¡Viva los 105 años de la Revolución Rusa!

Manifiesto a 105 años de la Revolución Rusa

La toma del poder por la clase obrera y la expropiación de la burguesía iniciaron la transición al socialismo en la época imperialista del capitalismo en descomposición. El derrocamiento de la burguesía y el ascenso del proletariado expresaron concretamente las leyes históricas del agotamiento del modo de producción y la necesidad de su transformación.

El capitalismo es la última y más avanzada sociedad de clases. Sus fuerzas productivas han alcanzado un gran desarrollo tras siglos de existencia bajo la forma capitalista, basada en la explotación del trabajo de la inmensa mayoría de la población mundial por una minoría, que constituye la clase burguesa. Desde los albores del capitalismo, el proletariado, como pilar de la producción social, ha encarnado la lucha de clases contra la explotación laboral, la pobreza, la miseria y el hambre. Por eso se constituyó como la clase revolucionaria capaz de luchar, no sólo en defensa de las condiciones de existencia de la fuerza de trabajo, sino también, y principalmente, por la transformación histórica del capitalismo en comunismo, es decir, en una sociedad mundial sin clases.

Marx y Engels, en la segunda mitad del siglo XIX, comprendieron científicamente las leyes de las transformaciones históricas y establecieron la teoría, la concepción y el programa de las revoluciones proletarias, socialistas, como punto de partida de un largo proceso de superación de la sociedad de clases. Reconocieron la necesidad de constituir partidos revolucionarios. Se esforzaron por crear el primer partido rigurosamente constituido sobre la base de un programa y una teoría, capaz de potenciar la lucha de clases a favor de la mayoría oprimida y de crear las condiciones históricas para el derrocamiento del poder de la burguesía.

El «Manifiesto del Partido Comunista», aunque formulado hace 174 años, sigue siendo válido, en la medida en que corresponde a las leyes históricas de la transformación, a la concepción, al método y a los objetivos fundamentales de la lucha del proletariado para lograr una sociedad sin explotadores ni explotados. Marx y Engels pudieron participar en la construcción de la Primera Internacional y vivir la primera revolución proletaria, que surgió en la forma de la Comuna de París. Se entrelazan las experiencias de la construcción de la Primera Internacional -embrión de un Partido Mundial de la Revolución Socialista- y la lucha del proletariado por el poder, que se materializó en los combates que condujeron a la Comuna de París. A pesar de la breve existencia de la Comuna, y de la imposibilidad de mantener la I Internacional, ambas obras proletarias establecieron un hito histórico en el desarrollo de la lucha de clases y del programa de la revolución socialista, plasmado en el Manifiesto del Partido Comunista.

Esta breve constatación y demostración de que las premisas de las revoluciones proletarias fueron reconocidas y establecidas por Marx y Engels, cuando el capitalismo estaba todavía en su fase liberal y premonopolista, cumple el objetivo, en este Manifiesto por el 105 aniversario de la Revolución Rusa, de señalar el vínculo entre los acontecimientos del 25 de octubre de 1917, cuando la clase obrera tomó el poder en Rusia, y los antecedentes revolucionarios de la segunda mitad del siglo XIX.

La Comuna de París nació en unas condiciones materiales y subjetivas demasiado inmaduras para ser sostenidas. Pero dejó una valiosa experiencia para el desarrollo del socialismo científico, que fue plenamente asimilada por los revolucionarios rusos, con Lenin a la cabeza, y que se convirtió en fundamental para la elaboración de la concepción, el programa, el método y la táctica, que permitió al proletariado imponer la primera revolución socialista victoriosa a la burguesía mundial y al imperialismo. La organización y la democracia soviéticas, con las que y sobre las que el proletariado, en alianza con los campesinos, tomó el poder y fundó el Estado socialista, pusieron de manifiesto las capacidades creadoras de los explotados, que surgen en condiciones revolucionarias. Pero también han puesto de manifiesto lo necesario que es el partido para potenciar las capacidades creadoras de las masas, combatir las desviaciones de los opositores a la revolución y utilizarlas para derrotar a las fuerzas de la contrarrevolución.

Sólo el partido marxista posee la teoría científica del Estado, cuya demostración práctica, necesaria para la revolución socialista, pudo ser realizada por Marx y Engels, principalmente, a la vista de la experiencia de la Comuna de París. Esta es la estrategia programática de la dictadura del proletariado y el método de la guerra civil. Las etapas y los eslabones del proceso de la revolución proletaria en Rusia demuestran que sin el partido, guiado por la aplicación del programa, no fue posible tomar el poder en el momento oportuno, preservarlo frente a la contrarrevolución e iniciar la reconstrucción económica sobre nuevas bases sociales.

La revolución democrático-burguesa de febrero, que dio lugar al gobierno provisional, se mostró impotente y, por tanto, incapaz de resolver las tareas democráticas de la Rusia semifeudal y zarista. Tareas como liberar a los campesinos de la servidumbre, acabar con la opresión nacional y responder con una posición proletaria a la Guerra Mundial, que durante tres años había arruinado a Europa y, en particular, a Rusia, sólo podían ser encarnadas por el programa y la acción revolucionaria de los bolcheviques. Se nacionalizaron las tierras, se concedió el derecho de separación pacífica a los pueblos oprimidos, entró en vigor la autodeterminación, y una posición de paz sin anexión vino a satisfacer la voluntad y los intereses de los explotados, los pueblos y las naciones oprimidas.

El triunfo de la Revolución de Octubre y la consolidación del poder proletario y campesino, bajo la dirección del Partido Bolchevique, dieron lugar a uno de los mayores logros de la lucha revolucionaria por el socialismo, que fue la construcción de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1922. La guerra mundial había terminado y la guerra civil se había ganado a favor de la revolución.

Con la creación de la URSS, se rompió de una vez por todas uno de los eslabones más débiles de la cadena mundial del capitalismo, en palabras del propio Lenin. Los objetivos de la toma del poder, la expropiación de la burguesía, la nacionalización y la estatización de los medios de producción se habían alcanzado. Pero lo más difícil estaba por llegar: cómo desarrollar las relaciones socialistas de producción y distribución, ya que la revolución sólo inició la transición del capitalismo al socialismo, teniendo en cuenta que Rusia seguía en un profundo atraso económico y social en relación con las potencias imperialistas. Era necesario reorganizar las relaciones económicas y de clase, persiguiendo el objetivo histórico de la sociedad comunista. Esto no podría lograrse sin una revolución en los países avanzados, en el caso más cercano y viable, la revolución alemana. Una vez derrotadas las revoluciones de 1918 y 1923, las dificultades internas aumentarían y el imperialismo se encontraría en mejor posición para intensificar el asedio a la URSS.

Las orientaciones socioeconómicas adoptadas por el poder soviético parecían vitales, pero eran limitadas en sí mismas y tendían a contradecir la necesidad de superar la enorme carga de atraso de Rusia heredada por la revolución y la URSS. Sin la presencia y dirección de Lenin, a partir de 1924, se abrió el camino para la constitución de una casta burocrática dentro del Estado obrero. El revisionismo estalinista del programa internacionalista del bolchevismo y de la III Internacional se encargaría de potenciar las fuerzas internas restauracionistas y de abrir al imperialismo las válvulas de presión contra la existencia de la URSS. La Oposición de Izquierda, organizada y dirigida por Trotsky, fue violentamente golpeada por la dictadura burocrática comandada por Stalin. En el período de 1924 a 1940, el estalinismo y el leninismo-trotskismo libraron una batalla a vida o muerte, en torno a la contrarrevolución restauracionista y a la continuación de la lucha internacionalista por el fortalecimiento de la URSS y de la III Internacional, y por el avance de la revolución mundial. La construcción de la Cuarta Internacional, frente a la decadencia de la Tercera Internacional, resultó ser tan necesaria como lo fue la constitución de la Tercera Internacional, frente a la degeneración socialchovinista de la Segunda Internacional.

Es en este camino de lucha por la regeneración del estado obrero, la defensa de la URSS, la recuperación del partido bolchevique y la reorganización de la III Internacional donde el marxismo-leninismo tiene su continuidad bajo la dirección de Trotsky. No se puede disociar, en ningún caso, la Revolución de Octubre del curso contradictorio y profundamente conflictivo de su construcción económica y de la transformación de las relaciones de clase, así como de las diversas etapas del cerco imperialista a las conquistas de la revolución, de las traiciones y de las derrotas catastróficas sufridas por el proletariado mundial.

La URSS se construyó sobre las condiciones de la Primera Guerra Mundial, pasó por la Segunda y se desintegró cuarenta y seis años después de su final, en diciembre de 1991. Se fue erosionando poco a poco por el proceso de restauración, con avances y retrocesos, hasta el momento en que la contrarrevolución dio el golpe fatal, desmoronando sus cimientos originados y erigidos por la Revolución de Octubre.

La recuperación por parte del imperialismo del terreno perdido por la revolución rusa en particular, y por las demás revoluciones proletarias en general, es, sin embargo, históricamente provisional. El capitalismo sobrevive sumido en las más profundas contradicciones económicas, sociales, culturales y morales desde que entró en su última fase de desarrollo, que es la del imperialismo. Con todo su avance industrial, tecnológico y productivo, no ha hecho más que aumentar la polarización entre la riqueza de la minoría y la pobreza y la miseria de la mayoría, entre un puñado de potencias y el resto del mundo formado por países semicoloniales, atrasados y carentes de los más elementales progresos alcanzados por las fuerzas productivas capitalistas. Ninguna de las victorias de la burguesía contra las conquistas del proletariado podrá alterar la condición histórica de la transición del capitalismo al socialismo. No podrá superar el hecho de que la Revolución Rusa inició la era de las revoluciones proletarias. Por supuesto, esta época de avances y retrocesos en las transformaciones históricas está marcada por la última fase del desarrollo del capitalismo imperialista, que es la de las guerras, revoluciones y contrarrevoluciones.

La particularidad del momento actual se manifiesta en la contradicción entre la profunda descomposición del capitalismo, el avance de la restauración capitalista, los retrocesos en las conquistas revolucionarias del proletariado y la profunda crisis de dirección. La liquidación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas representa el aspecto más trágico de la lucha de los explotados por la emancipación, por el paso del capitalismo al socialismo y por la construcción de una sociedad mundial sin clases, el comunismo. Lo fundamental de esta situación de retroceso se encuentra en la crisis de dirección. La contrarrevolución estalinista ha liquidado el Partido Bolchevique, ha acabado con la III Internacional, ha promovido innumerables traiciones, ha contribuido a la derrota de las revoluciones en curso, ha combatido a muerte a la IV Internacional y ha llevado a la destrucción de la URSS. Este conjunto de experiencias forma parte de los 105 años de la Revolución Rusa. La lucha de la vanguardia con conciencia de clase para resolver la crisis de dirección requiere, por tanto, que estudiemos, asimilemos, incorporemos al programa y apliquemos lo esencial en el curso de las guerras, revoluciones y contrarrevoluciones.

En este mismo momento, hace ocho meses, hay una guerra que está devastando Ucrania, provocando su desmembramiento y amenazando con desbordarse en un conflicto más generalizado. No hay más que buscar sus raíces en la avanzada descomposición del orden capitalista posterior a la Segunda Guerra Mundial, en el proceso de restauración capitalista que colapsó a la URSS y en las imperiosas necesidades de Estados Unidos de mantener su hegemonía absoluta. No por casualidad, el imperialismo estadounidense amenaza con desencadenar un enfrentamiento militar precisamente contra Rusia y China, que dieron lugar a las dos revoluciones proletarias más importantes del siglo pasado. La guerra en Ucrania indica concretamente este camino.

El Comité de Enlace por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CERCI) viene advirtiendo de este peligro, que recuerda a las situaciones anteriores a la guerra mundial. Es en estas condiciones que la Revolución de Octubre de 1917 pasa a primer plano, como la trinchera más avanzada del proletariado mundial, en su lucha contra la barbarie capitalista y por una sociedad sin clases, el comunismo. Es en estas condiciones que la URSS, que dio los primeros pasos hacia la liberación de los pueblos oprimidos y el derecho real a la autodeterminación, pasa a primer plano. En estas condiciones surge la democracia más avanzada que ha conocido la historia, la soviética. Es en estas condiciones cuando la lucha de clases del proletariado para llevar a cabo la transición del capitalismo al socialismo pasa a primer plano. Es en estas condiciones que el programa internacionalista de las revoluciones proletarias pasa a primer plano. Es en estas condiciones que la estrategia de la Revolución Rusa y del partido marxista-leninista-trotskista de lucha unificada del proletariado por los Estados Unidos Socialistas de Europa y del Mundo pasa a primer plano.

Es en este sentido que el Partido Obrero Revolucionario, una vez más, conmemora el aniversario de la Revolución Rusa, como parte de la lucha diaria por superar la crisis de dirección.

¡VIVA EL 105 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE DE 1917!

¡LUCHEMOS POR LA RECONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO MUNDIAL DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA, LA IV INTERNACIONAL!

POR Brasil – 02 de noviembre de 2022

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *