Bolivia: En contraste a la vergüenza de una COB de burócratas vendidos al reaccionario gobierno proburgués del MAS., reivindicamos, con el puño en alto, la Asamblea Popular de 1971

El 1o de mayo de 1971, se inauguró la Asamblea Popular, en las instalaciones del Palacio Legislativo, con la presencia de 221 delegados, entre los cuales 132 eran proletarios, 24 eran campesinos, 55 de clase media y 13 de los partidos revolucionarios, más los miembros del Comando Político de la COB y del Pueblo.

El Partido Obrero Revolucionario, potenciado en la lucha intransigente contra el nacionalismo pequeñoburgués del MNR en todas sus versiones incluida la fascista dictadura barrientista, llegó a transformar radicalmente a la Central Obrera Boliviana, de organización sindical en instrumento gubernamental, en el campo en el que se libró la tarea más seria, en la historia política del país para la estructuración de la DICTADURA DEL PROLETARIADO.

El fortalecimiento ideológico y organizativo del Partido Obrero Revolucionario en el seno de la C.O.B., se concretizó ese primero de mayo de 1971, lo que permitió que en el local del Palacio Legislativo, por decisión tomada por el Comando Político de la C.O.B. y del Pueblo, se transformase en la ASAMBLEA POPULAR, conforme al proyecto de declaración presentado por los delegados del Partido Obrero Revolucionario y del PCB, al que se sumó Lechín, con funciones ilimitadas en todos los planos gubernamentales y hasta administrativos. La prensa internacional difundió la noticia de que el país altiplánico había nacido un SOVIET, vale decir, un órgano de poder obrero.

En los numerosos documentos dejados por este acontecimiento histórico se encuentra el testimonio del predominio trotskysta con referencia a las diferentes tendencias políticas, particularmente del stalinismo. Todos se alinearon, bajo la presión de las masas radicalizadas liderizadas por el proletariado, detrás de la estrategia proletaria sustentada por el POR.

La línea trotskysta, particularmente la encarnada en los mineros, preparaba con entusiasmo la movilización de las masas hacia la revolución proletaria. El «presidente» Torres parecía encadenado en el Palacio Quemado. Dentro del país se tenía la seguridad de que, si los aprestos golpistas de los opositores estallaran en pos de aplastar a la Asamblea Popular, serían en el acto derrotados.

El golpe gorila fue inconfundiblemente preventivo contra la amenaza que constituía la Asamblea Popular. No se tenía información de la existencia y movimientos de la «Operación o Plan Cóndor», de dimensión continental, diseñada por el imperialismo. Cuando se desplazó exitosamente de Santa Cruz a La Paz, el general Banzer llevaba bajo el brazo su mensaje titulado «Zafra Roja».

Faltó la incorporación del grueso del campesinado y la escisión de las fuerzas armadas, que apenas se dibujaba. Las tendencias ultristas (MIR, PCML, etc.) pugnaban por precipitar la declaratoria de la guerra prolongada. Los sectores obreros se encaminaron a lograr una masiva movilización alrededor de las consignas de “control obrero mayoritario en COMIBOL” y la “reestructuración de la universidad boliviana bajo la dirección política del proletariado”.

Las dictaduras y bestiales represiones que siguieron, dispersaron e inmovilizaron al movimiento revolucionario por varios años.

La incapacidad y fracaso de los gobiernos que siguieron, incluido el impostor, que chistosamente enarbola el cartel en el que se lee «Movimiento Al Socialismo», nos obligan a retomar el hilo revolucionario roto en agosto de 1971; impulsar de nuevo el movimiento revolucionario, a fin de potenciar en los hechos al MARX-LENINISMO — TROTSKYSTA Y A LA DICTADURA DEL PROLETARIADO.

¡LA VICTORIA SERA NUESTRA!

(Ref. G. Lora “Llegamos hasta las puertas del poder”, febrero 2008)

(POR Bolivia – MASAS nº2696)


INDIGNANTE TEATRO MONTADO POR EL GOBIERNO Y LA BUROCRACIA SINDICAL

PONE EN EVIDENCIA LA CADUCIDAD DEL RÉGIMEN SOCIAL BURGUÉS Y LA NECESIDAD URGENTE DE ACABAR CON ÉL

Como todos los últimos años, bajo los gobiernos del M.A.S., cada primero se mayo, entre el gobierno y sus lacayos burócratas sindicales, montan la farsa de entregar decretos “en favor de los trabajadores”.

Primero entra en escena la COB que en el problema salarial propone un incremento “razonable”, ajustado a la realidad económica del país y para garantizar la estabilidad del gobierno, totalmente alejado de la necesidad elemental de que el salario cubra, por lo menos, el costo de la canasta familiar. Para la burocracia, que piensa con la cabeza de los patrones, tal objetivo es una herejía trotskysta, fuera de la realidad.

Inmediatamente entran en escena los empresarios echando el grito al cielo. “por cada punto porcentual de incremento tendremos que despedir trabajadores, cerrar empresas, …. acataremos pero hacemos responsable al gobierno de las consecuencias …..lo que importa ahora es preservar las fuentes de trabajo…”, señalan los muy hipócritas mientras practican sin misericordia masacres blancas en sus empresas, rebajas de salarios inclusive por debajo del mínimo nacional, pisotean todos los derechos de los trabajadores con la venia del gobierno que se hace el desentendido.

Tercer acto: Sale a escena el gobierno a “negociar con la COB, sin los empresarios, el aumento salarial”. Cuarto intermedio; reunión gobierno- empresarios, no para tocar el problema salarial, -dice- “eso es decisión exclusiva del gobierno del pueblo con los trabajadores, no con los empresarios.” -dicen-. Contrapropuesta del gobierno: 0’5% al básico, 1,5% al mínimo. Siguiendo el libreto: la COB se declara en estado de emergencia; nuevas reuniones, sale humo blanco; “aleluya, habemus pactum”: ¡3% AL BÁSICO, 4% AL MÍNIMO! ¡Gran triunfo! Pero en el sector público sólo para salud y educación y en el sector privado como base de negociación.

Nuevamente entran a escena los empresarios a jugar su papel de víctimas del gobierno comunista. La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) reitera que las “consecuencias perjudiciales” de estas medidas en el plano económico y social, serán de entera responsabilidad del Gobierno y de la dirigencia de los trabajadores … el incremento salarial 2022 tendrá un efecto muy grave sobre las empresas,

especialmente las micro y pequeñas empresa (mypes), que se reflejará en la pérdida de fuentes de trabajo, informalización, precarización laboral e insostenibilidad económica y financiera y la imposibilidad de realizar nuevas contrataciones e inversiones.”

Todo un anuncio de lo que seguirán haciendo y que el gobierno tolerará como hasta ahora.

¿Y qué de la demanda de una Ley Corta que imponga a los empresarios reincorporar a los más de 5.000 trabajadores fabriles despedidos que después de una vía crucis de más de dos años en las catacumbas del laberinto judicial han logrado más de 15 fallos de la Corte Suprema de Justicia de reincorporación que los empresarios no acatan? ¡Nada! No hubo tal. El Gobierno se lava las manos; sólo un Proyecto de Ley que repite lo que ya está legislado y que los jueces no cumplen y tampoco los empresarios y el gobierno seguirá haciéndose el desentendido mirando a otro lado.

Toda esta farsa sólo es posible en las condiciones de un movimiento obrero fabril aterrorizado, amenazado por los patrones con el fantasma de la desocupación, en estado de indefensión por las direcciones sindicales burocratizadas que se encargan de contener el malestar de los trabajadores; de un movimiento minero que coyunturalmente beneficiado por los excepcionales precios de los minerales, se mantiene pasivo e indiferente al drama social de la mayoría de los oprimidos sumidos en el atraso y la miseria ganándose el sustento en la llamada economía informal sin una referencia revolucionaria que canalice el malestar social contra la clase dominante cuya incapacidad se manifiesta en que ya sólo puede existir como clase parasitaria, entreguista sometida al imperialismo, incapaz de dar de comer sus propios esclavos.

Es pues imperioso luchar por que los trabajadores se independicen política y sindicalmente del gobierno y de la burguesía y recuperen las banderas revolucionarias del proletariado boliviano.

¡MUERA LA BURGUESÍA INCAPAZ!

¡ABAJO EL GOBIERNO IMPOSTOR DEL M.A.S.!

¡VIVA LA INDEPENDENCIA POLÍTICA Y SINDICAL DE LA CLASE TRABAJADORA!

 

(POR Bolivia – MASAS nº2696)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *