Francia: Macron reelecto, pero la derecha se fortalece

Macron fue reelegido presidente en la segunda vuelta (24 de abril). Obtuvo el 58,54% de los votos válidos, superando a la candidata ultraderechista, Marine Le Pen, que obtuvo el 41,46%: una diferencia del 17%. Hace cinco años, la diferencia era del 34%: 68% para Macron y 34% para Le Pen. Como se ve, la victoria de Macron no oculta que la derecha liberal ha ido retrocediendo, mientras que la derecha fascistizante avanza.

El capital financiero y monopólico trabajó para la victoria de Macron. Creen que aún no ha llegado el momento de recurrir a un gobierno dictatorial con rasgos fascistizantes, es decir, un ataque a las organizaciones y masas de trabajadores. El hecho de que la burocracia sindical mantenga su control sobre el proletariado refuerza esta apreciación táctica. Pero un cambio repentino de la situación podría impulsar a la ultraderecha al poder.

Macron, en su primer gobierno, impuso profundas reformas en el Estado y en las leyes laborales. Prorrogó varias veces el “Estado de emergencia” y militarizó el país, bajo la justificación de defender el aislamiento social durante la pandemia. Reforzó la represión legal y policial de las protestas, las huelgas e  inmigrantes, que se enfrentaron a la expulsión y el desalojo. También amplió las operaciones de “seguridad interna” y de inteligencia (espionaje) sobre las masas.

En cuanto a la política económica, se orientó a imponer una violenta reducción de los costos laborales y favorecer los despidos, extendió las medidas de precarización laboral y amplió la jornada semanal, impulsó la “reforma administrativa” y amputó derechos históricos de los trabajadores del sector público. Todo ello reduciendo los impuestos de las grandes empresas. El agravamiento de la crisis y, sobre todo, la crisis inflacionaria, golpeó a su vez a la pequeña burguesía dependiente del consumo en el mercado interior local y regional, que vio reducidas sus ventas.

Fueron estos profundos ataques a los oprimidos y el abierto favorecimiento de los negocios de los capitalistas los que destruyeron las bases electorales que dieron a Macron una contundente victoria en 2017. Y que arrastró a gran parte de la pequeña burguesía y a sectores de la clase obrera a apoyar más firmemente la retórica y  candidata ultraderechista, que les prometió “recuperar” todo lo perdido.

Por eso la victoria no garantiza que el presidente reelegido mantenga resuelta la crisis social que afecta a la gobernabilidad burguesa. A esto se suma la falta de unidad política del frente electoral que le permitió ser reelegido en la presidencia. En el Parlamento, las fuerzas aparecen fragmentadas y en permanente conflicto con el Ejecutivo. Esto le impidió consolidar una base parlamentaria firme para aprobar sus proyectos y planes de gobierno. Esto explica que en los últimos años haya gobernado mediante decretos, centralizando las decisiones del gobierno.

Sin embargo, los mayores obstáculos a la gobernabilidad burguesa fueron las revueltas obreras y populares, por ejemplo los “chalecos amarillos”, y las huelgas de la administración pública y de los trabajadores contra las contrarreformas laborales, de la seguridad social y administrativas. La pequeña burguesía también recurrió a las manifestaciones, siguiendo el ejemplo de los productores de leche, los pescadores y los productores de alimentos, que en varias ocasiones destruyeron sus existencias, paralizaron sus actividades o cerraron carreteras, exigiendo que el gobierno garantizara su acceso a los mercados y fijara precios de venta que garantizaran sus ganancias.

La desintegración económica de los últimos años no ha hecho más que agravar la desesperación de estas amplias capas de la pequeña burguesía. Atrapados entre la gran burguesía, que los está hundiendo económicamente, y el proletariado y los demás oprimidos, que amenazan, con su radicalización, con obstruir los negocios, están perdiendo la confianza en las instituciones y los gobiernos vigentes, orientándose hacia la derecha y buscando una salida a su grave situación.

La pequeña burguesía, numéricamente fuerte en Francia, es una clase políticamente inestable y tiende a asumir posiciones extremas cuando sus condiciones de existencia social se ven amenazadas. El agravamiento de la crisis, las tendencias recesivas y la reducción de las ganancias salariales amenazan con su colapso económico. Esto ya se ha reflejado en las organizaciones de partidos tradicionales de la burguesía (socialistas y republicanos), que sólo han obtenido un 7% en la primera vuelta. Así, los diques democratizadores en los que históricamente se ha apoyado la pequeña burguesía, cuando la situación económica era favorable, se han desmoronado. Cuando la situación económica y social es cada vez más grave y amenaza con abrir el camino a la lucha de clases, se inclina hacia la derecha para protegerse de la agitación social y política. Por eso la ultraderecha se hace más fuerte con cada elección. Pero también se está imponiendo cada vez más entre las capas aristocráticas y atrasadas de la clase obrera. Es decir, entre los que desconfían de las medidas del gobierno, que reducen su capacidad de negociar reformas y contener la revuelta popular, o los que ven con recelo el creciente flujo de inmigrantes que compiten en el mercado laboral por los puestos de trabajo y presionan los salarios a la baja.

Está claro que, por su programa, Macron no difiere en esencia del contenido burgués de la ultraderecha. Las diferencias entre “proteccionismo y liberalismo”, “nacionalismo y europeísmo”, sólo se refieren a las diferencias de tácticas y métodos que los monopolios pueden utilizar para eludir o abortar la lucha de clases. Las ilusiones democráticas siguen vigentes y el proletariado no avanza en la lucha de clases. Por eso la vía democrático-burguesa sigue sirviendo para alejar el peligro de la lucha de clases. Sin embargo, el crecimiento de la base social de la política ultraderechista crea las condiciones para ese giro, si se dan las condiciones adecuadas.

La guerra de Ucrania pareció demostrar por un momento que esa convergencia sería imposible. Le Pen reconoció el derecho de Rusia a anexionarse Crimea. Macron se pronunció en contra y se mostró dispuesto a financiar y ayudar a la resistencia ucraniana. La retórica de Le Pen fue ampliamente utilizada por la prensa monopolista para atacarla y oponer la candidata a los sectores pequeñoburgueses pacifistas y proimperialistas. De hecho, Le Pen no ha hecho más que expresar, sin filtros retóricos, lo que las fracciones de la burguesía francesa han estado evaluando como una necesidad. Tanto Macron como Le Pen saben que la burguesía imperialista francesa se verá obligada a extender los métodos de opresión nacional y proyectar el intervencionismo militar para garantizar su participación en un nuevo reparto de mercados y territorios, que surgen del agotamiento del reparto posterior a la Segunda Guerra Mundial. Ciertamente, todavía hay espacio para soluciones diplomáticas y políticas. Por eso Macron era la opción más adecuada para la burguesía en la coyuntura actual.

Sin embargo, lo fundamental para la política proletaria está en valorar correctamente el significado y el contenido del elevado abstencionismo, el más alto desde 1969. Indica que se pueden dar pasos para ganar la independencia de clase del proletariado y de los demás oprimidos. Una gran parte de la población explotada y oprimida comienza a distanciarse de la política burguesa. No encuentran la solución a sus problemas más acuciantes en los programas y promesas. Esto exige presentar a las masas un programa común de reivindicaciones y los métodos para imponerlas.

Después de grandes convulsiones, se manifiesta un gran abstencionismo electoral. Lo mismo ocurrió en las elecciones de 1969, tras la crisis prerrevolucionaria de mayo de 1968. En aquel momento, las masas obreras y estudiantiles abrieron con su lucha una crisis del poder burgués. Pero la ausencia de una dirección revolucionaria impidió al proletariado luchar por el poder.

Esta valoración es clave para entender que la permanencia de la crisis económica y la rápida desintegración de la democracia burguesa formal no sólo reforzará la desesperación y las demandas de una “solución de fuerza” de fracciones de la burguesía y la pequeña burguesía, sino que fundamentalmente proyectará el descontento de las masas, abriendo paso a la lucha de clases.

Es de suma importancia que la vanguardia con conciencia de clase y el proletariado retomen los métodos de acción directa y organización independiente. No hay que esperar nada de las facciones políticas que responden al mismo amo burgués, y arrastran a los explotados tras las soluciones y métodos de sus verdugos. Es en estas condiciones favorables que la vanguardia proletaria debe trabajar por la superación de la crisis de la dirección revolucionaria, levantando el partido marxista-leninista-trotskista.

(POR Brasil – MASSAS nº663)


Impotencia y servilismo de la izquierda

La fragmentación y ruptura social de los partidos burgueses tradicionales es acompañada, con ritmos y formas diferentes, por los llamados partidos de izquierda. La izquierda democratizante no juega ningún papel relevante en el juego electoral, definido por las grandes corporaciones y las campañas millonarias de la burguesía francesa. Aunque la polarización de las clases ha dado un salto adelante en las últimas décadas, no se ha producido un giro a la izquierda de las masas en el terreno electoral, a pesar de que hubo manifestaciones callejeras por el voto nulo o la abstención en la segunda vuelta, organizadas por los chalecos amarillos. Esto obliga a reformistas y revisionistas a buscar acuerdos electorales oportunistas, con el objetivo de superar la marginalidad o de hacerse con una u otra posición política en las instituciones. También hay quienes asumen un programa pro-burgués, actuando como el ala izquierda de la burguesía imperialista.

Roussel, el candidato del Partido Comunista Francés (PCF), no superó la baja marca del 2% de los votos. En la campaña, defendió un programa liberal, revestido de demagogia social, en defensa de los más pobres y miserables. Dijo que realizaría inversiones multimillonarias en la agricultura francesa, principal bastión social de las capas más atrasadas y conservadoras de la pequeña burguesía. También se declaró contrario a la ampliación de los derechos de las minorías religiosas, bajo la defensa del “laicismo” del Estado y de la “cultura” francesa. En nombre de este programa, fue posible al PCF, en la segunda vuelta, pidiera el voto para Macron.

Jean-Luc Mélenchon, el tercero más votado en la primera vuelta, antiguo socialista, y ahora candidato de Francia Insumisa, es la figura política más destacada del “campo de la izquierda”. Su oportunismo electoral se vigoriza con la explosión de protestas y huelgas de las masas, para luego volver al lecho de la demagogia democrático-reformista, tolerable al orden burgués.

El Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), formado hace casi una década, que reúne a supuestos “trotskistas”, ecologistas, reformistas radicalizados e incluso autonomistas, acabó apoyando a Francia Insumisa, con el objetivo de converger en un “Frente de Izquierda” en las futuras elecciones legislativas. Pero todo indica que estas ilusiones no se materializarán, impidiendo al NPA maniobrar para utilizar el ascenso de Mélenchon para obtener posiciones en el Parlamento.

Aunque el NPA se haya sumado al “frente patriótico” de la burguesía en la “lucha contra el fascismo”, bajo la consigna oportunista de “no votar a Le Pen”, también es cierto que su fracción “izquierdista” rechazó esta orientación de la Junta Directiva, defendiendo la bandera de “Ni Macron ni Le Pen”. Pero no tenían forma de presentar un programa de independencia de clase, de movilización de los explotados

Lo esencial es que el “frente popular”, o su arreglo revisionista de “Frente de Izquierda”, se adapta al marco de la democracia burguesa, sin ser capaz de enfrentarse a los partidos burgueses. Su función es atraer los votos de una pequeña capa de descontentos de la clase media más radical.

La retórica izquierdista sólo sirve para crear un obstáculo a la tarea de constituir la dirección revolucionaria del proletariado. Es decir, obstaculizar la construcción de un partido leninista que aplique la táctica que subordina la participación y el programa defendido a la acción directa de las masas explotadas. La tarea es forjar un verdadero partido revolucionario, marxista-leninista-trotskista, que rompa el círculo vicioso del democratismo y del oportunismo electoral, en el que se hunde gran parte de la izquierda francesa.

(POR Brasil – MASSAS nº663)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *