Bolivia: Marcha por la vida, la estabilidad laboral y la ley corta

El pasado 18 de mayo, un pequeño grupo de trabajadores despedidos de las empresas Totai Citrus, Industrias Belen y Cerámicas Santa Cruz, testarudamente iniciaron una marcha de Caracollo a La Paz, denominada MARCHA POR LA VIDA, LA ESTABILIDAD LABORAL Y APROBACIÓN DE LA LEY CORTA exigiendo que el Gobierno haga cumplir las inapelables sentencias constitucionales en su favor, última instancia de reclamo judicial en Bolivia., después de años de tramites leguleyescos.

Inicialmente se habían comprometido con esta medida trabajadores despedidos de otras empresas como los mineros de la mina Paititi, pero que desistieron presión de la burocracia sindical arguyendo que la marcha perjudicaría las negociaciones para la presentación ante el poder Legislativo de la Ley Corta en ese sentido. Cuento del gobierno que no se cumple desde antes del Primero de Mayo.

La medida alarmó al gobierno ante el temor de que la marcha creciera dada la gran cantidad de trabajadores despedidos que reclaman al gobierno que imponga a los empresarios su reincorporación.

Una comisión conformada por los ministros de Trabajo, de Justicia y de Minería se hizo presente en la localidad de Patacamaya logrando que los marchistas levanten la medida después de firmar un acuerdo por el cual esta comisión de gobierno se compromete a trasladarse a la ciudad de Santa Cruz “en fecha 26 de mayo para el tratamiento de los casos con carácter individualizado” con cada uno de los patrones. No se trata, como exigen los despedidos, de que el Ejecutivo imponga a los empresarios su reincorporación sino de analizar individualmente cada caso. Se trata de un nuevo engaño a la desesperación de estos trabajadores.

Aun así, el hecho de que el gobierno haya corrido presuroso a prometer a los movilizados una solución, aunque sea individualizada, ha empujado a que trabajadores de VIDRIOLUX de Cochabamba decidan retomar la marcha en la ilusión de lograr la atención del gobierno a sus demandas. Se suman los trabajadores de Larabichch de La Paz y se inicia la nueva marcha. Llegados a la localidad de Ayo Ayo donde esperan que se plieguen otros trabajadores y continuar a La Paz, fueron recibidos por el alcalde masista y acogidos en el coliseo.

Les llega ayuda en alimentos, resguardo policial además de una ambulancia que los acompañe en el trayecto. Vicente Pacosillo Ejecutivo de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia llama a apoyar la marcha.

Todo indica que el gobierno recurre ahora a la táctica de permitir que la marcha continúe y a su llegada a La Paz, nuevamente salir con el cuento de que ya remitirá al Parlamento para su aprobación, la mentada Ley Corta que es otro engaño porque, primero, seguramente dormirá el sueño de los justos en el Parlamento y, segundo, si se promulgara por la presión de los afectados, el proyecto de Ley que se ha conocido, no menciona para nada el obligar al cumplimiento las sentencias constitucionales a favor de los trabajadores y que deberían ser de cumplimiento obligatorio, pero que los empresarios no acatan.

Si hasta el jueves, la comisión gubernamental en Santa Cruz no logra hacer que los empresarios reincorporen a los marchistas cruceños, éstos volverían a plegarse a la nueva marcha.

Trabajadores de otras empresas como INCEROR, IAPSA, Cerámica Rio Grande, TECNOPOR, un sindicato Petrolero de Sucre, ya han anunciado plegarse a la marcha.

Corresponde el apoyo incondicional a estos compañeros a la vez de advertirles que no se dejen engañar y se mantengan firmes hasta lograr el objetivo de la reincorporación.

 (POR Bolivia – MASAS No 2699)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *