ATEN, una excepción en la tendencia nacional

Mientras a nivel mundial como nacional hay una tendencia al trabajo precarizado y a la desafiliación sindical, cuando esta no es compulsiva, en ATEN crecen los afiliados. Según los últimos datos públicos, otorgados por el propio secretario general, de los 24.300 docentes de toda la provincia, 16.500 son afiliados (18.400 si se suma a los jubilados). Estamos hablando de más de la mitad de afiliación, un número altísimo para cualquier sindicato.

Este dato tiene varias cuestiones interesantes. Por un lado el alto grado de afiliación y, por otro lado, que los docentes que se jubilan vuelven a afiliarse. La mayoría de los sindicatos pierden a sus afiliados cuando se jubilan, esto habla de una consciencia política y es un buen panorama para poder luchar contra la reforma jubilatoria, forjando la unidad de activos y pasivos.

Al dato de la afiliación se suma que en la seccional más importante de la Provincia, que dirige el frente Multicolor- Bermellón, la Capital, de un total de 280 escuelas hay 309 delegados si contamos los suplentes. Es decir, contamos con 109 actas de los cuales 309 son delegados. Este cuerpo de delegados es producto de una política y una campaña que realizamos desde el conjunto de la dirección opositora, así como la realización de asambleas masivas. Luego de la política de vaciamiento de la burocracia sindical TEP, que no convocó a un solo plenario durante los tres años que dirigió la Capital.

Estos datos contrastan con la situación de la afiliación de los sindicatos docentes del resto del país en relación a la cantidad de docentes. Las continuas traiciones de las burocracias sindicales llevan a un desencanto de la base, que no ve ningún sentido en pertenecer a un sindicato. A los revolucionarios nos corresponde luchar contra estas ideas individualistas e impulsar la afiliación y participación activa de las herramientas organizativas de los trabajadores. Esto incluye la lucha implacable contra la creación de sindicatos paralelos, que aparece como un atajo en lugar de luchar por expulsar a las burocracias sindicales.

Para el caso de ATEN queda una gran tarea por delante, una de ellas es la unidad con los auxiliares de servicio, nótese que el burócrata habla de docentes y no de trabajadores de la educación. Hace muy pocos años, en el 2007, los docentes, administrativos y auxiliares formaban parte de ATEN. Otra tarea es continuar con la campaña de afiliación junto con lograr que en cada escuela esté presente el sindicato con sus delegados. El año 2023, que esperamos sea de luchas, será una muy buena oportunidad para elegir a los que faltan y para el cuerpo de delegados actual cumpla un rol de dirección.

 

(nota de MASAS nº428)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *