias monopólicas y el parasitismo de la burguesía estadounidense. Como hemos afirmado, «el gobierno de Trump se ha agotado en su forma, pero no en su contenido.” (Elecciones en los EUA – Combatir el nuevo gobierno en el campo de la lucha de clases).

 

Socialismo o barbarie

Es fundamental comprender qué bases económicas, intereses de clase y leyes económicas se esconden detrás de los fenómenos políticos que impulsan una nueva fase de la descomposición del capitalismo. Esta fase está marcada por la anarquía de la producción social, que proviene de la gran propiedad privada monopolista y del gigantismo del parasitismo financiero.

Son las leyes económicas del capitalismo en la época imperialista las que impiden a la burguesía superar las tendencias a la barbarie social. El desempleo, la miseria y el hambre crecen en todo el mundo, al mismo tiempo que las potencias se arman aún más y se preparan para un posible enfrentamiento bélico.

De ahí la urgencia de que los explotados y demás oprimidos avancen en la lucha de clases, y de que su vanguardia con conciencia de clase construya los partidos marxista-leninistas-trotskistas, así como que trabaje firmemente por la reconstrucción de su comando y centro político revolucionario mundial, la IV Internacional, el Partido Mundial de la Revolución Socialista. El objetivo es superar la crisis de dirección y dar expresión consciente a los levantamientos instintivos de los explotados en todos los países, que surgen por doquier, desarrollando la lucha antiimperialista, y combatiendo a los gobiernos y a los capitalistas con el programa de expropiación revolucionaria de la gran propiedad privada de los medios de producción, transformándolos en propiedad social.

 

(POR Brasil – MASSAS nº 648)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *