Se agrava la crisis del gobierno

La crisis interna del gobierno explota ahora por el caso del gasoducto, que terminó con la salida del ministro Kulfas del gabinete, por sugerir que pudo haber corrupción en el proceso. Son 3 las licitaciones vinculadas al gasoducto: los caños, las válvulas y la construcción y colocación a través de 570 kilómetros de los caños y las válvulas. La de la construcción no se adjudicó y la de las válvulas se declaró desierta. El costo total de la obra para llegar desde Vaca Muerta a Salliqueló en la Provincia de Buenos Aires se estima en 1300/1600 millones de dólares.

Ya se abrió una causa judicial para investigar si hubo irregularidades en la licitación de los caños adjudicada a Techint ya que los comentarios de Kulfas dan a entender que la licitación fue diseñada para favorecer a ese grupo.

Afirma que se estableció un espesor de 33mm para la chapa y que si se hubiera establecido 31 milímetros podría haber participado de la licitación la empresa Laminados Industriales de Villa Constitución, lo que fue desmentido por la empresa que afirma que no puede fabricar esos caños. El Juez citó a las empresas YPF, Pluspetrol, Tecpetrol y Total para que indiquen qué requerimientos técnicos consideran imprescindibles para la construcción del gasoducto.

A su vez Tenaris-Techint afirma que no hay otra empresa que pueda producir caños para colocar dos kilómetros por día y llegar a terminar esta parte del gasoducto antes del próximo invierno. Techint produce la chapa en Brasil y termina el caño sin costura en Valentín Alsina, Lanús. Para poder importar la chapa requiere que el Banco Central libere 200 millones de dólares. Por eso Cristina Kirchner en el acto de los 100 Años de YPF señaló públicamente a Techint pidiendo que invierta y los produzca en el país, sabiendo que con la urgencia de la obra no sería posible realizarla. No se le ocurre señalar que hay terminar con la política neoliberal que liquidó la siderurgia estatal, estatizando Techint y construyendo un tren de laminados para que se pueda producir toda la chapa que se necesita.

Lo cierto es que Techint es sospechada de corrupción por sus condenas judiciales en Italia y Estados Unidos.
¿Cómo opinar sobre la cuestión técnica? Los sindicatos de trabajadores del sector metalúrgico, siderúrgico, petrolero, deben aportar su conocimiento directo, apoyados en las facultades de ingeniería. No puede quedar librado a los opinólogos interesados en los medios, pagados por las empresas o el gobierno, o sus funcionarios, para decidir cuáles son las necesidades. Confunden a propósito o por ignorancia la discusión sobre el espesor de las chapas con el diámetro de los caños.

De lo que no se habla es porqué se demoró 5 años en realizar esta obra prioritaria, por qué no se destinaron los recursos para hacerla. Quiénes son los responsables del daño enorme que se hace al país. Para ellos nunca hay juicio, nunca hay castigo. Por qué hay un dominio monopólico en la producción de estos caños que son esenciales. Demorar las obras hasta que se produzca una urgencia impostergable es un mecanismo de corrupción, que obliga al gobierno a contratar en las condiciones que impone el monopolio.

Sobran los dólares para hacer las obras, lo que pasa es que los usan para pagar deudas fraudulentas, importar productos innecesarios o facilitados para su fuga. Cristina Kirchner se jacta de haber pagado más de 190.000 millones de la deuda externa y los que siguieron tomaron deuda por 100.000 millones más. Si esos recursos se hubieran aplicado a la economía nacional podríamos tener una situación muy diferente.

“Laminados Industriales” hoy dice que no está en condiciones de producir los caños, pero si se hubiera planificado con suficiente anticipación, ¿hubiera podido realizarlos? Es un crimen importar laminados que se podrían hacer en el país, es un crimen el despilfarro de divisas. Pero el mayor crimen es haber desguazado y entregado la producción siderúrgica en manos del estado a un monopolio multinacional. Se puede sospechar legítimamente que tampoco había interés de las multinacionales del sector petrolero en que se completaran los gasoductos. Ya hemos señalado que toda la industria hidrocarburífera debe ser estatal, desde la exploración hasta la comercialización.

Techint también se asegura la protección monopólica por el Estado ya que bloquea la importación de los caños desde China que son muchísimo más baratos. Este proteccionismo protege a la multinacional, mientras que el Estado desprotege a gran parte de la industria local.

Las denuncias de Kulfas apuntan contra el sector kirchnerista y expresan los desacuerdos dentro del gobierno sobre cómo responder a todos los problemas. Una de las últimas disputas giró alrededor de autorizar el aumento de las tarifas eléctricas para bajar los subsidios del Estado a las empresas, y también el desabastecimiento de gasoil en gran parte del país y el anuncio de los aumentos del transporte Un ajuste tras otro que carga la mayoría oprimida. El kirchnerismo que quiere diferenciarse, también es arrastrado por esta política fondomonetarista del gobierno al que sigue perteneciendo y que jura sostener garantizando la unidad.

Lo único que faltaba es que las denuncias judiciales puedan suspender las licitaciones y se pierda otro invierno. Si este gobierno no está capacitado para gobernar y resolver cuestiones prioritarias debemos pensar en cómo reemplazarlo, el anterior saboteó expresamente la economía nacional y el que propone la oposición burguesa para reemplazarlo haría lo mismo. Debemos reflexionar sobre esta manifiesta incapacidad de la burguesía, de todas sus fracciones, para resolver los problemas prioritarios para la economía y para la mayoría oprimida.

(nota de MASAS n°416)

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *